CANDIDATAS. Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y sus pro­pues­tas pa­ra ga­nar Bue­nos Ai­res

Ma­ría Eu­ge­nia Vidal es­tá en ple­na cam­pa­ña en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. El Pro y Mau­ri­cio Ma­cri creen que ha­brá un an­tes y un des­pués en la his­to­ria del ma­yor dis­tri­to ar­gen­tino si ella ga­na. Mien­tras tan­to, los ciu­da­da­nos del co­nur­bano y el cam­po recl

Mia - - SUMARIO - Por Nancy Bu­llo­ri­ni

– ¿Qué rol de­be cum­plir el Es­ta­do en el mar­co de la ges­tión que pien­sa desa­rro­llar en la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res?

– Des­de ha­ce un tiem­po re­co­rro la pro­vin­cia y, en ca­da ciu­dad que vi­si­to, en­cuen­tro gru­pos de ve­ci­nos tra­ba­jan­do jun­tos pa­ra me­jo­rar el lu­gar en el que vi­ven, bom­be­ros vo­lun­ta­rios, ve­ci­nos que lle­van ade­lan­te co­me­do­res co­mu­ni­ta­rios y gru­pos de pa­dres en coope­ra­do­ras es­co­la­res y clu­bes de ba­rrios. Es ins­pi­ra­dor ver la so­li­da­ri­dad y el es­fuer­zo que rea­li­zan pa­ra sa­lir jun­tos ade­lan­te y siem­pre pien­so en lo que po­drían ha­cer si el Es­ta­do los acom­pa­ña­se. Nues­tra gen­te ne­ce­si­ta el apo­yo de una pro­vin­cia con un Es­ta­do orien­ta­do a ge­ne­rar las trans­for­ma­cio­nes que me­jo­ren la ca­li­dad de vi­da, pro­mue­van el de­sa­rro­llo y la lle­ga­da de más in­ver-

sio­nes. En es­te sen­ti­do, las gran­des deu­das del Es­ta­do pro­vin­cial son la se­gu­ri­dad, la sa­lud, la educación y la in­fra­es­truc­tu­ra. In­sis­to, creo en un rol ac­ti­vo del Es­ta­do co­mo co­mo ge­ne­ra­dor de opor­tu­ni­da­des.

– ¿Có­mo abor­da­rá las pro­ble­má­ti­cas del cam­po des­de los ca­mi­nos ru­ra­les, al trans­por­te y el de­sa­rro­llo de la pro­duc­ción?

– Cien­tos de mi­les de per­so­nas pro­du­cen en el cam­po a lo lar­go y an­cho de nues­tro país pa­ra abas­te­cer­nos y ex­por­tar al mun­do, in­clu­so a pe­sar de las tra­bas y car­gas im­po­si­ti­vas que vie­nen su­frien­do des­de ha­ce años por par­te del Es­ta­do. Ne­ce­si­ta­mos im­ple­men­tar una po­lí­ti­ca in­te­gral que per­mi­ta tan­to al pe­que­ño co­mo gran pro­duc­tor tra­ba­jar me­jor su tie­rra, ge­ne­rar más em­pleo y agre­gar va­lor a nues­tro país. Por eso, jun­to a la Fun­da­ción Pen­sar, ela­bo­ra­mos 13 pro­pues­tas pa­ra el de­sa­rro­llo del sec­tor agroin­dus­trial que con­tem­plan me­di­das co­mo la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes y re­gis­tros de ope­ra­cio­nes pa­ra ex­por­ta­ción, el me­jo­ra­mien­to de ru­tas y ca­mi­nos ru­ra­les, la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra, la sim­pli­fi­ca­ción del es­que­ma im­po­si­ti­vo, el fo­men­to a los sub­si­dios y cré­di­tos de mo­do trans­pa­ren­te y, so­bre to­do, man­te­ner el diá­lo­go con las en­ti­da­des. Te­ne­mos las me­jo­res tie­rras y gen­te con ga­nas de tra­ba­jar y pro­gre­sar, só­lo se ne­ce­si­ta un Es­ta­do que apo­ye es­tas ga­nas de cre­cer.

– ¿Con­ti­nua­rá el fi­nan­cia­mien­to del Ba­pro y la tar­je­ta Cam­po?

