Nun­ca es tar­de pa­ra ENAMO­RAR­TE

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por Va­le­ria Scha­pi­ra*

Ca­da vez vi­vi­mos más años y la vi­da tam­bién nos ofre­ce re­van­chas en ma­te­ria sen­ti­men­tal. Sin em­bar­go, mu­chas per­so­nas que han pa­sa­do los 40, sien­ten que ya es tar­de pa­ra en­con­trar el amor. En es­ta no­ta te con­ta­mos por­qué siem­pre se es­tá a tiem­po pa­ra ha­llar al com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal con que se sue­ña, si se en­tien­de que la ju­ven­tud es más una cues­tión de ac­ti­tud que de años.

El prin­ci­pal enemi­go de quie­nes desean vol­ver a te­ner una re­la­ción pa­re­ja sue­le ser su pro­pio pre­jui­cio.

Quien se ha se­pa­ra­do o en­viu­da­do des­pués de una re­la­ción lar­ga, sue­le sen­tir­se co­mo “sa­po de otro po­zo” en ma­te­ria de ci­tas. Los lu­ga­res noc­tur­nos, las pre­sen­ta­cio­nes de “ami­gos de ami­gos” pa­re­cen no ser acep­ta­dos ma­yo­ri­ta­ria­men­te des­pués de una de­ter­mi­na­da edad.

Es im­por­tan­te ex­plo­rar nue­vos lu­ga­res en los que prac­ti­car ac­ti­vi­da­des in­te­lec­tua­les o de­por­ti­vas con per­so­nas afi­nes o si­tios de ci­tas en los que hay mu­chas otras per­so­nas en la mis­ma si­tua­ción sen­ti­men­tal.

Mu­chas mu­je­res ase­gu­ran que “ya no hay hom­bres”. Es­ta afir­ma­ción só­lo sir­ve pa­ra ce­rrar­se puer­tas, hay in­fi­ni­dad de per­so­nas bus­can­do el amor y las po­si­bi­li­da­des de en­cuen­tro son in­fi­ni­tas.

Los pri­me­ros pa­sos pa­ra abrir las puer­tas a un en­cuen­tro son qui­tar­se el chip de la ca­ren­cia y sen­tir­se me­re­ce­do­ras de bue­nos víncu­los. “El amor no tie­ne edad” ase­gu­ra más de un ter­cio de quie­nes res­pon­die­ron a una en­cues­ta de Match.com. Los hom­bres, en un 42%, ase­gu­ra­ron que la edad no es un fil­tro a la ho­ra de cons­truir una pa­re­ja.

Las im­po­si­bi­li­da­des in­ter­nas sue­len te­ner más pe­so que las ex­ter­nas y es bueno tra­ba­jar los pro­pios te­mo­res y cár­ce­les men­ta­les. “Sen­tir­se vie­jo” no es al­go que ten­ga que ver con la edad cro­no­ló­gi­ca sino con có­mo se sien­te ca­da quien con su pro­pia vi­da y ex­pe­rien­cias. Hay per­so­nas que se sien­ten can­sa­das a los 30 y otras que se per­ci­ben – y ac­túan en con­so­nan­cia – muy vi­ta­les a los 70. La ju­ven­tud es un es­ta­do men­tal y aními­co.

Es bueno to­mar dis­tan­cia de la glo­ri­fi­ca­ción de la ju­ven­tud que se ha­ce en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. La vi­da nos brin­da en­se­ñan­zas a ca­da edad y mu­chas ve­ces un amor que lle­ga en la ma­du­rez pue­de ser mu­cho más nu­tri­ti­vo que el que na­ce cuan­do aún no se tie­ne tan­ta ex­pe­rien­cia de vi­da.

Un amor ma­du­ro sue­le ser más rea­lis­ta y me­nos de­man­dan­te.

Siem­pre se es­tá a tiem­po de en­con­trar a un com­pa­ñe­ro de vi­da com­pa­ti­ble con nues­tra per­so­na­li­dad y es­ti­lo de vi­da. La po­si­bi­li­dad de bus­car una pa­re­ja on­li­ne abre el ho­ri­zon­te a mu­chos en­cuen­tros.

Más de la mi­tad de quie­nes bus­ca enamo­rar­se usan­do co­mo puen­te a las re­des en Amé­ri­ca La­ti­na su­pera los 35 años y va has­ta los 55 años. Es im­por­tan­te aban­do­nar la zo­na de con­fort y sa­lir en la bús­que­da de lo que se de­sea. Te­ner una ac­ti­tud proac­ti­va, en­fren­tar­se a los pro­pios te­mo­res y atre­ver­se a cons­truir un víncu­lo nue­vo con al­guien po­si­ble. Un buen amor.

*pa­ra Match.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.