¿Quién la­va los pla­tos?

Es­ta pre­gun­ta es la se­gun­da cau­sa de pe­leas ma­tri­mo­nia­les y una de las más po­pu­la­res pa­ra lle­gar al di­vor­cio. Las ta­reas do­més­ti­cas son un con­flic­to que cues­ta ha­blar y re­sol­ver. Pe­ro tie­ne so­lu­ción

Mia - - SUMARIO - Por Ma­rei­ke Wit­te (dpa)

Des­pués del di­ne­ro, lim­piar la ca­sa, co­ci­nar u or­de­nar son los mo­ti­vos que más dis­cu­sio­nes pro­vo­can en una pa­re­ja, se­gún de­mos­tró un es­tu­dio rea­li­za­do en­tre 2.000 per­so­nas. Ca­si dos ter­cios de las pa­re­jas en­tre­vis­ta­das re­co­no­ció dis­cu­tir por cues­tio­nes re­la­cio­na­das con las ta­reas del ho­gar al me­nos una vez a la se­ma­na, y una de ca­da cin­co ad­mi­tió co­no­cer a al­gún ma­tri­mo­nio que se pe­lea­ba cons­tan­te­men­te por es­te te­ma o que in­clu­so ha­bía lle­ga­do a se­pa­rar­se.

En una lis­ta so­bre las ra­zo­nes pa­ra ter­mi­nar con una pa­re­ja, la fal­ta de hi­gie­ne per­so­nal ocu­pa el primer pues­to, se­gui­do de la fal­ta de coope­ra­ción a la ho­ra de in­vo­lu­crar­se en las la­bo­res do­més­ti­cas.

El di­ne­ro es el prin­ci­pal mo­ti­vo de dis­cu­sión pa­ra el 24% de las pa­re­jas, mien­tras que de­ci­dir quién co­ci­na o lim­pia des­pués de ca­da co­mi­da lle­va a la pe­lea al 17%.Ade­más, el mes en el que más se di­vor­cian las pa­re­jas se­gún el es­tu­dio es enero, jus­to des­pués de Na­vi­dad.

A las mu­je­res les im­por­ta mu­cho que los hom­bres co­la­bo­ren en las ta­reas del ho­gar y el 31% afir­ma que de­ja­ría a su pa­re­ja si no hi­cie­ra na­da en ca­sa.

¿Y si lo ha­bla­mos?

La di­vi­sión de ta­reas no se ha­ce so­la, por eso es im­por­tan­te que ne­go­cien des­de el prin­ci­pio có­mo se las re­par­ti­rán. La for­ma que ad­qui­ri­rá ese re­par­to, mi­tad y mi­tad o uno ha­ce to­do, de­pen­de de ca­da pa­re­ja.A la ho­ra de fi­jar un cri­te­rio, "el re­par­to

es ideal cuan­do los dos es­tán sa­tis­fe­chos con él", afir­ma el psi­có­lo­go Rü­di­ger Wac­ker. La pa­re­ja pue­de com­pen­sar­se de dis­tin­tas for­mas, como en el ca­so de que a uno le gus­te ha­cer las ta­reas del ho­gar mien­tras que el otro pre­fie­re ocu­par­se de las cuen­tas, el jar­dín o de las com­pras en el su­per­mer­ca­do.

Si uno de los miem­bros no es­tá con­for­me con el re­par­to, de­be de­cir­lo cuan­to an­tes. Las per­so­nas tie­nen dis­tin­tas ideas acer­ca de qué es el or­den y la lim­pie­za, uno pue­de amar el caos y el otro el or­den. Por eso es im­por­tan­te ha­blar­lo y pre­gun­tar­se: "¿Qué ne­ce­si­to pa­ra sen­tir­me bien?".

"El ar­te re­si­de en es­cu­char bien a la pa­re­ja. Quien res­pe­ta las ne­ce­si­da­des del otro y no pien­sa "quie­re sa­car ven­ta­ja", en­cuen­tra una so­lu­ción co­mún. Si a uno de los dos le mo­les­ta la va­ji­lla su­cia en la co­ci­na, el otro de­be­ría po­der de­cir: "No me da igual, por eso, ca­da uno le­van­ta­rá sus pla­tos", acon­se­ja Wac­ker.

Ba­jar un cam­bio

Tan­to en mu­je­res como en hom­bres, ter­mi­na sien­do con­tra­dic­to­rio ar­gu­men­tar que no se pue­de co­la­bo­rar más en ca­sa por­que se tra­ba­ja mu­chas ho­ras afue­ra. Ese ar­gu­men­to lle­va a dos úni­cas sa­li­das: o se con­tra­ta per­so­nal do­més­ti­co o se baja el ni­vel de exi­gen­cia en cuan­to a lim­pie­za y or­den.

Una cues­tión esen­cial en es­te con­flic­to es ser to­le­ran­te con los erro­res y rit­mos del com­pa­ñe­ro. Mu­chas per­so­nas se so­bre­car­gan de la­bo­res do­més­ti­cas por­que no tie­nen la pa­cien­cia pa­ra es­pe­rar a que sus pa­re­jas las ha­gan. Na­die na­ce sa­bien­do ni to­dos te­ne­mos los mis­mos rit­mos. Hay que sa­ber de­le­gar, pe­dir ayu­da, to­le­rar que el otro lo ha­ga bien, mal o re­gu­lar, pe­ro que va­ya sien­do au­tó­no­mo y co­la­bo­re.

Ar­man­do la agen­da

Pa­ra lo­grar una so­lu­ción du­ra­de­ra al re­par­to de las ta­reas do­més­ti­cas,Wac­ker re­co­mien­da ha­cer una lis­ta con to­dos los asun­tos pen­dien­tes. Ca­da uno de­be­rá or­de­nar las ta­reas se­gún su or­den de pre­fe­ren­cia en una es­pe­cie de ran­king.Tras com­pa­rar las dos lis­tas, co­men­za­rán a que­dar las co­sas en cla­ro. "Pre­fie­ro lim­piar las ven­ta­nas y, como a vos no te gus­ta, lo voy a ha­cer yo".

Las ta­reas que no le gus­tan a nin­guno de los dos -al to­pe de es­ta lis­ta sue­le es­tar el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.