El huer­to en oto­ño. Par­te III

Ul­ti­ma en­tre­ga so­bre ver­du­ras, hor ta­li­zas y aro­má­ti­cas, idea­les pa­ra sem­brar en ca­sa

Mia - - SUMARIO -

Es mo­men­to de po­ner ma­nos a la obra y dis­fru­tar; re­cuer­den que el con­tac­to con la tie­rra y los es­pa­cios ver­des des­pe­jan nues­tra men­te y ac­ti­van la ener­gía. Y por otro la­do, al cul­ti­var en ca­sa ver­du­ras, hor­ta­li­zas y aro­má­ti­cas, es­ta­re­mos pro­cu­ran­do la for­ma de ali­men­tar­nos más sa­na­men­te. En es­ta ter­ce­ra y úl­ti­ma en­tre­ga, te acon­se­ja­mos al­gu­nas plan­tas más pa­ra que siem­bres en tu pe­que­ño huer­to ca­se­ro:

Es­pi­na­ca: en reali­dad, la me­jor épo­ca pa­ra sem­brar­la es en sep­tiem­bre, pa­ra ase­gu­rar la co­se­cha que ven­drá en in­vierno. Pe­ro pue­de in­ten­tar­se en mar­zo y abril. Se siem­bran gru­pi­tos de 3 o 4 se­mi­llas a unos 20 cen­tí­me­tros de dis­tan­cia. A la es­pi­na­ca no le gus­ta el ca­lor, por­que la ha­ce flo­re­cer pre­ma­tu­ra­men­te y la vuel­ve amar­ga. Se sue­len sem­brar va­rias par­ti­das de es­pi­na­cas con des­fa­ses de un par de se­ma­nas, así ten­dre­mos es­pi­na­cas cons­tan­te­men­te. Exis­ten di­fe­ren­tes va­rie­da­des, de­pen­dien­do de cuán­do que­ra­mos plan­tar­la, ele­gi­re­mos una va­rie­dad u otra. Cua­ren­ta días des­pués de la siem­bra, se pue­de re­co­ger la co­se­cha de for­ma pro­gre­si­va, cor­tan­do pri­me­ro las ho­jas más gran­des.

Papa: una plan­ta pre­cio­sa con flo­res si­mi­la­res a las del jaz­mín que no es fá­cil cul­ti­var­la en una ma­ce­ta, pe­ro es po­si­ble. Se pue­de sem­brar cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra del sue­lo ha­ya al­can­za­do por lo me­nos 8°. La plan­ta de la papa re­cién sem­bra­da no to­le­ra he­la­das y es im­por­tan­te plan­tar­la a bas­tan­te pro­fun­di­dad. Se­gu­ra­men­te, ha­brás vis­to pa­pas plan­ta­das en una pi­la de neu­má­ti­cos o ca­jas de fru­te­ría api­la­bles y mu­chas ve­ces, la gen­te las siem­bra en el mis­mo sa­co don­de vie­ne la tie­rra; es­to se ha­ce pa­ra po­der ajus­tar la al­tu­ra de la ma­ce­ta se­gún la ne­ce­si­dad. Una plan­ta bien cui­da­da y sa­na es­ta­rá fuer­te pa­ra re­sis­tir agre­sio­nes ex­ter­nas, como to­dos los se­res vi­vos, así que con el rie­go ade­cua­do, el abono y la luz su­fi­cien­te se po­drá de­fen­der bien del ata­que de las pla­gas y en­fer­me­da­des. Sin em­bar­go, nun­ca es­tá de­más dar­le una mano, así que lo que re­co­men­da­mos es plan­tar al­gu­nas aro­má­ti­cas que las pro­te­jan.

To­mi­llo, al­baha­ca y pe­re­jil: son plan­tas que uti­li­za­mos ha­bi­tual­men­te en la co­ci­na y po­de­mos al­ter­nar con otros cul­ti­vos en nues­tro huer­to ur­bano.

Ro­me­ro: ade­más de te­ner fa­ma de dar suer­te y de sus pro­pie­da­des an­ti­sép­ti­cas, ale­ja la mos­ca de la za­naho­ria y la cri­so­me­la de las ju­días.

Ca­pu­chi­nas: és­tas son flo­res que ahu­yen­tan nu­me­ro­sos in­sec­tos, como mos­qui­tas blan­cas y pul­go­nes de las hor­ta­li­zas, de las ver­du­ras que se en­cuen­tran plan­ta­das cer­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.