En­tre bam­ba­li­nas

Mia - - ESPECTÁCULOS -

El te­ma de la pie­za es el en­cuen­tro en­tre dos es­cri­to­res, en un pe­que­ño ho­tel de la mon­ta­ña, en me­dio de una tre­men­da tor­men­ta de nie­ve. El mu­cha­cho lle­ga muer­to de frío y la chi­ca es­tá a car­go del hos­pe­da­je, jun­to al fue­go y abu­rri­da, pe­se a que fue has­ta allí pa­ra es­cri­bir una no­ve­la. De en­tra­da, tie­nen una re­la­ción bas­tan­te abrup­ta por la na­tu­ral ma­ne­ra en la que el chico se ins­ta­la en el lu­gar y pa­re­ce adue­ñar­se de to­do. No hay te­le­vi­sión, se­ñal pa­ra los te­lé­fo­nos ni pa­ra las compu­tado­ras, lo que ha­ce que en po­cos mi­nu­tos em­pie­cen a con­fiar­se se­cre­tos e in­ti­mi­da­des. Él se lla­ma Et­han Ka­ne (Sof­frit­ti) y ella, Oli­via Bla­ke (Val­dés). Ella ha es­cri­to una no­ve­la con la que no le fue del to­do bien pe­ro que le dio cier­ta po­pu­la­ri­dad. Él se hi­zo fa­mo­so pu­bli­can­do en las re­des so­cia­les una suer­te de do­cu­men­tal en el que na­rra las re­la­cio­nes se­xua­les que tu­vo ca­sual­men­te con des­co­no­ci­das o ca­si des­co­no­ci­das. Bo­ni­ta y con una fi­gu­ra ar­mo­nio­sa,Val­dés tie­ne una dic­ción per­fec­ta pe­ro po­co au­di­ble al co­mien­zo de la obra, has­ta que po­co a po­co se va po­nien­do al ni­vel de Sof­frit­ti, que ya sa­be bien lo que es ha­blar en un es­ce­na­rio pa­ra que se es­cu­che per­fec­ta­men­te des­de la úl­ti­ma fi­la. Ella de­bu­tó con es­ta obra y no son po­cos los de­ta­lles que lo co­rro­bo­ran.Tie­ne bue­na me­mo­ria pa­ra un tex­to lar­guí­si­mo pe­ro qui­zás hu­bie­se te­ni­do que de­bu­tar con una co­me­dia más sim­ple. No obs­tan­te, su la­bor es pro­mi­so­ria. La pues­ta tie­ne al­ti­ba­jos y, por mo­men­tos, Sof­frit­ti se mue­ve y ha­bla con de­ma­sia­da ve­lo­ci­dad, aun­que fi­nal­men­te la pie­za re­sul­ta in­tere­san­te y lle­va­de­ra. Si al­guno va con la fan­ta­sía de ver se­xo so­bre el es­ce­na­rio o al­gún des­nu­do to­tal, ve­rá muy po­co, ca­si na­da. Hay mu­cho be­so, mu­cho mi­mo, mu­cho ma­no­seo pe­ro has­ta ahí no más. Es bue­na la es­ce­no­gra­fía y muy ade­cua­do el tra­ba­jo de ilu­mi­na­ción. La di­rec­ción acep­ta­ble, sin na­da que so­bre­sal­ga.

Lle­gó el be­bé

Tras afron­tar un em­ba­ra­zo de ries­go, Laura "Pa­nam" Fran­co dio a luz a So­fía, fru­to de su amor con el abo­ga­do Ri­car­do Pi­ni. "So­ñé tan­to, pe­ro tan­to con la mi­ra­da de So­fi en mis bra­zos. La ver­dad, con su lle­ga­da la vida me dio to­do", twit­teó Pa­nam jun­to a una ima­gen de las hue­llas de los pies de su hi­ji­ta. Por pre­ven­ción, el parto se ade­lan­tó, por lo que el na­ci­mien­to de la be­ba se pro­du­jo tras sie­te me­ses y me­dio de ges­ta­ción. La con­duc­to­ra de pro­gra­mas in­fan­ti­les (que ya es ma­dre de Lu­ca, de 5 años) lo­gró lle­var a tér­mino su em­ba­ra­zo con mu­cho ries­go de­bi­do a la trom­bo­fi­lia que le diag­nos­ti­ca­ron lue­go de la pér­di­da de Chia­ra, pro­duc­to de su frus­tra­do em­ba­ra­zo an­te­rior.

Tres ga­la­nes por los ba­rrios

Los ga­la­nes Os­val­do La­port, Gon­za­lo He­re­dia y Fa­bián Maz­zei ini­cia­ron una gi­ra por dis­tin­tas lo­ca­li­da­des y ciu­da­des con la obra Ju­lio Cé­sar, de Shakespeare, di­ri­gi­dos por Eva Ha­lac. Los tres ac­to­res, no só­lo in­ter­pre­tan por pri­me­ra vez un tex­to de Shakespeare, sino que tam­bién de­bu­tan ha­cien­do tea­tro al ai­re li­bre. La obra se ba­sa en la cons­pi­ra­ción que ma­tó al dic­ta­dor ro­mano. Un ase­si­na­to lle­va­do a ca­bo por un gru­po li­de­ra­do por Cé­sar Bru­to. La fuen­te de Shakespeare pa­ra es­ta obra fue Las vi­das pa­ra­le­las, de Plu­tar­co. Los tres in­tér­pre­tes com­par­ten el pro­ta­go­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.