En­tre bam­ba­li­nas

Mia - - ESPECTÁCULOS -

El ac­tor ro­sa­rino Juan Pablo Geretto pre­sen­tó una nue­va ver­sión de su es­pec­tácu­lo uni­per­so­nal, Como quien oye llo­ver, aho­ra di­ri­gi­do por Ale­jan­dra Ciur­lan­ti. La obra, es­cri­ta y pro­ta­go­ni­za­da por él, ofre­ce una mi­ra­da es­pe­cial so­bre la re­la­ción en­tre ma­dres e hi­jos, con­ta­da a tra­vés de tres mu­je­res y de Pa­bli­to cuan­do te­nía 4 años. Es­te es­pec­tácu­lo es me­jor que Mi maes­tra nor­mal y que su an­te­rior ver­sión de es­ta mis­ma obra, que se dio du­ran­te 3 años y que aho­ra pre­sen­ta cam­bios muy no­to­rios. Poe­sía y hu­mor, ter­nu­ra y pa­sión se en­tre­la­zan pa­ra mos­trar el uni­ver­so fe­me­nino des­de la par­ti­cu­lar mi­ra­da de un ni­ño. Geretto se cam­bia y mu­ta sus cua­tro per­so­na­jes sin sa­lir del es­ce­na­rio. De un bre­ve co­mien­zo, don­de es Pa­bli­to, de 4 años, pa­sa in­me­dia­ta­men­te a Ana Ma­ría, una mu­jer que fue aman­te de un hom­bre ca­sa­do du­ran­te 20 años y que lo úni­co que he­re­dó de él es a Apo­lo, un pe­rri­to (tí­te­re de mano) con el que con­vi­ve, con­ver­sa y se co­nec­ta con la reali­dad. Con es­te per­so­na­je, el ac­tor lo­gra uno de los mo­men­tos más di­ver­ti­dos cuan­do baja a la pla­tea bus­can­do la com­pli­ci­dad de al­gu­na es­pec­ta­do­ra que le cuen­te cier­tas in­ti­mi­da­des y que, mer­ced a su po­der de im­pro­vi­sa­ción, lo­gra car­ca­ja­das en la pla­tea. Se qui­ta ves­ti­do, ta­cos y pe­lu­ca y vuel­ve a ser Pa­bli­to re­cor­dan­do a su ma­má, a la se­ño­ri­ta Mar­ta -su maes­tra de jar­dín- y al inol­vi­da­ble rincón de las mu­ñe­cas de aquel lu­gar que lo mar­có de por vida. Lue­go es Nelly, la viu­da de el Ne­gro, y ma­dre de Mar­ce­la, Da­nie­la e Ig­na­cio, tres hi­jos te­rri­bles. Fi­nal­men­te, bai­lan­do cum­bias fre­né­ti­cas, vuel­ve a ves­tir­se so­bre el es­ce­na­rio pa­ra trans­for­mar­se en la inefa­ble ma­dre de la Chu­qui, una ado­les­cen­te in­do­ma­ble. Una muy bue­na di­rec­ción, efec­tos es­pe­cia­les, lu­ces y mú­si­ca com­ple­tan el cua­dro de ele­men­tos po­si­ti­vos de una obra que lo ha­rá reír sin tre­gua du­ran­te más de una ho­ra y me­dia.

A los gol­pes

Leo­nar­do Sba­ra­glia vuel­ve al ci­ne en­car­nan­do a un bo­xea­dor vio­len­to que no se re­sig­na a re­ti­rar­se del ring. En­tre­na­do por el pro­fe­sio­nal Die­go “La Jo­ya” Chá­vez, se pre­pa­ra dia­ria­men­te pa­ra co­men­zar a ro­dar en es­tos días la pe­lí­cu­la San­gre en la bo­ca, que di­ri­gi­rá Her­nán Be­lón. Su en­tre­na­dor es un ex cam­peón wel­ter de la AMB (Aso­cia­ción Mun­dial de Bo­xeo), que lo es­tá adies­tran­do pa­ra que lo­gre en­trar en el per­so­na­je de Ramón, un hom­bre que ya no es­tá pa­ra bo­xear, pe­ro in­sis­te y que, pa­ra­le­la­men­te, se enamo­ra­rá de una jo­ven 20 años me­nor que él. La pro­ta­go­nis­ta del fil­me sur­gi­rá de un cas­ting que se es­tá rea­li­zan­do ac­tual­men­te. Leo­nar­do ya ha­bía prac­ti­ca­do bo­xeo pa­ra ro­dar Pla­ta que­ma­da, de Mar­ce­lo Pi­ñey­ro.

Quie­reQ vol­ver

Si bien ya es­tá lis­ta pa­ra vol­ver a ocu­par u un lu­gar en el ju­ra­do del Bai­lan­do por un s sue­ño 2015, So­li­ta Sil­vey­ra es­tá ex­trañ ñan­do los es­ce­na­rios y afir­ma que pron­to v vol­ve­rá a tra­ba­jar como ac­triz. Di­jo que s se­ría en enero de 2016 y en una sa­la p por­te­ña. Lo úl­ti­mo que hi­zo en te­le­vi­sión f fue Mis ami­gos de siem­pre (por El Tre­ce, en 2013). Aho­ra la idea es re­po­ner la obra de Woody Allen, ti­tu­la­da Hu­mo­res que ma­tan ma­tan, que ya reali­zó con do dos com­pa­ñe­ras dis­tin­tas pe­ro con fi­na­les con­flic­ti­vos. Arran­có con Be­tia­na Blum pe­ro al tiem­po dis­cu­tie­ron y ella de­jó su lu­gar du­ran­te una gi­ra pa­ra que lo ocu­pa­ra Ma­ría Va­len­zue­la. Si bien re­co­rrie­ron unos cuan­tos ki­ló­me­tros y va­rias provincias, las re­la­cio­nes tam­po­co ter­mi­na­ron bien. ¿Quién se ani­ma­rá es­ta vez?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.