Un pro­ble­ma se­rio por­que im­pi­de el con­trol pre­ven­ti­vo.

Có­mo so­lu­cio­nar­lo

Mia - - PORTADA - Por Ale­xan­dra Bü­low (dpa)

Has­ta fi­nes de la dé­ca­da del ‘80 en mu­chos paí­ses era usual que los den­tis­tas no uti­li­za­ran anes­te­sia al tra­tar a los ni­ños, por lo cual, no sor­pren­de que mu­chos ha­yan apren­di­do, ya des­de pe­que­ños, que ir al odon­tó­lo­go es si­nó­ni­mo de do­lor. Re­cién aho­ra, la tec­no­lo­gía es­ta desa­rro­llan­do tor­nos in­so­no­ros que evi­ten la sen­sa­ción de te­mor que pro­du­ce el rui­do de esa es­pe­cie de he­rra­mien­ta de tor­tu­ra. Sin em­bar­go, es­tos no son los úni­cos orí­ge­nes del te­rror al den­tis­ta. Hay ca­sos en el que ha si­do he­re­da­do de pa­dres a hi­jos, cuan­do los pri­me­ros han te­ni­do ma­las ex­pe­rien­cias odon­to­ló­gi­cas. Otras per­so­nas se sien­ten sim­ple­men­te in­va­di­das en es­te ti­po de con­sul­tas, ya que la bo­ca no de­ja de ser un te­rreno muy pri­va­do. El pro­ble­ma no es so­lo de ín­do­le per­so­nal: 1 de ca­da 10 per­so­nas evi­ta la con­sul­ta odon­to­ló­gi­ca por mie­do, in­clui­dos los ni­ños, lo que ter­mi­na con­vir­tién­do­se en un con­flic­to de sa­lud so­cial.

De mé­di­cos y pa­cien­tes

¿Pue­de el den­tis­ta con­tri­buir a ser me­nos te­rro­rí­fi­co? ¿De­be el pa­cien­te par­ti­ci­par en la so­lu­ción de su pro­ble­ma? Vea­mos.

Cuan­do el pa­cien­te es­tá re­cos­ta­do y sin po­der ce­rrar la bo­ca, sin­tien­do có­mo el cuer­po se ten­sa y la mo­les­tia cre­ce, de­be­ría ha­cer­le una se­ñal al den­tis­ta. Si el pro­fe­sio­nal reac­cio­na con un ges­to se­co o se li­mi­ta a de­cir “va­mos, que no es más que un agu­je­ri­to”, tal vez el pa­cien­te ha­ría me­jor en pen­sar si es­tá en bue­nas ma­nos. Tam­po­co es bue­na se­ñal si el odon­tó­lo­go se nie­ga sin más a apli­car una anes­te­sia lo­cal cuan­do el pa­cien­te ex­pre­sa sus te­mo­res. Lo ideal es ha­blar an­tes de que se ini­cie la ma­nio­bra. Pe­dir­le, por ejem­plo, al den­tis­ta que se de­ten­ga si el pa­cien­te se que­ja. A ve­ces, el pa­cien­te só­lo ne­ce­si­ta ha­cer una bre­ve pau­sa pa­ra,

de ese mo­do, sen­tir ade­más que con­tro­la al­go la si­tua­ción sin es­tar li­bra­do a la vo­lun­tad del torno. Pa­ra ca­sos ex­tre­mos, exis­ten ofer­tas es­pe­cia­les. El den­tis­ta ale­mán Tho­mas Wolf tra­ba­ja con hip­no­sis. Lo des­cri­be co­mo “un mo­do de aten­ción con­cen­tra­da, po­ten­cia­da”. Al ini­ciar la se­sión, el den­tis­ta le pide al pa­cien­te que des­cri­ba al­gún si­tio en el que se sien­te a gus­to en po­cas pa­la­bras. Cuan­do el pa­cien­te se sien­ta en el si­llón, el odon­tó­lo­go lo in­vi­ta a pen­sar en ese si­tio y, mien­tras tra­ba­ja, va di­cien­do al­gu­nas de las pa­la­bras men­cio­na­das an­te­rior­men­te por el pa­cien­te. Wolf ase­gu­ra que de es­te mo­do lo­gra que las per­so­nas en­tren en un plano dis­tin­to que les ayu­da a pa­sar el mo­men­to. Otras es­tra­te­gias en con­sul­to­rio ayu­da­ron a ahu­yen­tar el mie­do: el clá­si­co olor acre ha ido des­apa­re­cien­do; los tra­ta­mien­tos son me­nos in­va­si­vos, las agu­jas, más fi­nas y pe­que­ñas, mu­chos pro­fe­sio­na­les po­nen mú­si­ca re­la­jan­te e, in­clu­so, vi­deo­jue­gos que ha­gan po­si­ble que los pa­cien­tes que lo re­quie­ran re­ci­ban se­da­ción cons­cien­te.

