En­viá tus pre­gun­tas so­bre sa­lud

Mia - - SUMARIO -

Mar­ti­na, de La Ta­bla­da

ETen­go 32 años y es­toy cur­san­do un em­ba­ra­zo re­cien­te. Me diag­nos­ti­ca­ron os­teo­pe­nia, ¿po­drían in­for­mar­me un po­co más so­bre es­ta en­fer­me­dad? Mu­chas gra­cias. sti­ma­da Mar­ti­na:

La os­teo­pe­nia con­sis­te en la pér­di­da de ma­sa ósea, y, al igual que la os­teo­po­ro­sis, pue­de cau­sar mu­cha an­gus­tia, ya que es­ta con­di­ción sig­ni­fi­ca que los hue­sos de una per­so­na se han de­bi­li­ta­do y son más pro­pen­sos a que­brar­se o frac­tu­rar­se. Si bien en la os­teo­pe­nia, exis­te una pér­di­da me­nos gra­ve de ma­sa ósea, con res­pec­to a la os­teo­po­ro­sis, tam­bién pue­de ser preo­cu­pan­te, pe­ro so­la­men­te la os­teo­po­ro­sis es­tá aso­cia­da con un ries­go sig­ni­fi­ca­ti­vo de frac­tu­ra ósea. Mien­tras que un diag­nós­ti­co de os­teo­po­ro­sis re­fle­ja la pre­sen­cia de una en­fer­me­dad ósea, el diag­nós­ti­co de os­teo­pe­nia es pri­mor­dial­men­te un lla­ma­do de aten­ción res­pec­to a la pre­sen­cia de una dis­mi­nu­ción de la den­si­dad ósea, que en el fu­tu­ro po­dría pro­gre­sar has­ta os­teo­po­ro­sis, y a la im­por­tan­cia de man­te­ner la sa­lud ósea. Mu­chos ex­per­tos con­cuer­dan con que la os­teo­pe­nia no es cau­sa de alar­ma y, ge­ne­ral­men­te, no ne­ce­si­ta tra­ta­mien­to, con la ex­cep­ción de pres­tar más aten­ción al con­su­mo de cal­cio y vi­ta­mi­na D ( si am­bas de­fi­cien­cias se pue­den con­fir­mar con un aná­li­sis de san­gre) y ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co, más si es­tos da­tos son com­pa­ti­bles con un em­ba­ra­zo, da­do que au­men­ta la de­man­da me­ta­bó­li­ca con con­su­mo de mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y ca­lo­rías pa­ra for­mar te­ji­do del fe­to. Si bien es ver­dad que los hom­bres y las mu­je­res que fue­ron diag­nos­ti­ca­dos con os­teo­pe­nia co­rren un ma­yor ries­go de desa­rro­llar os­teo­po­ro­sis du­ran­te de un pe­río­do de cin­co a diez años, so­la­men­te un por­cen­ta­je de per­so­nas con os­teo­pe­nia desa­rro­lla­rán os­teo­po­ro­sis en al­gún mo­men­to y ex­pe­ri­men­ta­rán una frac­tu­ra gra­ve. Des­de el pun­to de vis­ta de su si­tua­ción, si ade­más tie­ne el diag­nós­ti­co de un la­bo­ra­to­rio com­pa­ti­ble con de­fi­cit de vi­ta­mi­na D y cal­cio, am­bos de­ben ser re­pues­tos como tra­ta­mien­to, ade­más de un cam­bio en tu es­ti­lo de vida. Como úl­ti­ma re­co­men­da­ción su­gie­ro con­sul­tar con su mé­di­co por su sa­lud den­tal, den­tro de su se­gui­mien­to clí­ni­co. Es im­por­tan­te que re­cuer­de que és­tas son só­lo su­ge­ren­cias a raíz de una eva­lua­ción mí­ni­ma con su co­men­ta­rio como ba­se.

Es­pe­ra­mos que ten­ga una evo­lu­ción fa­vo­ra­ble.

Cris­ti­na de Bue­nos Ai­res Ten­go 71 años y des­de fi­nes del año pa­sa­do su­fro de ata­ques de pá­ni­co. Es­toy en tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co y psi­co­no­ana­lí­ti­co, me­di­ca­da con Clo­na­ze­pam y Pa­ro­xe­ti­na.A pe­sar de ello no he me­jo­ra­do y se su­ma­ron mo­men­tos de de­pre­sión. En tres opor­tu­ni­da­des he con­cu­rri­do al Ser­vi­cio de Guar­dia Psi­quiá­tri­ca del Hos­pi­tal Al­va­rez y los pro­fe­sio­na­les que me aten­die­ron con­si­de­ra­ron que de­bo con­ti­nuar con el psi­coa­ná­li­sis y la me­di­ca­ción, por­que evi­den­cio cues­tio­nes no ha­bla­das des­de ha­ce tiem­po. Le agra­de­ce­ría su opi­nión. Mu­chas gra­cias.

