Un po­co de frus­tra­ción

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Fuen­te: www.pa­dre­sok.cl

Ape­sar de ser una ca­rac­te­rís­ti­ca per­so­nal de ca­da ni­ño, la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción se re­la­cio­na tam­bién con al­gu­nos as­pec­tos del entorno fa­mi­liar. Si, por ejem­plo, a un ni­ño se le da to­do lo que pide o si los pa­dres ce­den a sus de­man­das por ra­bie­tas o llan­to, no apren­de a to­le­rar la frus­tra­ción por­que al con­se­guir to­do lo que de­sea, no se frus­tra. Por eso, es vi­tal que los ni­ños vi­van ex­pe­rien­cias de frus­tra­ción que les per­mi­tan desa­rro­llar es­tra­te­gias pa­ra en­fren­tar­la.

La psi­có­lo­ga Ta­nia Do­no­so ex­pli­ca que “ló­gi­ca­men­te, tam­po­co es re­co­men­da­ble que el ni­ño vi­va frus­trán­do­se por­que tam­bién ne­ce­si­ta sen­tir que sus pa­dres sa­tis­fa­cen sus ne­ce­si­da­des y que ellos son ca­pa­ces de in­fluir en su am­bien­te, pe­ro siem­pre den­tro de un lí­mi­te ra­zo­na­ble. Los pa­dres, por lo ge­ne­ral, sa­ben dis­cri­mi­nar cuan­do se tra­ta de de­man­das im­por­tan­tes o cuan­do es, sim­ple­men­te, una pe­ti­ción an­to­ja­di­za”.

Pa­ra apren­der a ma­ne­jar la frus­tra­ción, es im­por­tan­te que los ni­ños se sien­tan aco­gi­dos en tér­mi­nos afec­ti­vos por sus pa­dres. Por ejem­plo, si un ni­ño quie­re co­mer ca­ra­me­los jus­to an­tes de al­mor­zar y sus pa­pás no lo de­jan y él ha­ce un es­cán­da­lo por eso, lo re­co­men­da­ble es que le di­gan:‘es ló­gi­co que quie­ras co­mer ca­ra­me­los por­que son ri­cos y sa­be­mos que te gus­tan mu­cho, pe­ro pri­me­ro te­nés que al­mor­zar’. De es­ta ma­ne­ra, ex­pli­ca Do­no­so, “el ni­ño va a sen­tir que hay una ra­zón pa­ra la prohi­bi­ción de sus pa­pás en ese mo­men­to y aun­que igual­men­te reac­cio­ne llo­ran­do o ha­cien­do una pa­ta­le­ta, va a sen­tir­se aco­gi­do y a en­ten­der, tar­de o tem­prano, que tie­ne que acep­tar­lo”.

Asi­mis­mo, es muy pro­ba­ble que un ni­ño ten­ga ma­yor ha­bi­li­dad en al­gu­nas áreas que en otras, las que son im­por­tan­tes de po­ten­ciar y es­ti­mu­lar. Es­te pro­ce­so ayu­da­rá a que el ni­ño sien­ta ma­yor se­gu­ri­dad en sí mis­mo y a en­ten­der que hay co­sas que pue­de ha­cer de me­jor ma­ne­ra que otras por­que, es­pe­cial­men­te pa­ra al­gu­nas, ‘es muy bueno’. Es­ta con­fian­za le ha­rá sen­tir el con­ven­ci­mien­to de que pue­de lo­grar otras co­sas si se es­fuer­za, aun­que en un prin­ci­pio no le re­sul­ten co­mo él espera.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.