– Sí. El BA­PRO tie­ne co­mo una de sus prin­ci­pa­les fun­cio­nes brin­dar cré­di­tos pa­ra desa­rro­llar las pro­duc­cio­nes de la pro­vin­cia. Sin em­bar­go, sa­be­mos que hoy las ta­sas son prohi­bi­ti­vas, pa­ra que el sec­tor pue­da cre­cer es ne­ce­sa­rio im­pul­sar cré­di­tos que sean ac­ce­si­bles. Ac­tual­men­te, es­ta­mos es­tu­dian­do la po­si­bi­li­dad de im­ple­men­tar una lí­nea de cré­di­to a va­lor pro­duc­to pa­ra que el pro­duc­tor pue­da en­deu­dar­se en ki­los de ce­real, olea­gi­no­sas o car­ne, por ejem­plo.

– ¿Qué me­di­das po­lí­ti­cas con­cre­tas con­si­de­ra que de­be po­ner en mar­cha la nue­va go­ber­na­ción en ma­te­ria de nar­co­trá­fi­co, se­gu­ri­dad y po­li­cía en el co­nur­bano?

– Cla­ra­men­te, la peor he­ren­cia que de­ja es­ta ad­mi­nis­tra­ción es la se­gu­ri­dad. En es­tos años, pa­sa­mos por más de 10 pla­nes de se­gu­ri­dad, cam­bios de mi­nis­tros e in­clu­si­ve una emer­gen­cia, pe­ro si ve­mos los nú­me­ros reales, no­ta­re­mos que a pe­sar de to­do es­to, los de­li­tos no só­lo no se re­du­je­ron sino que au­men­ta­ron un 34,1% des­de 2007. Pa­ra cam­biar es­ta si­tua­ción, pri­me­ro hay que im­ple­men­tar lo que hoy le fal­ta a la pro­vin­cia: una es­tra­te­gia que con­ten­ga ob­je­ti­vos, in­di­ca­do­res y me­tas, pro­gra­mas so­cia­les, in­fra­es­truc­tu­ra y mo­der­ni­za­ción po­li­cial. So­bre es­to úl­ti­mo hay que tra­ba­jar mu­cho. Se de­be re­com­po­ner la ca­de­na de man­do, im­ple­men­tar sis­te­mas fia­bles de con­trol de ges­tión, es­ta­dís­ti­cas cri­mi­na­les y ma­peo del de­li­to. Es­to ser­vi­rá pa­ra iden­ti­fi­car el ac­cio­nar de­lic­ti­vo, pe­ro tam­bién pa­ra de­tec­tar y per­se­guir la co­rrup­ción po­li­cial. Hay que avan­zar ha­cia un mo­de­lo po­li­cial mo­derno, proac­ti­vo y co­mu­ni­ta­rio, co­mo ha­ce­mos en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Hay que vol­ver a te­ner po­li­cías que tra­ba­jen de po­li­cías, con con­di­cio­nes de tra­ba­jo y sa­la­rios dig­nos y equi­pa­mien­to más mo­derno. Es­toy con­ven­ci­da de que la se­gu­ri­dad de­be ser la prio­ri­dad.

– ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les obras de in­fra­es­truc­tu­ra en el co­nur­bano que de­be en­ca­rar el Go­bierno de la pro­vin­cia en for­ma ur­gen­te?

– La Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res tie­ne gra­ves pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ra, los peo­res son los vin­cu­la­dos con los ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos, la red vial, vi­vien­da e in­fra­es­truc­tu­ra hi­dráu­li­ca. En Bue­nos Ai­res vi­ve apro­xi­ma­da­men­te un 40% de la po­bla­ción na­cio­nal y los pro­ble­mas de vi­vien­da se con­cen­tran con ma­yor gra­ve­dad en el área me­tro­po­li­ta­na. En ma­te­ria de ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos, es in­com­pren­si­ble que aún en­con­tre­mos mu­ni­ci­pios co­mo Jo­sé C. Paz, don­de un 94% de los ho­ga­res no tie­ne cloa­cas y un 51% no cuen­ta con gas de red. Es­to nos di­ce que los re­cur­sos no se es­tán des­ti­nan­do a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la gen­te. En cuan­to a la red vial, un 70% aún es­tá com­pues­to por ru­tas de tie­rra por don­de sa­le la pro­duc­ción de nues­tros cam­pos. Sin em­bar­go, cuan­do llue­ve, es­tos ca­mi­nos son mu­chas ve­ces im­po­si­bles de tran­si­tar. Las ru­tas que sí es­tán as­fal­ta­das, evi­den­cian un gra­do tal de de­te­rio­ro que quie­nes las tran­si­tan, arries­gan su vi­da. Es­tos cos­tos que se agre­gan al trans­por­te tam-

