MAS­CO­TAS. Ali­men­tar al háms­ter

Hi­gie­ne y ali­men­ta­ción equi­li­bra­da son fac­to­res im­por­tan­tes en la sa­lud del háms­ter. ¿Qué le da­mos de co­mer?

Mia - - SUMARIO -

Pe­que­ño y di­ver­ti­do, el háms­ter es un ani­ma­li­to que pro­vo­ca mu­cha ter­nu­ra. Es­te pe­que­ño roe­dor ocu­pa po­co es­pa­cio y no ne­ce­si­ta de mu­chos cui­da­dos; sin em­bar­go, si adop­tás uno, te­nés que ser cons­cien­te de que jun­to con la hi­gie­ne, la ali­men­ta­ción se­rá un fac­tor im­pres­cin­di­ble pa­ra que tu nue­vo ami­go go­ce de bue­na sa­lud.

El háms­ter ne­ce­si­ta una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y ri­ca en sa­les mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y otros nu­trien­tes. Una die­ta al­ta en fi­bra y ba­ja en gra­sa se­rá muy bue­na pa­ra su or­ga­nis­mo. Las fru­tas y las ver­du­ras le ayu­da­rán a sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des de vi­ta­mi­nas, mien­tras que los ce­rea­les y las se­mi­llas cu­bri­rán los hi­dra­tos de car­bono y la fi­bra.

– Ve­ge­ta­les: ne­ce­sa­rios so­bre to­do pa­ra los roe­do­res que no to­man agua. De­be­rán te­ner una die­ta ri­ca en fru­tas y ver­du­ras pa­ra re­ci­bir el lí­qui­do que ne­ce­si­ta el or­ga­nis­mo. Se re­co­mien­dan la pa­pa, la ca­la­ba­za, el apio, la le­chu­ga, el cho­clo y el pe­pino. Res­pec­to de la fru­ta, na­ran­ja, man­za­na, pe­ra, ba­na­na y fru­tos se­cos sin sa­lar son ade­cua­dos pa­ra su die­ta.

– Ce­rea­les: la die­ta bá­si­ca se com­po­ne de se­mi­llas y ce­rea­les, que son muy ri­cos en hi­dra­tos de car­bono. Po­drás ad­mi­nis­trar a tu mas­co­ta co­pos de ave­na, so­ja, gi­ra­sol, sé­mo­la de trigo, etc.

– Pro­teí­nas: aun­que gran par­te de su ali­men­ta­ción es­tá for­ma­da por ve­ge­ta­les, es re­co­men­da­ble que to­me pro­teí­nas. En di­fe­ren­tes épo­cas del año, pue­den lle­gar a ali­men­tar­se de has­ta un 70% de ali­men­to ani­mal. Una ex­ce­len­te fuen­te de pro­teí­nas son los gu­sa­nos de ha­ri­na, un agra­da­ble bo­ca­do pa­ra es­te pe­que­ño roe­dor. Pe­ro si de­ci­dís no dar­le ali­men­to vi­vo, pue­de ob­te­ner las pro­tei­nas de la car­ne pi­ca­da de ter­ne­ra co­ci­da y ye­ma de hue­vo. A las hem­bras en pe­río­do de ges­ta­ción les ven­drá muy bien es­te ali­men­to. Por otra par­te, re­cor­dá dar­le hue­sos pa­ra mor­der, ga­lle­tas pa­ra pe­rros y pe­que­ñas por­cio­nes de yo­gur o que­so sua­ve.

Si in­cluís ali­men­tos nue­vos en su die­ta, ha­ce­lo po­co a po­co ya que el cam­bio brus­co pue­de pro­vo­car­le dia­rreas.

Re­cor­dá que los ali­men­tos prohi­bi­dos son la sal y la gra­sa, por eso no es re­co­men­da­ble que co­ma res­tos de tu co­mi­da.

El cho­co­la­te y to­do lo dul­ce le ha­cen da­ño. Otras co­mi­das in­di­ges­tas son el pe­re­jil, las ver­du­ras con­di­men­ta­das o con­ge­la­das, el apio o los po­ro­tos cru­dos. La uva, la za­naho­ria y la re­mo­la­cha en al­tas do­sis re­sul­tan muy no­ci­vas.

La co­mi­da se­ca que ven­den en las tien­das le pro­por­cio­na una die­ta equi­li­bra­da que ade­más no se po­ne en mal es­ta­do. Evi­tá guar­dar­la en lu­ga­res hú­me­dos pa­ra que no se pon­ga blan­da. Si de­ci­dís pre­pa­rar­la vos mis­ma, la­vá bien las fru­tas y ver­du­ras pa­ra evi­tar bac­te­rias y cuan­do pon­gas en su jau­la la vian­da na­tu­ral, no tar­des más de dos o tres días en re­ti­rar las so­bras.

Su or­ga­nis­mo no re­quie­re ca­si lí­qui­do, cu­bren esa ne­ce­si­dad a tra­vés de ali­men­tos con al­ta con­cen­tra­ción de lí­qui­do co­mo fru­tas y ve­ge­ta­les. Sin em­bar­go, co­lo­cá igual en su jau­la un pe­que­ño re­ci­pien­te con agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.