Es­ti­ma­da Cris­ti­na: Los ata­ques de pá­ni­co (o tras­torno de an­gus­tia), la an­sie­dad y la de­pre­sión son es­ta­dos di­fe­ren­tes y ne­ce­si­tan ser eva­lua­dos de for­ma cla­ra pa­ra re­ci­bir un tra­ta­mien­to ade­cua­do a ca­da ma­ni­fes­ta­ción. Las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas del ata­que de pá­ni­co son: -Te­mor y preo­cu­pa­ción per­sis­ten­te por te­ner otros ata­ques con­se­cuen­cias de és­tos.

-La an­sie­dad de an­ti­ci­pa­ción se pre­sen­ta en pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos so­bre los ata­ques, cre­yen­do que és­tos se de­ban a la apa­ri­ción de una en­fer­me­dad no diag­nos­ti­ca­da y que su vida es­té en­ton­ces en pe­li­gro.

-Mie­do a vol­ver­se “lo­co”, a per­der el con­trol o po­ner en evi­den­cia de­bi­li­dad emo­cio­nal.

-Apa­ri­ción ines­pe­ra­da de mie­do o como mí­ni­mo de un mes.

Los sín­to­mas fí­si­cos y cog­ni­ti­vos se ini­cian brus­ca­men­te y al­can­zan su má­xi­ma ex­pre­sión en los pri­me­ros 10 mi­nu­tos. La con­duc­ta de es­ca­pe o la evi­ta­ción ocu­rre ca­si de in­me­dia­to re­la­cio­na­da a si­tua­cio­nes en las que la per­so­na iden­ti­fi­ca un pe­li­gro in­mi­nen­te como: da­ños, muer­te o pér­di­da de con­trol, o por via­jar en au­to, mi­cro o avión, uti­li­zar as­cen­so­res, etc. Los ata­ques de pá­ni­co tien­den a ma­ni­fes­tar sen­sa­ción de opre­sión en el pe­cho y pal­pi­ta­cio­nes.

Le re­co­men­da­mos ha­blar en voz baja y des­pa­cio, pro­cu­ran­do man­te­ner un rit­mo que no fuer­ce su res­pi­ra­ción ya que ha­blar al­to (lo mis­mo si co­me rá­pi­do) fa­ci­li­ta la hi­per­ven­ti­la­ción, la cual es la cau­sa prin­ci­pal de los ma­reos, los so­fo­cos, los do­lo­res y pin­cha­zos en el pe­cho; tam­bién pue­de pro­vo­car sen­sa­cio­nes de hor­mi­gueo en pier­nas o bra­zos y de ines­ta­bi­li­dad o vér­ti­go. Evi­te el con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol, dro­gas, azú­car, be­bi­das co­la, cho­co­la­tes, tés, ca­fé y be­bi­das ener­gé­ti­cas ya que apor­tan ex­ci­tan­tes su­fi­cien­tes pa­ra des­en­ca­de­nar un ata­que de pá­ni­co. Los bos­te­zos y los sus­pi­ros pue­den pro­du­cir una caí­da brus­ca del ni­vel de an­hí­dri­do car­bó­ni­co en la san­gre. La te­ra­pia es fun­da­men­tal y el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co como ad­yu­van­te siem­pre y cuan­do es­té in­di­ca­do por un mé­di­co y de acuer­do a la evo­lu­ción, ir vien­do el pro­gre­so. Por eso in­sis­to en que lo ade­cua­do es un co­rrec­to diag­nos­ti­co y se­gui­mien­to con pro­fe­sio­na­les idó­neos que us­ted eli­ja.

Re­cuer­de que és­tas son só­lo su­ge­ren­cias, lo im­por­tan­te es rea­li­zar un tra­ta­mien­to per­so­na­li­za­do con los es­pe­cia­lis­tas mé­di­cos. Es­pe­ra­mos su pron­ta me­jo­ría.

ma­les­tar

in­ten­so

du­ran­te

y por las

su

un pe­río­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.