Do­ble jor­na­da

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Se­gún da­tos del Ba­ró­me­tro de la Deu­da So­cial de la In­fan­cia, rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na en sep­tiem­bre del año pa­sa­do, más de un 60% de ni­ños y ni­ñas de en­tre 5 y 12 años no sue­len rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas o ac­ti­vi­dad fí­si­ca en es­pa­cios ex­tra es­co­la­res; más del 80% no sue­le rea­li­zar ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas; el 45% no sue­le sa­lir a ju­gar al ai­re li­bre 3 o más ve­ces por se­ma­na y el 60% sue­le uti­li­zar o es­tar ex­pues­to a pan­ta­llas por un tiem­po pro­me­dio de 4 o más ho­ras dia­rias.

La educación es un de­re­cho fun­da­men­tal de to­dos los ni­ños y ni­ñas, tal como lo de­ta­lla la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal so­bre los De­re­chos del Ni­ño y el Ado­les­cen­te. Pa­ra los ni­ños, la es­cue­la es el primer es­pa­cio de so­cia­li­za­ción por fue­ra de la fa­mi­lia. Sin em­bar­go, se ha plan­tea­do un de­ba­te que in­vo­lu­cra a edu­ca­do­res, pa­dres y for­ma­do­res de opi­nión so­bre có­mo uti­li­zan los ni­ños y ado­les­cen­tes su tiem­po li­bre, qué ac­ti­vi­da­des rea­li­zan, qué rol cum­ple la es­cue­la como he­rra­mien­ta de desa­rro­llo.

En sus ho­ga­res, en mu­chos ca­sos, los chi­cos tie­nen po­ca mo­ti­va­ción pa­ra ge­ne­rar un cli­ma edu­ca­ti­vo y es­ca­sas opor­tu­ni­da­des de for­ma­ción. A es­to se su­ma una ten­den­cia cre­cien­te a que pa­sen par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de las ho­ras del día den­tro del ho­gar como con­se­cuen­cia del con­su­mo de tec­no­lo­gías, la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad en las gran­des ciu­da­des y el em­po­bre­ci­mien­to de mu­chos es­pa­cios pú­bli­cos que no se en­cuen­tran ap­tos pa­ra el jue­go re­crea­ti­vo, el ejer­ci­cio del de­por­te y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca en la in­fan­cia.

La Ley de Fi­nan­cia­mien­to Edu­ca­ti­vo N° 26.075 y la de Educación Na­cio­nal N° 26.206 es­ta­ble­cen una se­rie de objetivos orien­ta­dos a ga­ran­ti­zar la ca­li­dad edu­ca­ti­va: ex­ten­der la educación de do­ble jor­na­da en las es­cue­las pri­ma­rias, in­cor­po­rar la en­se­ñan­za de un idio­ma ex­tran­je­ro y nue­vas tec­no­lo­gías,olo­gías, en­tre otros re­cur­sos y áreas de for­ma­ción in­te­gral. La do­ble jor­na­da per­mi-i - te a los chi­cos per­ma­ne­cer más tiem­po en un es­pa­cio don­de ade­más de so­cia­li­zar y com­par­tir con un gru­poo de pa­res, pue­dan par­ti­ci­par de ta­lle­res y ac­ti­vi­da­de­ses ar­tís­ti­cas, cien­tí­fi­cas, de­por­ti­vas, re­crea­ti­vas y otra­sas re­le­van­tes pa­ra su desa­rro­llo hu­mano y so­cial. Con-nti­nuar avan­zan­do so­bre la in­clu­sión edu­ca­ti­va en los os ni­ños y ado­les­cen­tes es prio­ri­ta­rio y am­pliar la jorrna­da es­co­lar con pro­pues­tas pe­da­gó­gi­cas in­no­va­doo­ras, de ca­li­dad y que con­si­de­ren las par­ti­cu­la­ri­da­de­ses re­gio­na­les y lo­ca­les, es un re­cur­so es­tra­té­gi­co pa­ra­ra en­ri­que­cer los pro­ce­sos de so­cia­li­za­ción. * Di­rec­to­ra Na­cio­nal de Al­deas In­fan­ti­les SOS Ar­gen­ti­na ( www. al­dea­sin­fan­ti­les. org. ar)

Por la Lic. Ale­jan­dra Pe­ri­net­ti*

o 1. No lo ha­gas por él. “Mi hi­jo no sa­be qué ejer­ci­cios hay que ha­cer”. Ha­cer­se res­pon­sa­ble por lo que los hi­jos no ha­cen no fa­vo­re­ce la au­to­no­mía de ellos. 2. Crí­ti­cas. “Es­ta maes­tra da mu­cha ta­rea”. Cri­ti­car al do­cen­te a sus es­pal­das sir­ve de po­co. Si hay cues­tio­na­mien­tos, me­jor es pe­dir una reunión con él. 3. Chis­mes. “Me en­te­ré que la maes­tra....”. Di­fun­dir ru­mo­res so­bre el pro­fe­sor crea con­fu­sión y ma­los en­ten­di­dos. 4. So­lu­cio­nar pro­ble­mas. Hay ma­dres que pre­ten­den so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas y di­fe­ren­cias con el pro­fe­sor en el gru­po, jus­to don­de no la van a en­con­trar. Me­jor es ha­cer­lo con el do­cen­te. 5. Gru­pos al­ter­na­ti­vos. Al­go que es­tá ocu­rrien­do es la crea­ción de va­rios sub­gru­pos o gru­pos al­ter­na­ti­vos den­tro del mis­mo gru­po en fun­ción de las afi­ni­da­des o dis­tan­cia­mien­tos en­tre al­gu­nos pa­dres miem­bros del gru­po. Es­to les per­mi­te com­par­tir al­gu­nas co­sas sin que el res­to se en­te­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.