Mie­do, te­rror, fo­bia

Es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar mie­do de te­mor. Hay quie­nes in­ten­tan evi­tar la vi­si­ta al odon­tó­lo­go por­que pre­fe­ri­rían no ha­cer­lo, pe­ro eso no es mie­do. Mie­do sien­te quien no­ta có­mo se le re­vuel­ve el es­tó­ma­go, no pue­de dor­mir por la no­che o aso­man po­si­bles ata­ques de só­lo pen­sar que la se­ma­na pró­xi­ma de­be­rá en­tre­gar­se a las he­rra­mien­tas odon­to­ló­gi­cas. Ese mie­do pue­de con­ver­tir­se en una fo­bia. La fo­bia co­mien­za en la an­sie­dad. La an­sie­dad nos ge­ne­ra cier­ta in­tran­qui­li­dad an­te al­gu­nas si­tua­cio­nes, co­mo ir al mé­di­co o via­jar en avión; y la fo­bia ha­ce que sin­ta­mos un mie­do fuer­te e irra­cio­nal que lle­ga a afec­tar­nos en nues­tra vi­da dia­ria. Por ejem­plo, la an­sie­dad po­de­mos apre­ciar­la cuan­do nos su­dan las ma­nos al via­jar en avión, sin que lle­gue a más, pe­ro si nos plan­tea­mos via­jar en bar­co por­que so­mos in­ca­pa­ces de su­bir­nos a un avión, es­ta­re­mos su­frien­do una fo­bia.

En la odon­to­lo­gía, los ca­sos de fo­bia es­tán con­ta­dos, mien­tras que las si­tua­cio­nes de an­sie­dad son más co­mu­nes. Las per­so­nas que tie­nen mie­do al den­tis­ta sien­ten una an­sie­dad fuer­te e irra­cio­nal que va más allá del pro­pio odon­tó­lo­go y se ex­tien­de a to­do el am­bien­te que lo ro­dea: el olor, las agu­jas, la tec­no­lo­gía sa­ni­ta­ria. Por lo ge­ne­ral, es­te tras­torno tie­ne dos cau­sas. La pri­me­ra y más co­mún es­tá re­la­cio­na­da con una ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va pre­via, en la in­fan­cia o al acu­dir a una con­sul­ta; mien­tras que la se­gun­da sur­ge tras un pro­ce­so de an­gus­tia ge­ne­ra­li­za­do que la per­so­na ex­pe­ri­men­ta sin ser cons­cien­te de ello ni ha­ber su­fri­do una ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca an­te­rior que la ha­ya pro­vo­ca­do.

Que el mo­ti­vo más co­mún de mie­do al den­tis­ta sea una ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va de la in­fan­cia ex­pli­ca que los ni­ños sean los pa­cien­tes más ejem­pla­res ya que, ob­je­ti­va­men­te, los tra­ta­mien­tos den­ta­les ac­tua­les no pro­du­cen do­lor en la ma­yo­ría de los ca­sos. Ra­ro es el pe­que­ño que ha pa­sa­do por una si­tua­ción des­agra­da­ble.

Na­die ha na­ci­do con te­mo­res. El te­mor y el mie­do son sen­sa­cio­nes ad­qui­ri­das a tra­vés de las ex­pe­rien­cias que ob­je­ti­va­men­te tal vez no sean te­rri­bles pe­ro que, sin em­bar­go, fue­ron vi­vi­das co­mo al­go te­rri­ble por una per­so­na en par­ti­cu­lar. Por eso es im­por­tan­te re­cor­dar: lo que al­gu­na vez se apren­dió, tam­bién se pue­de des­apren­der. En es­te ca­so, con un den­tis­ta que se­pa po­ner­se en el lu­gar del otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.