HI­JOS. Ten­den­cias en crian­za ba­jo la lu­pa de un maes­tro pe­dia­tra

Te­ta y bra­zos sin lí­mi­tes, hi­jos y pa­dres dur­mien­do en la ca­ma ma­tri­mo­nial, que co­ma lo que quie­ra: las ac­tua­les co­rrien­tes de crian­za avan­za­ron cuan­do aun no se ha­bían ter­mi­na­do de dis­cu­tir los cas­ti­gos. Sin du­da, cam­bió la cul­tu­ra y los pa­dres y eso lo

Mia - - SUMARIO -

Ade­más de la in­fi­ni­ta can­ti­dad de ni­ños a los que acom­pa­ñó a cre­cer en su con­sul­to­rio, el Dr. Jor­ge Cé­sar Mar­tí­nez tu­vo otro hi­jo que aca­ba de cum­plir 25 años: su li­bro “El increíble mun­do del re­cién na­ci­do”, re­edi­ta­do y ac­tua­li­za­do es­te año, por 8ª vez. En to­do es­te lar­go tiem­po de prac­ti­ca de la pue­ri­cul­tu­ra, la pe­dia­tría y la neo­na­to­lo­gía (ver re­cua­dro), el Dr. Mar­ti­nez ha vis­to pa­sar el “no” y “sí mi­li­tan­te” a la lac­tan­cia ma­ter­na, dar de ma­mar 3 me­ses a 1 año y me­dio co­mo pide la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, ma­dres que no tra­ba­ja­ban a las cul­po­sas por mu­chas ho­ras fue­ra del ho­gar, pa­dres des­co­no­ci­dos a hom­bres que van con sus ni­ños a la con­sul­ta pe­diá­tri­ca. En los úl­ti­mos 25 años fue­ron mu­chas las ten­den­cias que se im­pu­sie­ron y las que se des­te­rra­ron pa­ra siem­pre en la crian­za de los hi­jos du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da.

¡Me vuel­ven lo­ca!

En el úl­ti­mo tiem­po y des­de las re­des so­cia­les, mu­chas ma­dres fa­mo­sas sa­lie­ron en de­fen­sa del co­le­cho y la crian­za de ape­go: si to­da­vía no sa­bés de ellas, te con­ta­mos qué son en re­cua­dros apar­te en es­ta no­ta. Aho­ra, es­tá lle­gan­do des­de el mun­do el baby-led wea­ning (BLW), al­go así co­mo des­te­te di­ri­gi­do por el be­bé. Mien­tras mu­chas ma­más pri­me­ri­zas se de­ba­ten con las gran­des pri­me­ras du­das, les lle­gan es­tos bom­bar­deos me­diá­ti­cos:

“¡tu be­bé tie­ne que dor­mir con vos!”, “¡ojo!, si el be­bé duer­me con vos pue­de su­frir muer­te sú­bi­ta”, “al­za­lo to­do lo que quie­ra y te­ta a de­man­da es lo me­jor”, “si no lo deste­tas a tiem­po va a ser

un de­pen­dien­te”. Por eso, pa­ra mu­chas ma­más, el pri­mer año de vi­da del be­bé es un ca­mino a la lo­cu­ra sin re­torno.

Na­da me­jor, en­ton­ces, que con­sul­tar al Dr. Mar­tí­nez so­bre las nue­vas y vie­jas ten­den­cias, lo que pa­só y lo que pa­sa en su con­sul­to­rio, los con­flic­tos de ayer y lo que que­dan por re­sol­ver hoy.

- ¿Qué opi­na y que pro­po­ne cuan­do las ma­más lle­gan al con­sul­to­rio con las nue­vas co­rrien­tes?

