Nar­ci­sis­tas

Mia - - TRABAJO -

Irra­dian se­gu­ri­dad y fir­me­za y les en­can­ta­ría que to­do el mun­do los ad­mi­ra­ra per­ma­nen­te­men­te. Las per­so­nas con ten­den­cias nar­ci­sis­tas se ven siem­pre en el cen­tro de to­do y, tan­to como com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o je­fes, sue­len com­pli­car­le mu­cho la vida a quie­nes com­par­ten con ellos la ac­ti­vi­dad la­bo­ral. La psi­có­lo­ga Bär­bel War­detz­ki, que ha es­cri­to un li­bro so­bre es­te te­ma, ex­pli­ca cuál es el me­jor mo­do de ma­ne­jar­se con es­te ti­po de per­so­nas. -¿Có­mo re­co­no­cer a un nar­ci­sis­ta en el tra­ba­jo?

- Por lo ge­ne­ral, lo pri­me­ro que uno per- ci­be al tra­tar con in­di­vi­duos nar­ci­sis­tas es que ge­ne­ran cam­bios en uno mis­mo. Al es­tar en con­tac­to con ellos, mu­chos se sien­ten in­se­gu­ros, te­mo­ro­sos o con baja au­to­es­ti­ma. Es­to se de­be a que las per­so­nas nar­ci­sis­tas mar­can un abis­mo ha­cia los de­más y eso lle­va a que, al es­tar fren­te a ellos, uno ol­vi­de sus pro­pias ca­pa­ci­da­des y se adap­te a lo que plantea el otro. Los nar­ci­sis­tas siem­pre quie­ren ser elo­gia­dos y reac­cio­nan in­dig­na­dos o has­ta fu­rio­sos si se los cri­ti­ca. -¿Qué pro­ble­mas pue­de traer es­to?

-A los nar­ci­sis­tas siem­pre les gus­ta po­ner­se en primer plano. Sue­len dar a en­ten­der que las ideas de los de­más han si­do de ellos o in­ten­tan aca­pa­rar to­da la aten­ción en una con­ver­sa­ción o en los en­cuen­tros gru­pa­les. Tien­den, ade­más, a apro­ve­char­se de otros. Como no to­le­ran las crí­ti­cas, es com­pli­ca­do tra­ba­jar con ellos en equi­po o lo­grar cier­tos acuer­dos. Si se los con­tra­di­ce o si se sien­ten des­aten­di­dos, pue­den reac­cio­nar rá­pi­da­men­te con una ac­ti­tud des­truc­ti­va. Los je­fes nar­ci­sis­tas pue­den com­pli­car­le mu­cho la vida a sus su­bor­di­na­dos. -¿Qué he­rra­mien­tas exis­ten pa­ra pro­te­ger­se?

An­te to­do, es im­por­tan­te re­co­no­cer y te­ner pre­sen­tes las ca­pa­ci­da­des de uno mis­mo. Nun­ca es­tá de más apun­tar to­do lo que uno pue­de ha­cer o tie­ne pa­ra ofre­cer. Pue­den ser cua­li­da­des la­bo­ra­les, lo­gros pa­sa­dos y cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la for­ma­ción o ap­ti­tu­des que uno de­mues­tra en la vida co­ti­dia­na. Ac­ti­var ese re­cur­so pue­de ayu­dar a for­ta­le­cer la ac­ti­tud en el con­tac­to con per­so­nas nar­ci­sis­tas a fin de evi­tar caer en una re­la­ción de de­pen­den­cia o adap­ta­ción. -¿Có­mo evi­tar con­flic­tos con co­le­gas nar­ci­sis­tas?

-Una po­si­bi­li­dad con­sis­te en dia­gra­mar cla­ra­men­te los en­cuen­tros del equi­po pa­ra evi­tar que la per­so­na con ten­den­cias nar­ci­sis­tas ocu­pe cons­tan­te­men­te el primer plano. Pa­ra evi­tar ri­va­li­da­des tam­bién es bueno de­mar­car cla­ra­men­te las ta­reas y áreas de ca­da co­la­bo­ra­dor. Si lo que se quie­re es plan­tear al­gún pro­ble­ma pun­tual, mu­chas ve­ces ayu­da ha­cer­lo en un tono dis­cre­to y lue­go se­ña­lar qué es lo que uno qui­sie­ra cam­biar. Pro­fe­rir ame­na­zas o plan­tear las co­sas en un tono de re­pro­che sue­le ser con­tra­pro­du­cen­te, ya que los nar­ci­sis­tas sue­len reac­cio­nar con en­cono o de un mo­do agre­si­vo. En cam­bio, si se sien­ten que los to­man en se­rio, es­tán más dis­pues­tos a acep­tar otras pro­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.