El más fa­mo­so

El cho­clo es­tá pre­sen­te en la gas­tro­no­mía de los pue­blos ame­ri­ca­nos. Có­mo cul­ti­var­lo y ha­cer una re­ce­ta ex­qui­si­ta

Mia - - JARDINERÍA -

Des­de Mé­xi­co has­ta la Pa­ta­go­nia, y en in­fi­ni­tas for­mas: co­ci­do, asa­do, guisado, ma­ce­ra­do, tos­ta­do, en ha­ri­na, en tor­ti­lla, en la for­ma de gra­nos, ha­ri­na, acei­te de maíz, al va­por, her­vi­do con su cha­la o sin ella, el cho­clo es el ali­men­to fun­da­men­tal de la die­ta de mu­chos paí­ses ame­ri­ca­nos, tan­to por su al­to va­lor nu­tri­cio­nal, co­mo por sus im­por­tan­tes pro­pie­da­des me­di­ci­na­les: cer­ca de 85 ti­pos di­fe­ren­tes de an­ti­bió­ti­cos uti­li­zan el maíz en sus fór­mu­las. La fi­na ca­pa que re­cu­bre las as­pi­ri­nas y otros anal­gé­si­cos es­tá he­cha de al­mi­dón de maíz. El maíz tra­di­cio­nal, co­mo el res­to de los ce­rea­les, apor­ta tam­bién pro­teí­nas, lí­pi­dos y po­ca agua. El maíz dul­ce es ri­co en hi­dra­tos de car­bono, en vi­ta­mi­nas A, B1, B2, B3, B6, B9, E y C, en fi­bra y en sa­les mi­ne­ra­les co­mo po­ta­sio, mag­ne­sio, hie­rro, cal­cio, zinc, so­dio y fós­fo­ro. El ger­men del grano de maíz con­tie­ne un acei­te que no con­tie­ne co­les­te­rol.

El cho­clo se siem­bra en for­ma di­rec­ta du­ran­te la pri­ma­ve­ra.

Se­gún su va­rie­dad, la co­se­cha tar­da­rá en­tre 70 a 120 días y pa­ra sa­ber cuán­do es­tá lis­to, de­be­mos ob­ser­var si sus bar­bas es­tán os­cu­ras y los gra­nos, lle­nos. Ne­ce­si­ta un sue­lo suel­to, ri­co en ma­te­ria or­gá­ni­ca y con muy buen dre­na­je. Eso sí, re­cuer­den te­ner mu­cho cui­da­do con las he­la­das.

-Siem­bra: se ha­cen ho­yos pe­que­ños y se co­lo­can 3 se­mi­llas ca­da 50 cm. Hay que es­ca­lo­nar las siem­bras ca­da quin­ce días pa­ra te­ner cho­clos ju­go­sos du­ran­te me­ses. De­ben evi­tar­se las siem­bras tar­días, ya que po­dría ha­ber ata­ques de iso­ca de la es­pi­ga.

-Exi­gen­cias: re­quie­re ex­po­si­ción a pleno sol. Ne­ce­si­ta mí­ni­ma la­bran­za. Pre­fie­re sue­los pro­fun­dos y ri­cos en ma­te­ria or­gá­ni­ca. Pre­ci­sa rie­gos pe­rió­di­cos. Se aso­cia con chau­chas y za­pa­llos, que se siem­bran cuan­do el cho­clo al­can­za los 30 cm. La ca­ña del cho­clo se­rá el tu­tor de las chau­chas y el za­pa­llo cu­bri­rá el sue­lo con sus ho­jas. A me­di­da que la plan­ta cre­ce, es re­co­men­da­ble acer­car­le tie­rra con com­post al pie. Ca­da plan­ta pro­du­ci­rá al­re­de­dor de 1 a 2 ki­los de cho­clos en la tem­po­ra­da.

-Co­se­cha: cuan­do las bar­bas es­tén os­cu­ras, mi­ra­re­mos en­tre las chalas pa­ra com­pro­bar si los gra­nos ya es­tán bien for­ma­dos. Si al cla­var la uña, suel­tan fá­cil­men­te un lí­qui­do le­cho­so, es­ta­rán en su pun­to óp­ti­mo de co­se­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.