Siem­pre se PUE­DE CAM­BIAR

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Eva Sandoval

Es­ta pre­gun­ta nos la ha­ce­mos a me­nu­do cuan­do nos sen­ti­mos en cri­sis y ne­ce­si­ta­mos pa­sar a otra eta­pa: “¿es aho­ra el mo­men­to o ha­bría que es­pe­rar a otro más pro­pi­cio?”, “¿no voy a pre­ci­pi­tar­me?”, “¿y si es­pe­ro un po­co a ver qué pa­sa?”.

A me­di­da que co­nec­ta­mos con nues­tro in­te­rior, po­de­mos in­ter­pre­tar me­jor las se­ña­les de nues­tro co­ra­zón. Lo ha­cías en tu in­fan­cia, ¿re­cuer­das? Si te abu­rrías de ju­gar con al­go o con al­guien, ¿qué ha­cías? No te que­da­bas ahí di­cien­do: “es­to no me gus­ta na­da, pe­ro, co­mo es lo que to­ca, me voy a que­dar co­mo es­toy, aun­que me amar­gue la vi­da”.

En lu­gar de se­guir ese men­sa­je de­rro­tis­ta, cam­bia­bas na­tu­ral­men­te y bus­ca­bas al­go más di­ver­ti­do. Eso era se­guir al co­ra­zón. En cam­bio, si aho­ra es­tás con al­guien con quien te abu­rres o en un lu­gar que no quie­res, te que­das ahí por­que es lo que se tie­ne que ha­cer, lo que to­ca. Pue­de que te ex­cu­ses di­cien­do que “ya no so­mos ni­ños” o que “es­to ya no es un jue­go” y lo que en reali­dad es­tás ha­cien­do, es ir en con­tra del cam­bio na­tu­ral.

De pe­que­ños nos en­se­ñan a com­por­tar­nos se­gún lo que los adul­tos en­tien­den co­mo buen com­por­ta­mien­to: có­mo sen­tar­nos, có­mo co­mer, có­mo leer, etc. Pe­ro no nos en­se­ñan a com­pren­der­nos, a amar­nos, a li­be­rar­nos ni a se­guir las se­ña­les de nues­tro co­ra­zón por­que ellos tam­po­co sa­ben có­mo ha­cer­lo. Siem­pre nos di­cen que hay que usar la ca­be­za, pen­sar­lo to­do dos ve­ces, con­tar has­ta diez an­tes de to­mar una decisión, etc. ¡Cual­quier co­sa me­nos es­cu­char al co­ra­zón! Por eso po­de­mos ha­ber ol­vi­da­do có­mo es­cu­char­lo. To­mar cons­cien­cia de ello, nos da la opor­tu­ni­dad de re­cor­dar­lo aho­ra.

Es­cu­char nues­tros de­seos más pro­fun­dos, en­con­trar nues­tra pa­sión, la pro­pia vo­ca­ción, es nues­tro co­me­ti­do vi­tal. La vi­da nos in­vi­ta a in­ter­pre­tar sus se­ña­les, a se­guir al co­ra­zón, a nues­tra in­tui­ción. Nos in­vi­ta a co­no­cer­nos. Hay pre­gun­tas que po­de­mos ha­cer­nos pa­ra ha­llar nues­tro ca­mino en­tre la nie­bla: “¿a qué le tie­nes mie­do?”, “¿qué no te atre­ves a ha­cer?”, “¿qué te mo­les­ta de esa per­so­na?”, “¿a quién no aguan­tas?”, “¿qué es lo que te en­fa­da?”. Esa cla­se de pre­gun­tas son un pri­mer pa­so pa­ra des­per­tar cuan­do es­ta­mos muy des­co­nec­ta­dos de nues­tro po­der per­so­nal. Las se­ña­les que nos man­da la vi­da son nues­tros maes­tros, nues­tros guías en la ru­ta ha­cia nues­tras me­tas. Cuan­do las se­gui­mos, es­tas in­di­ca­cio­nes em­pie­zan a vol­ver­se más su­ti­les e in­te­rio­res, has­ta que po­de­mos ca­mi­nar al pa­so que mar­ca nues­tro co­ra­zón y vi­vir la vi­da que de­sea­mos en to­do mo­men­to. No im­por­ta si vi­ves la vi­da con mie­do o sin él, por­que, si ver­da­de­ra­men­te la Vi­ves, el mie­do des­apa­re­ce­rá.

Siem­pre es el mo­men­to pa­ra cam­biar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.