MA­DRES E HI­JOS Un ex­ce­len­te tra­ba­jo de Sel­va Ale­mán

Mia - - ESPECTÁCULOS - Por Eduar­do Ma­rraz­zi

Sa­la: Mul­ti­tea­tro (Co­rrien­tes 1283, Ca­ba). Di­rec­ción: Lu­ciano Suar­di. Dra­ma­tur­gia: Te­ren­ce McNally. In­tér­pre­tes: Sel­va Ale­mán, Ser­gio Su­rra­co, Ni­co­lás Fran­ce­lla, Juan Ig­na­cio Mar­tí­nez, Gui­do Ka­ñevsky y Ma­nuel Cu­me­lén Mar­cer. Fun­cio­nes: miér­co­les a vier­nes a las 21.30. Sá­ba­dos a las 19.30 y 21.30. Do­min­gos a las 19.30. El hi­jo mu­rió ha­ce 10 años y ella siem­pre fue una ma­dre au­sen­te y re­sen­ti­da. Una mu­jer du­ra, in­fle­xi­ble, tre­men­da que de­jó al mu­cha­cho so­lo cuan­do él más la ne­ce­si­ta­ba. Des­pués de una dé­ca­da y con cier­tos in­di­cios de arre­pen­ti­mien­to, la in­tran­si­gen­te Kat­he­ri­ne de­ci­de po­ner­se en con­tac­to con la úl­ti­ma per­so­na que vi­vió con su hi­jo y vi­si­ta ines­pe­ra­da­men­te a la ex­pa­re­ja del jo­ven. Amor y desamor, re­cuer­dos y reali­da­des, cruel­da­des y ale­grías van al­ter­nan­do en diá­lo­gos y si­tua­cio­nes real­men­te ines­pe­ra­das que le dan a la obra un to­que dra­má­ti­co es­pe­cial. Te­ren­ce McNally, un au­tor pro­lí­fi­co y ta­len­to­so, nos ha­ce co­no­cer cier­tas pe­nas que van más allá de las pa­la­bras. Por eso, en de­ter­mi­na­do mo­men­to, la ma­dre di­ce: “He vivido sin ha­cer pro­yec­tos y con cul­pa por ha­ber de­ja­do que los pre­jui­cios sean más im­por­tan­tes que mi hi­jo. Le exi­gí que hi­cie­ra lo que yo creía co­rrec­to y no lo que era ver­da­de­ro y jus­to pa­ra él. Así fue que so­lo con­se­guí que se trans­for­ma­se en un ex­tra­ño pa­ra mí y la so­le­dad fue­ra mi úni­ca com­pa­ñe­ra en to­do lo vivido. Hoy no me que­da na­da, so­lo sa­ber que mi hi­jo es la luz cuan­do pre­sien­to que no hay ol­vi­do ni con­sue­lo; que es mi sos­tén cuan­do es­toy des­alen­ta­da; que es mi paz cuan­do es­toy in­tran­qui­la, y si bien no com­pren­día sus sen­de­ros, hoy sé que es mi ca­mino”. Un tex­to ma­ra­vi­llo­so que in­du­ce to­do el tiem­po a la re­fle­xión pro­fun­da. Un ca­po la­bo­ro de Sel­va Ale­mán, más dúc­til y más in­ten­sa que nun­ca. Bri­lla en el es­ce­na­rio a pe­sar de su mal­va­da Kat­he­ri­ne. Ser­gio Su­rra­co de­mues­tra que es un gran ac­tor, com­po­nien­do su per­so­na­je con to­da la paz y el tem­ple ne­ce­sa­rios pa­ra en­fren­tar la du­ra reali­dad que le to­ca en­fren­tar. El de­but tea­tral de Ni­co­lás Fran­ce­lla es am­plia­men­te aus­pi­cio­so y pro­mi­so­rio. En cuan­to a los 3 ni­ños ac­to­res, son de­li­cio­sos. Acer­ta­da y co­rrec­tí­si­ma la di­rec­ción de Lu­ciano Suar­di. Muy re­co­men­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.