EL DESA­YUNO

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

Cuan­do em­pe­za­mos el día con un desa­yuno nu­tri­ti­vo, es­ta­mos car­gan­do com­bus­ti­ble en nues­tro cuer­po y ce­re­bro, en­cen­dien­do el me­ta­bo­lis­mo y ad­qui­rien­do la ener­gía que ne­ce­si­ta­mos pa­ra te­ner buen áni­mo du­ran­te el día.

Mien­tras mu­chos de no­so­tros re­co­no­ce­mos la im­por­tan­cia del desa­yuno y buscamos la for­ma de ha­cer tiem­po en nues­tra ru­ti­na dia­ria pa­ra po­der desa­yu­nar, sa­be­mos que la reali­dad es muy di­fe­ren­te, ya que mu­chas ve­ces el tiem­po nos ga­na y se nos di­fi­cul­ta ha­cer­lo.

Al sal­tar­nos el desa­yuno, aun­que só­lo sea en una oca­sión, nos es­ta­mos per­dien­do de nu­trien­tes im­por­tan­tes, en es­pe­cial los ni­ños, y di­chos nu­trien­tes no se com­pen­san con el res­to de co­mi­das del día.

Mas allá de la nu­tri­ción, mu­chos es­tu­dios han de­mos­tra­do que exis­te una re­la­ción po­si­ti­va en­tre el desa­yuno y el es­ta­do de aler­ta y fí­si­co emo­cio­nal. Em­pe­zar la jor­na­da con ener­gía nos pre­pa­ra pa­ra ter­mi­nar­la con fuer­za.

El po­der del desa­yuno con­sis­te en eso y el ce­real es con­si­de­ra­do como la me­jor op­ción pa­ra la pri­me­ra co­mi­da del día, por la gran va­rie­dad de nu­trien­tes que con­tie­nen. Con los ce­rea­les po­de­mos al­can­zar los re­que­ri­mien­tos dia­rios de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, es­pe­cial­men­te los ni­ños.

El ce­real con le­che es fuen­te de apro­xi­ma­da­men­te 10 nu­trien­tes en la die­ta de los chi­cos, brin­dan­do vi­ta­mi­nas como la A, B6, B12 y D. Ade­más, com­pa­ra­do con otros desa­yu­nos es re­la­ti­va­men­te ba­jo en so­dio y azú­car (de he­cho, el azú­car de los ce­rea­les brin­da me­nos del 11.5% de la in­ges­ta dia­ria de azú­car)

Por úl­ti­mo, los ce­rea­les son ba­jos en gra­sa, na­tu­ral­men­te exen­tos de co­les­te­rol y ri­cos en vi­ta­mi­nas.

Fuen­te: Ke­llogg's

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.