En­tre bam­ba­li­nas

Mia - - ESPECTÁCULOS -

Du­ran­te to­do el tiem­po que du­ra la obra, se es­cu­chan en la sa­la ri­sas ner­vio­sas y al­gu­na que otra in­si­nua­da car­ca­ja­da tal vez por­que, con­cien­te o in­con­cien­te­men­te, el pú­bli­co sa­be que se es­tá rien­do de las peo­res mi­se­rias hu­ma­nas.Y qui­zás es por eso mis­mo es que La No­na es con­si­de­ra­da uno de los me­jo­res ex­po­nen­tes del gro­tes­co na­cio­nal. Esa an­cia­na de 100 años, que co­me y co­me to­do lo que en­cuen­tra du­ran­te to­do el día, va mi­nan­do las re­ser­vas de su fa­mi­lia y es una enor­me me­tá­fo­ra de gran par­te de nues­tra his­to­ria re­cien­te.To­do es pa­ra ella, to­do lo de­vo­ra, to­do lo con­su­me en de­tri­men­to del res­to de la fa­mi­lia. Mien­tras que sus des­cen­dien­tes pre­ten­den que ya le va a lle­gar la ho­ra, ella ca­da vez es­tá más vi­tal y más ham­brien­ta. Con el mar­co de una es­ce­no­gra­fía sen­ci­lla pe­ro fun­cio­nal, la his­to­ria se va desa­rro­llan­do sin per­der rit­mo.Tal vez hay un ex­ce­so de apa­go­nes pa­ra de­mar­car los tiem­pos, pe­ro es en de­fi­ni­ti­va lo úni­co que se le pue­de re­pro­char a es­ta ex­ce­len­te pues­ta de Jor­ge Gra­cio­si. Si bien Pe­pe Soriano es el pro­ta­go­nis­ta y una vez más re­pre­sen­ta un per­so­na­je fe­me­nino con una so­li­dez y una sol­tu­ra que apa­bu­llan, los que se car­gan la pie­za en sus es­pal­das son Hu­go Ara­na, como Chi­cho, y Gino Ren­ni, como Car­me­lo. Dos tra­ba­jos ma­ra­vi­llo­sos. Tam­po­co se que­dan atrás Mi­guel Jordán, con su Don Francisco; Mó­ni­ca Vi­lla con la su­fri­da An­yu­la y Pa­tri­cia Du­rán con su in­can­sa­ble Ma­ría. Sa­bri­na Car­ba­llo en el rol de Mar­ti­ta tie­ne el phy­si­que du rol y el des­par­pa­jo jus­tos pa­ra su per­so­na­je. Si bien fue es­cri­ta en 1977, la obra tie­ne re­mi­nis­cen­cias de aque­llos inol­vi­da­bles clá­si­cos de Ar­man­do Dis­cé­po­lo, en los que la mi­se­ria y el des­ni­vel de la ba­lan­za so­cial ju­ga­ban un rol fun­da­men­tal en las fa­mi­lias por­te­ñas. Una obra que no pier­de vi­gen­cia, que lla­ma a la inexo­ra­ble re­fle­xión pe­ro que a la vez en­tre­tie­ne con un hu­mor in­te­li­gen­te y fa­tal. Hay que ver­la.

Pa­ra re­cor­dar a San­dro

Has­ta el domingo 3 de ma­yo in­clu­si­ve, se es­tá ofre­cien­do en La­nús una mues­tra con ves­tua­rio, fil­mes y per­te­nen­cias de San­dro. De esa ma­ne­ra, su enor­me le­gión de ad­mi­ra­do­res y es­pe­cial­men­te “sus ne­nas”, las fa­ná­ti­cas de siem­pre, po­drán re­cor­dar­lo con amor. La ex­po­si­ción se lle­va a ca­bo en el au­di­to­rio Leo­nar­do Fa­vio, de la mu­ni­ci­pa­li­dad de La­nús. Pre­ci­sa­men­te, en la inau­gu­ra­ción es­tu­vo pre­sen­te el in­ten­den­te de ese mu­ni­ci­pio, Da­río Días Pé­rez, jun­to a la viu­da del can­tan­te, Ol­ga Ga­ra­ven­to. La mues­tra coin­ci­de con los 50 años del lan­za­mien­to del primer dis­co del Gi­tano, ti­tu­la­do A eso le lla­mas amor. Afi­ches de sus pe­lí­cu­las, fo­tos, gui­ta­rras, pren­das y has­ta un au­to­mó­vil, in­te­gran la mues­tra.

Con un pie en Holly­wood

El jo­ven ga­lán ar­gen­tino Ro­dri­go Gui­rao D Díaz es­tá en Holly­wood, fil­man­do su te ter­ce­ra pe­lí­cu­la en los Los Án­ge­les. En e es­te ca­so, an­da por las pla­yas de San­ta M Mó­ni­ca, ro­dan­do Un lu­gar en el Ca­ri­be, c co­pro­duc­ción de Es­ta­dos Uni­dos y Hond du­ras, en la que en­car­na a un ita­liano q que di­ri­ge un ho­tel. Es la his­to­ria de un es­cri­tor que se hos­pe­da en el men­cio­na­do ho­tel pa­ra ter­mi­nar de es­cri­bir un li­bro. La pri­me­ra pe­lí­cu­la de Ro­dri­go en el ex­te­rior fue la es­pa­ño­la Só­lo quí­mi­ca, que ya se es­tre­nó en Eu­ro­pa y es muy po­si­ble que el ar­gen­tino via­je a pre­sen­tar­la la se­ma­na pró­xi­ma en el Fes­ti­val de Má­la­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.