To­dos pa­ra uno

Mia - - PAREJA -

nas la pun­ta del ice­berg: si la pa­re­ja no res­pe­ta las ne­ce­si­da­des del otro, se de­be re­pen­sar la re­la­ción. La me­jor for­ma que tie­nen las mu­je­res de re­be­lar­se con­tra el rol de ama de lla­ves es di­cién­do­le a su pa­re­ja có­mo quie­ren vi­vir y que desean que el re­par­to de las ta­reas no sea al­go es­tre­san­te. Si na­da cam­bia des­pués de la con­ver­sa­ción, a ve­ces só­lo que­dan las de­cla­ra­cio­nes más ex­tre­mas: el otro de­be­ría te­ner en cla­ro que se tra­ta de un pro­ble­ma gra­ve si su pa­re­ja ame­na­za con mu­dar­se.

Los ni­ños de­ben es­tar in­clui­dos en el acuer­do fa­mi­liar y cum­plir con al­gu­na ta­rea do­més­ti­ca a de­ter­mi­na­da edad. Los más pe­que­ños, por ejem­plo, pue­den le­van­tar su pla­to des­pués de co­mer, man­te­ner lim­pio su cuar­to o ele­gir su ro­pa. Hay que te­ner en cuen­ta que sue­len re­be­lar­se me­nos cuan­do son fe­li­ci­ta­dos por su ayu­da y que es­ta educación con­tri­bu­ye a que, cuan­do sean adul­tos, ayu­den a sus pa­re­jas en las ta­reas do­més­ti­cas.

Al fi­nal, el tra­ba­jo da sus re­sul­ta­dos. Cuan­to más se ha­bla so­bre las ne­ce­si­da­des de ca­da uno y cuán­to ma­yo­res es la pre­dis­po­si­ción a con­ver­sar có­mo en­ca­rar­las, más sa­tis­fe­chas se sien­ten las pa­re­jas. Ade­más, es­to les per­mi­te te­ner más tiem­po li­bre jun­tos, ya que or­ga­ni­zán­do­se el queha­cer do­més­ti­co que­da so­lu­cio­na­do más rá­pi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.