Pie­dras be­né­fi­cas

Mia - - SUMARIO - Pa­ra trans­mu­tar ener­gías: Pa­ra ac­ti­var el amor: Pa­ra pro­tec­ción: Pa­ra ar­mo­ni­zar: Pa­ra po­ten­ciar:

Ca­da ge­ma po­see una pro­pie­dad ener­gé­ti­ca que la dis­tin­gue y esa cua­li­dad es uti­li­za­da por el Feng Shui pa­ra se­llar el cam­po áu­ri­co de una ca­sa, pro­te­ger de ener­gías ex­te­rio­res des­fa­vo­ra­bles, trans­mu­tar es­ta­dos emo­cio­na­les o ar­mo­ni­zar un am­bien­te. El Chi (ener­gía) de las pie­dras tie­ne una vin­cu­la­ción con la de los se­res hu­ma­nos des­de épo­cas re­mo­tas. Los egip­cios, en­tre otros, las uti­li­za­ban pa­ra sa­na­cio­nes de cuer­po y es­pí­ri­tu.

Se di­ce que las pie­dras nos eli­gen, pe­ro, en reali­dad, lo que se ac­cio­na a la ho­ra de se­lec­cio­nar una pie­dra es un mag­ne­tis­mo mu­tuo. Por eso, se de­ben ele­gir in­tui­ti­va­men­te.

Las pie­dras son se­res vi­vos que cre­cen, cap­tan ener­gía, la trans­mu­tan y son muy re­cep­ti­vas a la ener­gía que las ro­dea, de aquí que es con­ve­nien­te lim­piar­las ni bien las ad­qui­ri­mos. Aun­que exis­ten di­fe­ren­tes téc­ni­cas, lo ideal es de­jar­las 24 ho­ras en agua y sal ma­ri­na.

Pa­ra re­car­gar­las ge­mas, lo me­jor es de­jar­las al sol, pe­ro no por mu­cho tiem­po, por­que al­gu­nos ejem­pla­res pue­den de­co­lo­rar­se.

Tam­bién son sus­cep­ti­bles a las ener­gías de quien las to­ca: si una per­so­na es­ta des­ar­mo­ni­za­da, pue­den car­gar­se ne­ga­ti­va­men­te pe­ro bas­ta­rá lim­piar­las pa­ra que re­co­bren sus pro­pie­da­des.

Don­de po­ner pie­dras

Ama­tis­ta:

es una ge­ma de as­pec­tos ener­gé­ti­cos Yin, muy cal­man­te, ade­cua­da pa­ra la me­di­ta­ción. Pues­ta en la me­sa de luz de un dor­mi­to­rio ma­tri­mo­nial, ayu­da­rá al dia­lo­go de la pa­re­ja.

ayu­da a con­tra­rres­tar las ener­gías elec­tro­mag­né­ti­cas de los apa­ra­tos eléc­tri­cos, por eso, se de­be­rá co­lo­car al la­do de te­le­vi­so­res y apa­ra­tos elec­tró­ni­cos.Tam­bién ayu­da a pu­ri­fi­car el cam­po áu­ri­co de quien la lle­va con­si­go.

Cris­tal de ro­ca:

Cuar­zo rosa:

es una de las pie­dras in­di­ca­das pa­ra po­ten­ciar el área del amor. En la ha­bi­ta­ción, se acon­se­ja co­lo­car dos , en el no­roes­te.

Ro­do­cro­si­ta:

se pue­den po­ner dos, en el no­roes­te del li­ving, pa­ra fa­ci­li­tar la es­ta­bi­li­dad amo­ro­sa. Hay que co­lo­car­las un bol de ce­rá­mi­ca y evi­tar que las to­quen.

Ma­la­qui­ta:

eli­mi­na y pro­te­ge de las ener­gías ne­ga­ti­vas. Co­lo­car­la en ca­da án­gu­lo de la ca­sa, se­lla­rá el cam­po áu­ri­co de la mis­ma.

ubi­car­las den­tro de los pla­ca­res, una en ca­da es­tan­te, pa­ra trans­mu­tar ener­gía im­preg­na­da en la ro­pa. Lim­piar­las y car­gar­las al sol pe­rió­di­ca­men­te.

neu­tra­li­za las in­fluen­cias ne­ga­ti­vas. Se su­gie­re pa­ra ofi­ci­nas, ne­go­cios y hall de en­tra­da de la ca­sa y hay que po­ner­las en un bol con agua, que se cam­bia­rá ca­da se­ma­na.

Ob­si­dia­na:

Tur­ma­li­na:

Ja­de:

Es­me­ral­da:

en el dor­mi­to­rio de los ni­ños, al la­do de la ca­ma, ayu­da al des­can­so y apor­ta se­re­ni­dad.

ayu­da a la aper­tu­ra del cha­kra la­rín­geo pro­pi­cian­do el dia­lo­go. Su ener­gía es­tá re­la­cio­na­da con el desa­rro­llo es­pi­ri­tual. Se pue­de co­lo­car en la me­sa ra­to­na del li­ving o en el hall de en­tra­da.

La­pis­lá­zu­li:

Cal­ci­ta:

ac­ti­va la au­to­con­fian­za y la ini­cia­ti­va. Ideal pa­ra co­lo­car en el es­cri­to­rio de tra­ba­jo.

Ci­trino:

es una pie­dra ex­ce­len­te pa­ra ubi­car en el oes­te del li­ving, área de los ni­ños y el ni­ño in­te­rior. Ayu­da a desa­rro­llar la in­tui­ción. Si los ni­ños tie­nen pro­ble­mas de con­cen­tra­ción o apren­di­za­je, pue­de co­lo­car­se en el es­cri­to­rio de es­tu­dio.

en China es muy usa­da como pro­tec­to­ra. Atrae la bue­na suer­te en los ne­go­cios. Se su­gie­re co­lo­car en el su­does­te del li­ving, en la me­sa de luz o en el es­cri­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.