“La peor he­ren­cia que de­ja es­ta ad­mi­nis­tra­ción es la fal­ta desegu­ri­dad”

“La pro­ble­má­ti­ca del abor­to de­be ser tra­ta­da des­de el pun­to de vis­ta de la pre­ven­ción”

bién ge­ne­ran in­fla­ción y re­du­cen com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tros pro­duc­tos. Por úl­ti­mo, de­be­mos rea­li­zar obras pa­ra que no se inun­de ca­da vez que llue­ve. Lo que ocu­rrió en La Pla­ta, en 2013, las inun­da­cio­nes en zo­na sur y oes­te, du­ran­te el año pa­sa­do, son una mues­tra cla­ra de que no se in­vir­tió en obra hi­dráu­li­ca.

– Hay dos te­mas sen­si­bles, con los cua­les la pro­vin­cia to­da­vía pa­re­ce es­tar en deu­da: sa­lud y educación pú­bli­ca: ¿qué va ha­cer si lle­ga la go­bierno con ellos?

– La es­cue­la tie­ne que ser el lu­gar don­de se igua­len las opor­tu­ni­da­des, don­de los chi­cos ad­quie­ren las ha­bi­li­da­des pa­ra sa­lir al mun­do de hoy. Por eso, es tan im­por­tan­te que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo sea in­clu­si­vo y de ca­li­dad. Hoy, en nues­tra pro­vin­cia, la mi­tad de los chi­cos no ter­mi­na el se­cun­da­rio y los que ter­mi­nan no tie­nen las he­rra­mien­tas que ne­ce­si­tan pa­ra te­ner tra­ba­jo. Hay que vol­ver a ge­ne­rar es­tí­mu­los pa­ra pa­ra va­yan a la es­cue­la no so­la­men­te a co­mer. Si si­gue ha­bien­do se­me­jan­te de­ser­ción es­co­lar, es­ta­mos re­ga­lán­do­le can­cha a la ex­clu­sión y la po­bre­za. En la Ciu­dad he­mos re­ver­ti­do la de­ca­den­cia de la educación pú­bli­ca y hoy se ano­tan más per­so­nas en las es­cue­las pú­bli­cas que en las pri­va­das des­pués de 10 años. Tam­bién es fun­da­men­tal con­tar con un sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca de ca­li­dad que ga­ran­ti­ce el bie­nes­tar de to­das las per­so­nas. Los hos­pi­ta­les de la pro­vin­cia no cuen­tan con los in­su­mos ni la in­fra­es­truc­tu­ra apro­pia­da pa­ra aten­der a los bo­nae­ren­ses co­mo se me­re­cen, por eso, los hos­pi­ta­les por­te­ños re­ci­ben a mi­les de bo­nae­ren­ses que eli­gen via­jar pa­ra aten­der­se por cues­tio­nes que no son de al­ta com­ple­ji­dad y po­drían ha­cer­lo cer­ca de sus ho­ga­res. Los ve­ci­nos de la pro­vin­cia pue­den te­ner un ser­vi­cio de sa­lud de ca­li­dad, so­lo se ne­ce­si­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra des­ti­nar los re­cur­sos a don­de ver­da­de­ra­men­te se ne­ce­si­tan, cer­ca de las ne­ce­si­da­des de la gen­te.

– Los re­cien­tes fe­mi­ci­dios han desata­do un fuer­te re­cla­mo en torno a la le­gis­la­ción y el tra­ta­mien­to de la vio­len­cia de gé­ne­ro. ¿Qué me­di­das hay que to­mar?

