Es­tra­te­gias

Mia - - BIENESTAR - Fuen­te: www.prop­den­tal.es

En ca­so de su­frir te­mor, es ne­ce­sa­rio bus­car un den­tis­ta con­te­ne­dor, que con­tem­ple po­si­bi­li­da­des de se­da­ción. Pre­gun­ta­le a tus ami­gos y fa­mi­lia­res si co­no­cen al­guno, con­sul­tá con un ase­sor de tu obra so­cial. Co­mo el co­man­dan­te de un avión, de­ber ser una per­so­na que te cuen­te qué pa­sa, que te ex­pli­que ca­da eta­pa, y siem­pre, con un len­gua­je sen­ci­llo y sin­ce­ro.

An­tes de pe­dir turno, vi­si­tá el con­sul­to­rio y pe­dí co­no­cer al den­tis­ta. Ex­plí­ca­les que te­nés pá­ni­co y, por eso, que­rés co­no­cer­lo de an­te­mano.

Pe­dí el turno tem­prano por la ma­ña­na pa­ra te­ner me­nos tiem­po de arre­pen­tir­te y no ir.

Te­né en cuen­ta que la pri­me­ra con­sul­ta sue­le ser so­la­men­te un che­queo. No te van a ope­rar a la pri­me­ra de cam­bio. Ade­más, tal vez se em­pie­ce por una lim­pie­za bu­cal o un blan­quea­mien­to, tra­ta­mien­tos que son com­ple­ta­men­te in­do­lo­ros.

Te­né en cuen­ta que la tec­no­lo­gía ha me­jo­ra­do mu­cho y que la ma­yo­ría de las prác­ti­cas ya no cau­san do­lor.

Si tus fo­bias son otras, co­mo pen­sar que ten­drás ob­je­tos den­tro de tu bo­ca, po­dés prac­ti­car en ca­sa po­nien­do una cu­cha­ra den­tro de la bo­ca y sos­te­nién­do­la unos cuan­tos mi­nu­tos al día.

Acor­dá con el odon­tó­lo­go una se­ñal que sig­ni­fi­que ‘da­me un res­pi­ro’: te da­rá sen­sa­ción de con­trol y po­drás re­la­jar­te un po­qui­to, si así lo ne­ce­si­tas.

An­dá a la con­sul­ta con un ami­go, tu pa­re­ja o un fa­mi­liar pa­ra que te dis­trai­ga y con­ten­ga.

Lle­vá mú­si­ca y au­ri­cu­la­res.

En la con­sul­ta

De­ci­le al pro­fe­sio­nal lo que te pa­sa sin ver­güen­za. Hay odon­tó­lo­gos es­pe­cia­li­za­dos en pa­cien­tes con mie­do.

Mien­tras es­pe­rás que te lla­men, lo me­jor es abs­traer­se. Si vas acom­pa­ña­do, la con­ver­sa­ción per­mi­ti­rá dis­traer­se y no pen­sar en lo que es­tá por ve­nir. Si vas so­lo, lo me­jor es tra­tar de dis­traer­te le­yen­do, es­cu­chan­do mú­si­ca, ha­cien­do cru­ci­gra­mas.

El más in­tere­sa­do en que los pa­cien­tes su­peren el mie­do es el den­tis­ta. Él sa­be có­mo tran­qui­li­zar­los. Ade­más de pac­tar la se­ñal que men­cio­na­mos, le po­dés pe­dir que te ex­pli­que ca­da pa­so de lo que ha­ce.

An­tes de ir­te, pe­dí más información. Co­mo ya di­ji­mos, la pri­me­ra con­sul­ta sue­le ser una re­vi­sión en pro­fun­di­dad en la que el odon­tó­lo­go iden­ti­fi­ca los pro­ble­mas que hay que co­rre­gir y define un plan de tra­ta­mien­to del que le in­for­ma­rá de­ta­lla­da­men­te. Es el mo­men­to de re­no­var to­das las pre­gun­tas so­bre los pro­ce­di­mien­tos que se de­ben rea­li­zar. Si el mie­do es al do­lor, hay que pre­gun­tar por la se­da­ción. Es im­por­tan­te sa­lir de la con­sul­ta con to­das las du­das re­suel­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.