Tea­tro PIEL DE JU­DAS

Su­sa­na Gi­mé­nez bri­lla co­mo nun­ca en la ca­lle Co­rrien­tes

Mia - - ECLIPSE DEL CORAZÓN -

Sa­la: Lo­la Mem­bri­ves (Co­rrien­tes 1280, Ca­ba). Di­rec­ción: Ar­tu­ro Puig. In­tér­pre­tes: Su­sa­na Gi­mé­nez, An­to­nio Gri­mau, Mó­ni­ca An­to­nó­pu­los, Al­ber­to Fer­nán­dez De Ro­sa, Mar­ce­lo Se­rre, Goly Tri­lli y Da­vid Ma­saj­nik. Fun­cio­nes: de miér­co­les a vier­nes a las 20.30. Sá­ba­dos a las 20 y 22.30. Do­min­gos a las 19.

En me­dio de la es­ce­no­gra­fía fun­cio­nal y fas­tuo­sa de Al­ber­to Ne­grín, apa­re­ce la fi­gu­ra de Su­sa­na Gi­mé­nez y el aplau­so es es­pon­tá­neo y fer­vo­ro­so. Es pa­ra ella, pa­ra la di­va, pa­ra es­ta mu­jer que el gran pú­bli­co apren­dió a que­rer por te­le­vi­sión y que aho­ra tie­ne la suer­te de ver en un es­ce­na­rio. La que lo­gra lle­nar la sa­la del tea­tro Lo­la Mem­bri­ves cual­quier día de la se­ma­na. Pe­ro más allá de es­ta Su­sa­na, cu­ya per­so­na su­pera a su per­so­na­je, es­tá el en­can­to de es­ta co­me­dia de en­re­dos que pa­re­ce ha­ber si­do es­cri­ta es­pe­cial­men­te pa­ra ella. Su Ma­rion es de­sen­fa­da­da, li­bre, un po­co bo­ca su­cia, di­ver­ti­da y as­tu­ta, pe­ro a la vez al­go in­ge­nua, igual que ella. (Las fa­mo­sas per­li­tas de su pro­gra­ma la mos­tra­ban tal cual es).El pú­bli­co no pue­de se­pa­rar una de la otra, aplau­de a las dos y ad­mi­ra a las dos, aún cuan­do el per­so­na­je sos­tie­ne: "Yo no soy na­die, no exis­to. Es­toy a la som­bra de mi ma­ri­do". Al­go que na­da tie­ne que ver con la Su­sa­na per­so­na. El ves­tua­rio fue muy bien ele­gi­do pa­ra su Ma­rion y sus com­pa­ñe­ros de elenco. La pie­za de los fran­ce­ses, Pie­rre Ba­ri­llet y Jean Pie­rre Grédy, fue adap­ta­da y tra­du­ci­da por Fer­nan­do Mas­llo­rens y Fe­de­ri­co González del Pino, con los gui­ños y gi­ros idio­má­ti­cos ne­ce­sa­rios pa­ra el lu­ci­mien­to de Su­sa­na y tam­bién de sus com­pa­ñe­ros. An­to­nio Gri­mau y Mó­ni­ca An­to­nó­pu­los, en ese or­den, tie­nen a su car­go los otros dos per­so­na­jes agra­cia­dos, aun­que el li­bro per­mi­te el lu­ci­mien­to de to­dos y las ac­tua­cio­nes tra­du­cen la bue­na di­rec­ción de Ar­tu­ro Puig, quien en ca­da pues­ta se su­pera a sí mis­mo. En el final, el pú­bli­co aplau­de de pie a una Su­sa­na Gi­mé­nez que es­te año no hi­zo te­le­vi­sión pa­ra bri­llar co­mo nun­ca en la ca­lle Co­rrien­tes, co­mo lo es­tá ha­cien­do. Una co­me­dia bri­llan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.