- La cien­cia de ser pa­dres es tan an­ti­gua co­mo la hu­ma­ni­dad mis­ma. Mu­chas ve­ces, cre­yen­do de co­ra­zón que ayu­da­mos, sin que­rer im­po­ne­mos for­mas de crian­za y de con­tac­to con los hi­jos que pue­den no coin­ci­dir con la que la ma­dre se sien­te có­mo­da y con­fia­da. Si le im­po­ne­mos al­go con mu­cha o exa­ge­ra­da ener­gía, ha­re­mos sen­tir mal a quien no coin­ci­de con ella: “¿es­ta­ré

ha­cien­do las co­sas mal?”, so­lo lo­gra­re­mos ha­cer du­dar a al­guien so­bre có­mo tra­tar a lo más gran­de que ha he­cho

en su vi­da, su hi­jo. Ca­da ma­má es úni­ca, ca­da be­bé es úni­co. Mi pro­fe­sión de mé­di­co pe­dia­tra y neo­na­tó­lo­go me ha da­do el pri­vi­le­gio de es­tar pre­sen­te en la vi­da de un pe­que­ño ser hu­mano cuan­do co­mien­za y ma­ra­vi­llar­me con su cre­ci­mien­to y su es­pe­cial mi­ra­da del mun­do. Pe­ro tam­bién he te­ni­do el pri­vi­le­gio de acom­pa­ñar a se­res hu­ma­nos in­creí­bles y apren­der y mu­cho de ellos: ¡las ma­dres! Cuan­do una mu­jer se trans­for­ma en ma­dre, ade­más de la ma­gia de pro­du­cir vi­da, ini­cia un via­je ha­cia el co­ra­zón que re­vo­lu­cio­na­rá su vi­da. To­das las ma­dres sien­ten ese sen­ti­mien­to pro­fun­do y apa­sio­na­do de amor a sus hi­jos, lo que es di­fe­ren­te, es la for­ma de ex­pre­sar­lo. De­be­mos ofre­cer­les su­ge­ren­cias acer­ca de lo que los “ex­per­tos” cree­mos de­bie­ra ser la crian­za de su hi­jo, pe­ro ella y su be­bé pue­den to­mar­las o no, eso sí, yo siem­pre y en­fa­ti­zo que no se van a equi­vo­car y ¿sa­ben por qué?: por­que la decisión la es­tán to­man­do con el co­ra­zón.

-¿Pue­de ac­tuar igual con las pri­me­ri­zas, más in­se­gu­ras y que re­cla­man ma­yo­res cer­te­zas?

- En las con­sul­tas pre-na­ta­les, cuan­do la ma­má em­ba­ra­za­da es­tá vi­vien­do ese ma­ra­vi­llo­so mo­men­to en el que es­tá evi­den­te­men­te re­co­rrien­do su vi­da in­te­rior, char­la­mos y mu­cho de

qué ma­má quie­re ser, qué du­das y te­mo­res tie­ne, qué pien­sa de las nue­vas pro­pues­tas de crian­za, pe­ro le re­afir­mo que aun­que sea pri­me­ri­za, de­be re­co­no­cer­se co­mo la que me­jor va a en­ten­der a su hi­jo, por­que con él va a crear ese len­gua­je uni­ver­sal y úni­co, ese que no se es­cu­cha con los oí­dos sino con el co­ra­zón. Les cuen­to có­mo el be­bé vi­ve en el útero abra­za­do 9 me­ses por su ma­dre pa­ra que com­pren­dan que, en la tran­si­ción a la vi­da ex­tra­ute­ri­na, los bra­zos de su ma­dre le trans­mi­ti­rán se­gu­ri­dad y se­gui­rá sin­tien­do ese la­ti­do del co­ra­zón que tan­to lo tran­qui­li­za. La vi­da del be­bé an­tes de na­cer es un mo­vi­mien­to cons­tan­te, aún al dor­mir su ma­dre, los mo­vi­mien­tos res­pi­ra­to­rios que rea­li­za son trans­mi­ti­dos al lí­qui­do am­nió­ti­co que ro­dea al be­bé y es­te con­ti­núa mo­vién­do­se y abra­zán­do­se aca­ri­cia­do por el lí­qui­do. Su cuer­pi­to, una vez na­ci­do, de­ja de re­ci­bir to­das es­tas es­ti­mu­la­cio­nes, que son las que mu­chas ve­ces re­cla­ma el be­bé y lo­gra en­con­trar al ser le­van­ta­do y abra­za­do. Si ha­ce­mos el es­fuer­zo de ver el mun­do des­de la óp­ti­ca del be­bé, que tie­ne me­mo­ria de lo ocu­rri­do an­tes de na­cer, creo que com­pren­de­re­mos su ne­ce­si­dad de sen­tir­se nue­va­men­te abra­za­do, ya que ese es un cla­ro signo pa­ra él de sen­tir­se se­gu­ro y no mal­cria­do cuan­do res­pon­de­mos a su men­sa­je de “ma­má,

