Del frío

No so­lo es cul­pa de la tem­pe­ra­tu­ra, nos en­fer­ma­mos por­que nos abri­ga­mos mal y co­me­mos peor. Por eso, an­tes de que ata­quen la tos, la fie­bre y los mo­cos, es bueno sa­ber qué ha­cer y có­mo tra­tar­las, es­pe­cial­men­te con los chi­cos y los abue­los

Mia - - SALUD - *Por los Dres. Clau­dio Hais­si­ner, mé­di­co oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go, y Guillermo Bor­do­li, es­pe­cia­lis­ta en Clí­ni­ca Mé­di­ca y Te­ra­pia In­ten­si­va

Con la lle­ga­da de los pri­me­ros fríos y los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, el or­ga­nis­mo es­tá más pre­dis­pues­to a con­traer en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. El res­frío, la gri­pe y la si­nu­si­tis son al­gu­nas de las en­fer­me­da­des más co­mu­nes du­ran­te la épo­ca in­ver­nal, ya que apa­re­cen en to­das las per­so­nas, sin im­por­tar la edad. Si bien lo pri­me­ro es pre­ve­nir­las, tam­bién es muy im­por­tan­te tra­tar­las co­rrec­ta­men­te.

El frío pro­du­ce cier­tas con­di­cio­nes que atraen a las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, ya que las ci­lias del ár­bol res­pi­ra­to­rio, en­car­ga­das de eli­mi­nar pol­vo y bac­te­rias, fun­cio­nan me­nos en in­vierno por el mis­mo ai­re frío que se res­pi­ra y los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra (am­bien­te ca­le­fac­cio­na­do vs. el frío de la ca­lle) fa­vo­re­cien­do, de es­ta for­ma, al desa­rro­llo de las in­fec­cio­nes en las vías res­pi­ra­to­rias.

Res­fríos, gri­pe, si­nu­si­tis y oti­tis son con­traí­das ge­ne­ral­men­te por lo más pe­que­ños:

Res­fríos: son ha­bi­tual­men­te cau­sa­dos por vi­rus que pro­pa­gan los es­tor­nu­dos y la se­cre­ción na­sal. Se con­ta­gia por es­tar en es­pa­cios con par­tí­cu­las in­fec­ta­das que que­dan flo­tan­do en el ai­re que res­pi­ra­mos. No tie­nen un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co efec­ti­vo y no hay va­cu­na pa­ra pre­ve­nir­los. El es­ta­do de áni­mo es bueno en ge­ne­ral.

Gri­pe: cau­sa­da por vi­rus es­pe­cí­fi­cos, sue­le con­fun­dir­se con el res­frío pe­ro tie­ne otros sín­to­mas. Se su­fre de do­lor de ca­be­za, de­cai­mien­to, do­lor mus­cu­lar y fie­bre al­ta. Se con­ta­gia por es­tar cer­ca de per­so­nas afec­ta­das y las de­fen­sas ba­jas ayu­dan a con­traer es­te ti­po de en­fer­me­da­des, en es­pe­cial en los ni­ños. Se de­be re­po­sar unos días y tra­tar los sín­to­mas. Si bien no pre­sen­ta con­se­cuen­cias, en las per­so­nas ma­yo­res pue­de oca­sio­nar com­pli­ca­cio­nes.

Si­nu­si­tis: pue­de ser vi­ral o bac­te­ria­na y se ca­rac­te­ri­za por ge­ne­rar se­cre­ción, do­lor de ca­be­za, a ve­ces fie­bre, pe­ro en ge­ne­ral con buen es­ta­do de áni­mo y sin de­cai­mien­to. Se con­ta­gia por se­cre­cio­nes, ya que tan­to el vi­rus como las bac­te­rias son con­ta­gio­sas, por lo tan­to, en el ca­so de los ni­ños, no de­ben con­cu­rrir a cla­ses y siem­pre se de­ben ven­ti­lar bien los am­bien­tes. Se tra­ta con an­ti­bió­ti­cos, ra­dio­fre­cuen­cia o mi­cro­ci­ru­gía en los ca­sos más se­ve­ros.

Oti­tis: en los ni­ños se aso­cia a cua­dros vi­ra­les y es fre­cuen­te que se pre­sen­te jun­to a la si­nu­si­tis. Ge­ne­ra do­lorr de oí­do, fie­bre y pér­di­da au­di­ti­va. Con una sim­ple otos­co­pia (mi­rar los oí­dos) se rea­li­za el diag­nós­ti­co. Se re­ce­tan an­ti­bió­ti­cos en go­tas pa­ra co­lo­car en los oí­dos.

En los ni­ños es di­fí­cil evi­tar el con­ta­gio que se da vía úti­les es­co­la­res o ma­nos ya que los chi­cos to­can to­do, por r eso, se re­co­mien­da que­dar­se en ca­sa has­ta que la in­fec­ción es­té con­tro­la­da, uti­li­zar pa­ñue­los des­car­ta­bles y tra­tar r los cua­dros vi­ra­les y alér­gi­cos con­co­mi­tan­tes, así como con­sul­tar al mé­di­co cuan­do un res­frío co­mún du­ra más tiem­po del ha­bi­tual.Tam­bién se de­be man­te­ner una bue­na alimentación, buen abri­go y ais­la­mien­to del ni­ño en pe­rio­do de con­ta­gio. Es su­ma­men­te im­por­tan­te es­tar al día con el plan de va­cu­na­ción obli­ga­to­rio y con­sul­tar al pe­dia­tra por la va­cu­na an­ti­gri­pal y con­tra la neu­mo­nía, en es­pe­cial ni­ños me­no­res de 3 años, ni­ños con an­te­ce­den­tes de as­ma o en­fer­me­da­des pul­mo­na­res.

Con res­pec­to a las di­fe­ren­tes for­mas de tra­tar es­tas en­fer­me­da­des, el re­me­dio ca­se­ro que más fun­cio­na pa­ra res­fríos o si­nu­si­tis es el vaho de va­por, ya que pue­de rea­li­zar­se en la du­cha o res-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.