– La vio­len­cia de gé­ne­ro es es­truc­tu­ral y se vi­si­bi­li­za en los ca­sos ex­tre­mos que lle­gan a la Jus­ti­cia o a los me­dios, mien­tras tan­tos otros no sa­len a la luz. Des­de el Es­ta­do, nues­tro de­ber es con­cien­ti­zar a la so­cie­dad pa­ra que to­dos asu­ma­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­mo­ver la igual­dad de gé­ne­ro, sea mo­vi­li­zán­do­nos en con­tra de los fe­mi­ci­dios has­ta re­co­no­cien­do el de­re­cho a igual re­mu­ne­ra­ción por igual ta­rea rea­li­za­da pa­ra am­bos se­xos. En la Ciu­dad tra­ba­ja­mos fuer­te­men­te des­de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Mu­jer pa­ra pro­mo­ver la igual­dad de gé­ne­ro y asis­tir a las víc­ti­mas de mal­tra­tos. Con­ta­mos con una lí­nea gra­tui­ta aten­di­da por pro­fe­sio­na­les las 24 ho­ras, los 365 días del año. Im­pul­sa­mos ho­ga­res y cen­tros de la mu­jer don­de se ofre­ce aten­ción psi­co­ló­gi­ca, ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co y alo­ja­mien­to, en los ca­sos que es ne­ce­sa­rio. Tam­bién pro­mo­ve­mos cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción y pre­ven­ción so­bre la vio­len­cia de gé­ne­ro e igual­dad de tra­to. Eso es lo que va­mos a ha­cer en la Pro­vin­cia.

– ¿Qué pos­tu­ra tie­ne con res­pec­to al abor­to y qué va a ha­cer?

– Creo que des­de el pun­to de vis­ta bio­ló­gi­co, pe­ro tam­bién le­gal, hay vi­da des­de la con­cep­ción. A pe­sar de es­to, en­tien­do que hay ca­sos com­ple­jos que ne­ce­si­tan un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co. La pro­ble­má­ti­ca del abor­to de­be ser tra­ta­da des­de el pun­to de vis­ta de la pre­ven­ción y el Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción de es­tar pre­sen­te en tér­mi­nos de información, educación y ac­ce­sos a tra­ta­mien­tos an­ti­con­cep­ti­vos.

– Si bien la pre­sen­cia de las mu­je­res en la po­lí­ti­ca re­sul­ta ca­da vez ma­yor, el nú­me­ro de candidatas fe­me­ni­nas en re­la­ción con­ti­núa sien­do mu­cho me­nor. ¿Con­si­de­ra que si­guen exis­tien­do ac­ti­tu­des dis­cri­mi­na­to­rias de sus pa­res mas­cu­li­nos?

– Creo que per­sis­ten de­sigual­da­des de gé­ne­ro en to­dos los ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les. Sin per­jui­cio de es­to, creo que ca­da vez hay más mu­je­res que se acer­can al mun­do de la po­lí­ti­ca y ocu­pan car­gos de ma­yor re­le­van­cia.

– ¿Es­ti­ma que las mu­je­res con car­gos pú­bli­cos tien­den a mas­cu­li­ni­zar­se, adop­tan­do ac­ti­tu­des y es­té­ti­cas pa­ra lo­grar ma­yor res­pe­to o, en cam­bio, pre­fie­ren es­co­ger un mo­de­lo fe­me­nino tra­di­cio­nal­men­te más es­pe­ra­ble?

– Creo que los estilos de li­de­raz­go tie­nen más que ver con las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da per­so­na y no ne­ce­sa­ria­men­te con su gé­ne­ro. Tan­to va­ro­nes co­mo mu­je­res pue­den te­ner estilos de con­duc­ción po­lí­ti­ca que fo­ca­li­cen en el con­sen­so y el diá­lo­go, tra­di­cio­nal­men­te pen­sa­dos co­mo atri­bu­tos fe­me­ni­nos, o adop­tar ac­ti­tu­des más com­ba­ti­vas ge­ne­ral­men­te aso­cia­das a la mas­cu­li­ni­dad. Nue­va­men­te, en mi opi­nión, es­to tie­ne que ver con la per­so­na­li­dad de ca­da uno y la ma­ne­ra de asu­mir su li­de­raz­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.