no siem­pre que llo­ro ten­go ham­bre, te es­toy di­cien­do quie­ro es­tar otra vez

cer­ca de tu co­ra­zón”. Creo que na­die se mal­cría por re­ci­bir afec­to y en es­te es­pe­cial mo­men­to de la re­la­ción ma­drehi­jo, es pre­fe­ri­ble equi­vo­car­se en más y nun­ca en me­nos.

- En los 25 años que van des­de su pri­mer li­bro a la re­edi­ción, ¿cuá­les fue­ron los cam­bios po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos que vio con res­pec­to a la crian­za?

- He vivido mu­chas trans­for­ma­cio­nes obli­ga­das por la so­cie­dad en el rol ma­terno, pe­ro lo que si­go sin­tien­do y va­lo­ran­do son los enor­mes es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios de las ma­dres por sus hi­jos. Ellas son ca­pa­ces de co­mu­ni­car a ese pe­que­ño be­bé, fu­tu­ro hom­bre-mu­jer, a tra­vés de su amor có­mo cre­cer jun­tos, com­pren­der sen­ti­mien­tos, es­ta­ble­cer va­lo­res y los cui­dan con to­das sus fuer­zas a cos­ta aún de sus pro­pias vi­das, co­mo he si­do tes­ti­go. He no­ta­do que la mu­jer-ma­dre ha to­ma­do ca­da vez más el rol en las fuer­zas del tra­ba­jo y ca­da vez más es­te rol ocu­pa su tiem­po de ma­má. So­lía­mos es­cu­char a ma­dres que no te­nían ocu­pa­cio­nes la­bo­ra­les o pro­fe­sio­na­les de­cir “yo no

tra­ba­jo” cuan­do le pre­gun­ta­ban cuál es su ocu­pa­ción, sin te­ner en cuen­ta el tre­men­do es­fuer­zo de criar a sus hi­jos a lo que no con­si­de­ran un tra­ba­jo. No­to que a las ma­más les cues­ta y mu­cho de­jar a sus hi­jos e ir a tra­ba­jar, ya en las con­sul­tas pre­na­ta­les ha­bla­mos de ese te­ma, ¿quién cui­da­rá a mi be­bé?, ¿lo aten­de­rán bien?, pe­ro la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es ¿lo en­ten­de­rán bien? No­to sus voces muy preo­cu­pa­das cuan­do me lla­man des­de el tra­ba­jo pa­ra con­tar­me que su hi­jo tie­ne fie­bre, tos, no es­tá bien. Sien­to en su voz que, sin de­cír­me­lo, me es­tá di­cien­do: “no es­toy

jun­to a él, me sien­to muy mal”. Tra­to de tran­qui­li­zar­las, les doy to­do el tiem­po que ne­ce­si­tan, pe­ro creo que na­da es su­fi­cien­te, que aun­que no lo di­gan, se sien­ten ma­las ma­dres por ha­ber de­ja­do a sus hi­jos. Te­ne­mos to­dos que ayu­dar­las, acom­pa­ñar­las, ha­cer­les sen­tir que su im­por­tan­te rol de ma­má de nin­gu­na ma­ne­ra se re­sien­te por no po­der es­tar jun­to a su be­bé en ese mo­men­to. Los abue­los aquí cum­plen un rol fun­da­men­tal ha­cién­do­les sen­tir que aun­que no es­tén fí­si­ca­men­te pre­sen­tes, ellos las re­pre­sen­tan y les trans­mi­ten ese acom­pa­ña­mien­to tan es­pe­cial a sus hi­jos.En es­tos 25 años me he ma­ra­vi­lla­do vién­do­las cum­plir bri­llan­te­men­te su rol de ma­má aún for­man­do ac­ti­va­men­te par­te fun­da­men­tal de las fuer­zas del tra­ba­jo.

