Sim­pá­ti­co sal­chi­cha

Di­ver­ti­do con los ni­ños, el tec­kel es una ra­za ca­ri­ño­sa y va­lien­te que tie­ne que ha­cer mu­cho ejer­ci­cio pa­ra evi­tar tras­tor­nos ver­te­bra­les

Mia - - SUMARIO -

Es­te pe­que­ño pe­rri­to sur­gió como un ani­mal des­ti­na­do a la ca­za pe­ro por su ta­ma­ño, se trans­for­mó en la mas­co­ta ideal. A tra­vés de la his­to­ria, la ra­za fue evo­lu­cio­na­do has­ta dar como re­sul­ta­do el tec­kel que hoy co­no­ce­mos. Su nom­bre ori­gi­nal, que se men­cio­na en tex­tos del si­glo XIII, era dachs­hund, que tra­du­ci­do li­te­ral­men­te sig­ni­fi­ca “pe­rro de te­jón”. Es­to de­mues­tra que su mi­sión prin­ci­pal era ca­zar.

Aun­que exis­ten mo­nu­men­tos fu­ne­ra­rios de la di­nas­tía egip­cia de los Se­sos­tri, en los que apa­re­cían re­pre­sen­ta­cio­nes de es­te pe­rro, el ras­tro de la ra­za ori­gi­nal se per­dió se­gu­ra­men­te con es­ta di­nas­tía.

Se sa­be, ca­si con se­gu­ri­dad, que su for­ma­ción es el re­sul­ta­do del cru­ce del pins­cher en la va­rie­dad ne­gro con man­chas fue­go que ha ser­vi­do, so­bre to­do, pa­ra la fi­ja­ción de la ca­pa, cor­ta, con pe­lo plano, lus­tro­so y du­ro. Las otras va­rie­da­des, de pe­lo du­ro y de pe­lo lar­go, son pos­te­rio­res y más pre­ci­sa­men­te de fi­na­les del si­glo XVIII, el pri­me­ro, y de fi­na­les del Re­na­ci­mien­to, el se­gun­do.

De cuer­po lar­go, rec­to y mus­cu­la­tu­ra muy desa­rro­lla­da a pe­sar de su pe­que­ño ta­ma­ño, pa­tas muy cor­tas y pies li­ge­ra­men­te ha­cia afue­ra, el “sal­chi­cha” es un pe­rro de pe­que­ño ta­ma­ño pe­ro de gran per­so­na­li­dad. No nos en­ga­ñe­mos con su apa­rien­cia. Va­lien­te, ac­ti­vo, ha­rá de la ca­sa su te­rri­to­rio y la de­fen­de­rá en con­se­cuen­cia. Es di­ver­ti­do con los ni­ños, pe­ro ha­brá que te­ner cui­da­do con los más pe­que­ños, que sue­len mo­les­tar­lo en ex­ce­so. Aun­que ne­ce­si­ta fir­me­za en el tra­to, el tec­kel es una ra­za ca­ri­ño­sa, va­lien­te, fiel y guardián de la­dri­do fuer­te. Es pro­pen­so a tras­tor­nos ver­te­bra­les, tes­ta­ru­do y agre­si­vo con los des­co­no­ci­dos.

Ne­ce­si­ta lar­gos pa­seos pa­ra que ten­ga una bue­na ma­sa mus­cu­lar que re­fuer­ce la es­truc­tu­ra de la co­lum­na ver­te­bral, que es es­pe­cial­men­te lar­ga. De es­ta for­ma, se evi­ta­rá que en­gor­de y ten­ga pro­ble­mas cuan­do lle­gue a adul­to. De he­cho, du­ran­te to­da su vida hay que te­ner es­pe­cial cui­da­do con es­ta par­te del cuer­po pues­to que, de­bi­do a su lar­go lo­mo, pue­de pa­de­cer pro­ble­mas de pa­rá­li­sis. Pa­ra evi­tar que es­to su­ce­da, no hay que per­mi­tir­le que suba o baje de los mue­bles. En cuan­to al tra­ta­mien­to, és­te va­ría en­tre in­yec­cio­nes de cor­ti­so­na e in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.