Por Dra. Nil­da R. Gr­zes­co*

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Los cua­dros gri­pa­les son mo­ne­da co­rrien­te cuan­do los fríos aso­man, y los des­con­ges­ti­vos sa­len de las far­ma­cias co­mo pan ca­lien­te. No im­por­ta que sín­to­mas tie­ne... lo que si im­por­ta es cuál de ellos ne­ce­si­ta ma­yor ven­ta.

Ca­si nun­ca nos en­fer­ma­mos de la mis­ma ma­ne­ra, de­pen­dien­do és­to de la con­di­ción de sa­lud y la predisposición a res­pon­der an­te los agen­tes ex­ter­nos y por qué no, los in­ter­nos tam­bién. Las de­fen­sas pue­den caer, sien­do con­di­ción más que su­fi­cien­te pa­ra re­cu­rrir al pri­mer com­pri­mi­do que es­té al al­can­ce, que que­dó del año pa­sa­do, o del blis­ter de an­ti­bió­ti­co que so­bró... sin sa­ber bien por qué se lo to­ma.

Es­te cua­dro abun­da en las con­sul­tas tra­di­cio­na­les una vez que los com­pri­mi­dos no ac­túan co­mo se es­pe­ra­ba. Me pre­gun­to: por qué el pa­cien­te, an­te un cua­dro gri­pal (fie­bre, con­ges­tión na­sal, tos, do­lo­res mus­cu­la­res, etc...), tien­de a au­to­me­di­car­se con an­ti­fe­bri­les y an­ti­bió­ti­cos. Por qué no se ha­brán se­gui­do prio­ri­zan­do las me­di­das hi­gié­ni­cas co­mo cuan­do se cur­so la gri­pe A, don­de el al­cohol des­apa­re­cía de los co­mer­cios igual que la cos­tum­bre de to­ser en el co­do ce­rra­do y de no con­cu­rrir a reunio­nes in­ne­ce­sa­rias, me­di­das que fue­ron muy efec­ti­vas pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción del vi­rus. La au­to­me­di­ca­ción en la co­mu­ni­dad es muy preo­cu­pan­te, ya que el en­fer­mo ni pre­gun­ta al pro­fe­sio­nal (mé­di­co o far­ma­céu­ti­co) que le acon­se­ja to­mar pa­ra su do­len­cia.

Mu­chos opi­nan que el re­me­dio alo­pá­ti­co ac­túa más rá­pi­do, en­ton­ces, se tra­ta de un te­ma de an­sie­dad, de tiem­po.

¿To­do tie­ne que ser ya? ¿Por qué no se pue­de es­pe­rar a que la na­tu­ra­le­za mis­ma re­com­pon­ga nues­tro or­ga­nis­mo? ¿Por qué nos cues­ta pen­sar lo que más nos con­vie­ne, sin agre­dir a nues­tro or­ga­nis­mo?

Es ver­dad que la ma­yo­ría es­tá con­di­cio­na­do por los pre­sen­tis­mos la­bo­ra­les, pe­ro en mu­chos otros ca­sos se da por la mis­ma an­sie­dad del pa­cien­te.

Otro te­ma es la va­cu­na an­ti­gri­pal, y mu­chos pa­cien­tes ya es­tán pre­gun­tan­do si pue­den ob­viar dár­se­la, de­bi­do a los efec­tos ad­ver­sos que ge­ne­ra en mu­chos de ellos. No son la ma­yo­ría, pe­ro son ca­da vez más, los que adop­ta­ron la me­di­ca­ción ho­meo­pá­ti­ca , y si bien, no es­tán exen­tos de te­ner sín­to­mas gri­pa­les, cuan­do apa­re­cen, és­tos son mu­cho más le­ves, de­bi­do a que sus mé­di­cos ho­meó­pa­tas in­di­can los me­di­ca­men­tos ade­cua­dos pa­ra for­ta­le­cer las “de­fen­sas” y si no, el pro­fe­sio­nal cuen­ta con un nu­tri­do bo­ti­quín eli­gien­do el re­me­dio más ade­cua­do se­gún los sín­to­mas ma­ni­fies­tos.

Tan­to en ni­ños, adul­tos y adul­tos ma­yo­res, los sín­to­mas de la gri­pe pue­den con­fun­dir­se con los de la aler­gia, so­bre to­do cuan­do cam­bia el cli­ma. El re­me­dio ho­meo­pá­ti­co nun­ca ge­ne­ra efec­tos ad­ver­sos, ayu­dan­do a re­cu­pe­rar la sa­lud a tra­vés de la na­tu­ra­le­za mis­ma.

*Mé­di­ca clí­ni­ca, ho­meó­pa­ta y do­cen­te de la Aso­cia­ción Mé­di­ca

Ho­meo­pá­ti­ca Ar­gen­ti­na (www.am­ha.org.ar)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.