LEC­TU­RA. Del mie­do a la con­fian­za

Mia - - SUMARIO - Por Eva Sandoval

Lo des­co­no­ci­do nos pro­vo­ca te­mor por­que he­mos si­do pro­gra­ma­dos pa­ra eti­que­tar­lo de for­ma ne­ga­ti­va. La me­jor ma­ne­ra de ven­cer el mie­do es des­ar­mar­lo y en­ten­der­lo. En­ton­ces, de­sa­pa­re­ce.

Cual­quie­ra que ha­ya co­no­ci­do a per­so­nas que tra­ba­jan en el sec­tor fu­ne­ra­rio sa­be que es­tas per­so­nas con­vi­ven per­fec­ta­men­te con es­ta reali­dad y, mu­chas de ellas, son ca­pa­ces de ha­cer in­clu­so chis­tes so­bre ello. Los en­te­rra­do­res son fa­mo­sos, jus­ta­men­te, por su sen­ti­do del hu­mor. Lo mis­mo su­ce­de con cual­quier otro te­mor que su­pon­ga un obs­tácu­lo pa­ra vi­vir ple­na­men­te. Se­gún el fi­ló­so­fo hin­dú Jid­du Krish­na­mur­ti, “una de las cau­sas ma­yo­res del te­mor es que no que­re­mos en­fren­tar­nos a no­so­tros tal co­mo so­mos”. Cuan­do pres­ta­mos aten­ción a có­mo so­mos y sen­ti­mos, de re­pen­te, lo des­co­no­ci­do se vuel­ve co­no­ci­do y los mie­dos pier­den su fuer­za de in­ti­mi­da­ción.

El opues­to del mie­do es la con­fian­za, la ener­gía ol­vi­da­da en nues­tra for­ma mo­der­na de vi­da. Pe­ro, en la co­ne­xión en­tre las per­so­nas, es­pe­cial­men­te en­tre las fa­mi­lias, abun­da más la preo­cu­pa­ción que la con­fian­za. La preo­cu­pa­ción es­tá tan pre­sen­te en la pro­gra­ma­ción de nues­tra so­cie­dad que mu­chas per­so­nas han he­cho de ella una for­ma de que­rer. Pa­ra mu­chas pa­re­jas, amar a al­guien es preo­cu­par­se de to­do lo ma­lo que le pue­de su­ce­der, lo cual in­clu­ye des­de en­fer­me­da­des has­ta la po­si­bi­li­dad de co­no­cer a otro u otra. Sin em­bar­go, ¿es ése el amor que que­re­mos vi­vir?

Cuan­do un ni­ño es­tá ju­gan­do y sus pa­dres le gri­tan: “¡Cui­da­do, que te vas a caer!", el ni­ño aca­ba po­nién­do­se ner­vio­so y cum­ple la pro­fe­cía, lo es­tán aman­do a tra­vés de la preo­cu­pa­ción, es de­cir, de los orácu­los ne­ga­ti­vos. ¿Qué sen­ti­do tie­ne es­to? ¿Por qué uti­li­za­mos el tiem­po ha­blan­do de otras per­so­nas, de sus si­tua­cio­nes y de lo que nos preo­cu­pa res­pec­to a ellas?

¿Qué es­ta­mos ha­cien­do?

Afor­tu­na­da­men­te, te­ne­mos otra ma­ne­ra de ac­tuar, ha­blar y sen­tir. Po­de­mos ha­cer­lo di­fe­ren­te y ge­ne­rar con­fian­za. Cuan­do em­pe­ce­mos a apos­tar por la con­fian­za, que, por cier­to, es un re­cur­so ma­ra­vi­llo­so, uni­ver­sal y li­bre, adies­tra­re­mos a nues­tro entorno pa­ra que de­jen de emi­tir men­sa­jes del ti­po: “¡Ten cui­da­do!”, “¿lle­vas pa­ra­guas? Va a llo­ver…”, “no te fíes de na­die” o “pién­sa­te­lo bien an­tes de ha­cer­lo”.

Pi­da­mos que de­jen de emi­tir es­ta cla­se de men­sa­jes y los sus­ti­tu­yan por otros que trans­mi­tan con­fian­za y pro­nós­ti­cos po­si­ti­vos: “Dis­fru­ta”, “Di­viér­te­te”, “Con­fía” o “Déjate lle­var”.

Un día que le pe­día a mi ma­dre es­to mis­mo, me di­jo: “¿Pe­ro có­mo no me voy a preo­cu­par, si soy tu ma­dre?”. Ella vi­ve la preo­cu­pa­ción co­mo una for­ma de amor, así se lo en­se­ña­ron. A su mo­do de en­ten­der, si no se preo­cu­pa­ra por sus hi­jos, sig­ni­fi­ca­ría que no los ama. Lo en­tien­do y te quie­ro mu­cho, ma­má, pe­ro la ener­gía de la preo­cu­pa­ción es muy inú­til. Y, ade­más de inú­til, a me­nu­do es con­tra­pro­du­cen­te, por­que si te preo­cu­pas, po­nes ener­gía en lo que no quie­res, mien­tras que si con­fías, la po­nes en lo que SÍ quie­res.

Del li­bro “¿Y tú qué crees?”, de Eva Sandoval,

Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.