El cam­bio POR ES­CRI­TO

Mia - - DECO -

Mu­chas ve­ces he­mos es­cu­cha­do es­tas que­jas: “Siem­pre es­toy en tra­ba­jos en los que no me re­co­no­cen”, “Los hom­bres con los que me re­la­ciono ter­mi­nan aban­do­nán­do­me”, “No sé cuál es la mi­sión en mi vida”, “Mis je­fes siem­pre me han mal­tra­ta­do”, “Ja­más lo­gré aho­rrar di­ne­ro”. So­mos pri­sio­ne­ros de nues­tras pro­pias emo­cio­nes que van di­se­ñan­do pa­tro­nes men­ta­les que no nos per­mi­ten te­ner un cam­bio de ac­ti­tud ne­ce­sa­rio pa­ra re­ver­tir de­pre­sio­nes o frus­tra­cio­nes en nues­tra pro­pia vida.

To­dos ve­ni­mos a es­te mun­do con pa­tro­nes de apren­di­za­je que son re­for­za­dos en el ám­bi­to fa­mi­liar. Se­gún la fí­si­ca cuán­ti­ca, esos pa­tro­nes­ro­nes no ha­cen más que atraer a nues­tras vi­das las creen­cias más pro­fun­das, co­crean­do nues­tra reali­dad co­ti­dia­na. Pa­ra mo­di­fi­car­los, hay que es­tar aten­tos a lo que pen­sa­mos y de­ci-mos en bús­que­da de la re­pro­gra­ma­ción men­tal que nos per­mi­ta ges­tarr una nue­va in­for­ma­ciónn que, a su vez, ge­ne­re si-tua­cio­nes di­fe­ren­tes.

El Feng Shui ayu­da a plas­mar esa nue­va re-epro­gra­ma­ción usan­doo los ele­men­tos ma­te­ria-ales de nues­tra ca­sa y lu-ugar de tra­ba­jo, so­bre elel prin­ci­pio de co­rres­pon-nden­cia enun­cia­do por Lao Tse: “Así como es aden­tro, es afue­ra”. So­lo ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jar con nues­tra men­te, re­em­pla­zar y mo­ver ob­je­tos de la ca­sa sa­bien­do que se pue­de cam­biar cual­quier si­tua­ción que nos ha­ga da­ño si es­ta­mos men­ta­li­za­dos pa­ra eso.

Una es­tra­te­gia que se usa en es­tos ca­sos es co­lo­car una fo­to pro­pia, que se vea bella y con ener­gía. En la mis­ma lí­nea, no es acon­se­ja­ble co­lo­car fuen­tes de agua, te­le­vi­so­res, au­dios y cua­dros con ima­gen de agua.

Los cam­bios es­tán en nues­tra con­cien­cia y se plas­man en nues­tra ca­sa: re­co­rré tu ca­sa y re­ti­rá los ob­je­tos que no te agra­den o re­pre­sen­ten. Sa­cá las co­sas ro­tas y vie­jas y, si es ne­ce­sa­rio, cam­biá los cua­dros por otros que den vi­ta­li­dad.

Una bue­na téc­ni­ca pa­ra ge­ne­rar nuevos pa­tro­nes es te­ner siem­pre a la vis­ta el que nos es­tan­ca y el que nos per­mi­ti­ría cam­biar, es­cri­tos en pi­za­rras. Por ejem­plo: “Siem­pre es­toy en tra­ba­jos en los que no me re­co­no­cen”. Una bue­na idea es es­cri­bir en un vi­ni­lo o pi­za­rra, con co­lor ro­jo, en el Nor­te del li­ving de co­lor ro­jo, es­te penb­sa­mien­to ne­ga­ti­vo y su opues­to: “Soy va­lo­ra­da y re­co­no­ci­da”. Es­ta es el área de la Fa­ma y Repu­tación, del có­mo me veo y có­mo me ven los de­más. A es­ta zo­na, le co­rres­pon­de el ele­men­to fue­go que po­see un mo­vi­mien­to as­cen­den­te. Pa­ra re­for­zar, po­de­mos co­lo­car en ese lu­gar una gran plan­ta, como una Di­fen­ba­chia, que es­té ilu­mi­na­da con una luz en­cen­di­da des­de el atar­de­cer.

“Los hom­bres con los queq me re­la­ciono ter­mi­nan aban­do­nán­do­me”. En es­te ca­so, de­be­rá es­cri­bir­se en co­lo­res tie­rra con su opues­ta: “Con­so­li­do una pa­re­ja fe­liz”, en el No­roes­te del li­ving . Se pue­de agre­gar dos ve­las ro­jas o dos pa­tos man­da­ri­nes.

“Ja­más lo­gro aho­rrar di­ne­ro”. Es­cri­bir es­ta fra­se y su opues­ta: “Ten­go res­pal­do eco­nó­mi­co o el di­ne­ro lle­ga a mí sin es­fuer­zo”, en le­tra cur­si­va y co­lor ne­gro. Ubi­car la pì­za­rra en el No­res­te deld li­ving, el área de fi­nan­zas, y se pue­den su­mar plan­tas de ho­jas re­don­das y cuen­cos con agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.