Hi­gie­ne y con­ser­va­ción de los ali­men­tos

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha to­ma­do como te­ma de es­te año la inocui­dad de los ali­men­tos. Se­gún es­te or­ga­nis­mo, 2 mi­llo­nes de per­so­nas mue­ren al año en to­do el mun­do por al­gu­na cau­sa re­la­cio­na­da con los ali­men­tos in­sa­lu­bres. Exis­ten múl­ti­ples en­fer­me­da­des que son trans­mi­ti­das por ali­men­tos o agua con­ta­mi­na­da, a tra­vés de vi­rus, bac­te­rias, pa­rá­si­tos o sus­tan­cias quí­mi­cas que en­tran en con­tac­to con el cuer­po.

Es­to re­pre­sen­ta una gra­ve ame­na­za pa­ra la sa­lud por­que afec­ta prin­ci­pal­men­te a ni­ños, mu­je­res em­ba­ra­za­das, per­so­nas in­mu­no­su­pri­mi­das y adul­tos ma­yo­res. Pa­ra te­ner en cuen­ta, al­gu­nas de es­tas en­fer­me­da­des pue­den ma­ni­fes­tar­se en dia­rrea se­ve­ra o in­fec­cio­nes de­bi­li­tan­tes (como por ejem­plo la me­nin­gi­tis); oca­sio­nar en­ve­ne­na­mien­to o, a lar­go pla­zo, en­fer­me­da­des agu­das como el cán­cer; o bien pro­vo­car dis­ca­pa­ci­dad de lar­ga du­ra­ción e in­clu­so la muer­te.

Por eso, es útil re­cor­dar que exis­ten ali­men­tos con­si­de­ra­dos como “no se­gu­ros”, en­tre los que es­tán: los cru­dos de ori­gen ani­mal, fru­tas y ver­du­ras con­ta­mi­na­das con he­ces, ma­ris­cos cru­dos que con­ten­gan bio­to­xi­nas ma­ri­nas, en­tre otros. Al mis­mo tiem­po, des­de el ho­gar pue­den apli­car­se me­di­das pa­ra con­ser­var la hi­gie­ne ne­ce­sa­ria y pre­ve­nir es­te ti­po de afec­cio­nes. La OMS es­ta­ble­ce 5 cla­ves pa­ra man­te­ner la inocui­dad de los ali­men­tos: *Con­ser­var la lim­pie­za. *Se­pa­rar los ali­men­tos cru­dos de los co­ci­dos. *Co­ci­nar los ali­men­tos com­ple­ta­men­te. *Man­te­ner los ali­men­tos a tem­pe­ra­tu­ras se­gu­ras. *Usar agua y ma­te­rias pri­mas ino­cuas. En es­te sen­ti­do, tam­bién es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te que no es lo mis­mo lim­piar que de­sin­fec­tar. Des­de la Fun­da­ción Car­dio­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na que­re­mos su­mar al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes a la ho­ra de ma­ni­pu­lar los ali­men­tos:

*Uti­li­zar agua po­ta­ble re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra en­jua­gar los ali­men­tos que se va­yan a con­su­mir. *La­var to­dos los uten­si­lios que se usen, con agua ca­lien­te y de­ter­gen­te. *Evi­tar co­lo­car ve­ne­nos o in­sec­ti­ci­das cer­ca de en­va­ses de ali­men­tos o be­bi­das.

*Guar­dar los pro­duc­tos de lim­pie­za del ho­gar en en­va­ses ro­tu­la­dos y con las ins­truc­cio­nes exac­tas. Pa­ra es­to es im­por­tan­te con­ser­var sus eti­que­tas ori­gi­na­les. Co­lo­car­los le­jos de los ali­men­tos. *La­var­se bien las ma­nos des­pués de ma­ni­pu­lar in­sec­ti­ci­das, lim­pia­do­res, etc. Por úl­ti­mo, siem­pre es bueno re­cor­dar que ca­da uno de no­so­tros so­mos los pro­ta­go­nis­tas de nues­tra sa­lud. Por eso, to­mar con­cien­cia y fo­men­tar el cam­bio a par­tir de las pe­que­ñas ac­cio­nes dia­rias que po­da­mos rea­li­zar es fun­da­men­tal pa­ra mar­car una di­fe­ren­cia a fa­vor de nues­tra sa­lud.

Ase­so­ró: Dr. Nés­tor Pé­rez Ba­li­ño, Pte. de la Fun­da­ción Car­dio­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.