FENG SHUI. Erro­res muy ne­ga­ti­vos

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Aun­que lo ha­gan con es­me­ro, al­gu­nas per­so­nas im­ple­men­tan téc­ni­cas Feng Shui pe­ro, por des­co­no­ci­mien­to, ma­lin­ter­pre­ta­das. Por eso es muy fre­cuen­te en­con­trar en las vi­vien­das o lu­ga­res de tra­ba­jo fuen­tes de ener­gía no­ci­va a las cua­les se las con­si­de­ra equi­vo­ca­da­men­te fa­vo­ra­bles. La si­guien­te es una lis­ta de al­gu­nas en­con­tra­das. Acu­mu­la­ción de amu­le­tos. Mo­ne­das chi­nas, ga­tos de la for­tu­na, Bu­das en di­fe­ren­tes pos­tu­ras, fi­gu­ras de ra­nas, dra­go­nes, pi­rá­mi­des, sa­bles, ca­ba­llos y la lis­ta si­gue. No es que es­té mal co­lo­car ob­je­tos activadores pe­ro, pa­ra que sean real­men­te efec­ti­vos, tie­ne que te­ner un uso ade­cua­do. No de­be­mos abu­sar de es­tos ob­je­tos, mu­chas ve­ces ocu­rre que ni se co­no­ce el sig­ni­fi­ca­do del sím­bo­lo ni su ubi­ca­ción co­rrec­ta pa­ra ac­ti­var ener­gía po­si­ti­va. En­ton­ces, ter­mi­nan jun­tan­do pol­vo (Chi es­tan­ca­do) y per­dien­do to­do su va­lor, irra­dian­do ener­gía no­ci­va. En es­te pun­to apli­ca el me­nos es más: siem­pre se­rá un apor­te más nu­tri­ti­vo pa­ra el am­bien­te un ac­ti­va­dor de buen gus­to o su­til que un sin­fín de amu­le­tos o un adorno gro­tes­co. Plan­tas de in­te­rior con pun­tas o col­gan­tes. Las plan­tas son bien­ve­ni­das por­que dan vi­da e in­tro­du­cen el ele­men­to ma­de­ra que ac­ti­va el cre­ci­mien­to y la ex­pan­sión per­so­nal. Sin em­bar­go, hay que pres­tar mu­cha aten­ción a su es­ta­do que de­be ser vi­go­ro­so, de lo con­tra­rio, su efec­to es opues­to al desea­do, irra­dian en­fer­me­dad y fal­ta de vi­ta­li­dad. En in­te­rio­res es fre­cuen­te en­con­trar es­pe­cies de ho­jas en pun­ta, co­mo las dra­ce­nas, que so­lo de­be­rían usar­se en el ex­te­rior por­que emi­ten fle­chas en­ve­ne­na­das, al igual que las que tie­nen es­pi­nas. En ca­so de op­tar por las que tien­den a cre­cer de mo­do des­cen­den­te, ha­brá que po­dar­las con fre­cuen­cia pa­ra que su as­pec­to llo­vi­do no emi­ta un Chi ne­ga­ti­vo. Siem­pre es me­jor en in­te­rio­res ele­gir las de ho­ja re­don­dea­da y co­pa vo­lup­tuo­sa o er­gui­da. Fo­tos. Las de hi­jos que es­tén desac­tua­li­za­das o en el dor­mi­to­rio ma­tri­mo­nial re­sul­tan ne­ga­ti­vas, en cam­bio, las fa­mi­lia­res pue­den ser un ex­ce­len­te ac­ti­va­dor de la ar­mo­nía en el ho­gar, siem­pre y cuan­do irra­dien vi­ta­li­dad, ale­gría y sen­sa­ción de cre­ci­mien­to. No es bueno atra­par a los se­res que­ri­dos en el tiem­po. Ade­más, los re­tra­tos tie­nen su lu­gar es­tra­té­gi­co: nun­ca de­be­mos in­va­dir el es­pa­cio ín­ti­mo de la pa­re­ja con fo­tos de hi­jos, su lu­gar es en el Oes­te del li­ving y en la ha­bi­ta­ción de los ni­ños. Li­ving. El cen­tro de es­ta ha­bi­ta­ción es muy im­por­tan­te por­que es el que da es­ta­bi­li­dad a la ener­gía del ho­gar. Su ele­men­to es la tie­rra. Mu­chas ve­ces se lo de­ja to­tal­men­te des­pe­ja­do, con un va­cío que de­bi­li­ta el Chi vi­tal de la ca­sa. Siem­pre re­co­mien­do co­lo­car al­gu­na me­sa de for­mas cur­vas, con al­gún adorno en to­nos te­rra­co­ta y ve­las ro­jas o na­ran­jas (fue­go que nu­tre la tie­rra). El cen­tro del li­ving mo­du­la la ener­gía cir­cu­lan­te, por eso, no de­be es­tar ni va­cío ni blo­quea­do, sino on­du­la­da­men­te es­ta­ble. De­co­ra­ción. Exis­te una creen­cia po­pu­lar que aso­cia el Feng Shui con la de­co­ra­ción mi­ni­ma­lis­ta, en to­nos neu­tros, con pre­do­mi­nan­cia del blan­co y ne­gro. La con­fu­sión tal vez pro­vie­ne de un ima­gi­na­rio que evo­ca la ima­gen del Yin-Yang, del per­fec­to equi­li­brio de los opues­tos. Sin em­bar­go, una am­bien­ta­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, si no cuen­ta con las com­pen­sa­cio­nes ener­gé­ti­cas ade­cua­das, tie­ne gran pro­ba­bi­li­dad de te­ner un Chi des­nu­tri­do que no in­cen­ti­ve el cir­cui­to crea­ti­vo com­ple­to de las cin­co ener­gías ele­men­ta­les pa­ra la vi­da. Fuen­tes de agua. Son sím­bo­lo de pros­pe­ri­dad y su arru­llo es tran­qui­li­za­dor. Hay una gran va­rie­dad de mo­de­los, ta­ma­ños, pre­cios, etc. Sin em­bar­go, el agua y la fuen­te son ele­men­tos que se de­ben ma­ne­jar con cui­da­do. Por ser re­cep­ti­va, el agua re­quie­re de un man­te­ni­mien­to fre­cuen­te y una ubi­ca­ción co­rrec­ta, de lo con­tra­rio, pue­de fá­cil­men­te con­ver­tir­se en emi­so­ra de Chi co­rrup­to. Las fuen­tes de agua nun­ca van en dor­mi­to­rios, co­ci­nas o ba­ños. En los jar­di­nes tam­bién son bien­ve­ni­das, pe­ro hay que cui­dar siem­pre que el agua es­té cris­ta­li­na, no en­char­que ni sal­pi­que, cir­cu­le con fre­cuen­cia y su so­ni­do no mo­les­te.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Oficial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.