-¿Cuá­les son las ac­tua­les com­pli­ca­cio­nes que tie­nen las ma­más con res­pec­to a la con­cep­ción y na­ci­mien­to de sus hi­jos? ¿Y los pa­pás?

- Los pa­pás he­mos pa­sa­do de ser el “gran au­sen­te” a te­ner un rol fun­da­men­tal en la crian­za de nues­tros hi­jos des­de los pri­me­ros mo­men­tos de la ges­ta­ción. En mu­chos ca­sos, sus de­seos de pro­ta­go­nis­mo co­mo pa­dres son su­pe­rio­res de lo que ima­gi­na­ría­mos. Qui­zás el pro­ble­ma de al­gu­nos pa­dres es que no en­cuen­tran un es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar sen­ti­mien­tos y pue­den lle­gar a sen­tir que na­die se ocu­pa de ellos. A los pa­dres le pa­san “co­sas” con sus hi­jos y, a ve­ces, muy im­por­tan­tes, pe­ro al­gu­nos no en­cuen­tran es­pa­cios don­de ex­pre­sar­las, com­par­tir­las, y ter­mi­nan por guar­dar­las. Tam­bién te­ne­mos que acom­pa­ñar ac­ti­va­men­te al pa­pá. Los te­mo­res y du­das por el bie­nes­tar de su hi­jo pue­den es­tar pre­sen­tes, sin que a ve­ces lo di­ga, por­que no quie­re agre­gar an­gus­tias a la pa­re­ja. El sue­ño de ser los “pa­dres idea­les” pue­de com­pli­car­los a los dos.Te­ne­mos que acom­pa­ñar­los a re­co­no­cer que son pa­dres reales y que no los ayu­da­rá idea­li­zar. Es bueno que la pa­re­ja ten­ga cla­ro que exis­te la po­si­bi­li­dad de in­co­mu­ni­ca­ción en­tre ellos por es­tar mi­ran­do dis­tin­tos pa­dres idea­les. De­be­mos apo­yar el diá­lo­go en­tre ellos, por eso, uti­li­zo las con­sul­tas pa­ra que ha­blen, plan­teen sus mi­ra­das y acom­pa­ñar­los a que sean en­ten­di­das e in­ter­pre­ta­das. Lo bueno es que los dos quie­ren lo me­jor pa­ra su hi­jo.

-¿En qué asun­tos de­be ha­cer hin­ca­pié en el con­sul­to­rio con las ma­más de hoy?

- Te­ne­mos que en­fa­ti­zar des­de el con­sul­to­rio la im­por­tan­cia cru­cial de la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na, tra­tar de acom­pa­ñar a nues­tros pa­cien­tes a que es­cu­chen real­men­te a sus hi­jos. Nos han en­se­ña­do a ha­blar, a es­cri­bir, a leer, pe­ro no nos han en­se­ña­do a es­cu­char. Es fun­da­men­tal es­cu­char a nues­tros hi­jos. Pe­ro es tam­bién fun­da­men­tal en­se­ñar­les a es­cu­char. La co­mu­ni­ca­ción con nues­tros hi­jos es des­de el co­ra­zón y se ini­cia cuan­do ellos na­cen, si es­cu­cha­mos y com­pren­de­re­mos, se re­ve­la­rán pro­fun­dos sen­ti­mien­tos. Cuan­do es­cu­cho que una ma­má di­ce “no me cuen­ta na­da, no sé có­mo se lle­va con otros chi­cos, qué pa­só en el jar­dín”, yo

le pre­gun­to: “¿us­ted le cuen­ta có­mo

fue su día? Los ni­ños co­pian a sus pa­dres, son sus gran­des maes­tros. Si ellos son ca­pa­ces de ex­pre­sar real­men­te sen­ti­mien­tos, de fe­li­ci­dad o de pe­na, sus hi­jos es­ta­rán apren­dien­do tam­bién a ex­pre­sar­se, a co­mu­ni­car­se con ellos y el mun­do.

-¿Qué cree que de­be cam­biar y me­jo­rar en la crian­za ac­tual de los hi­jos?

- La Educación pa­ra pa­dres en la Crian­za pa­só de in­di­ca­cio­nes so­bre es­ta­ble­cer muy es­tric­tos lí­mi­tes, a de­jar vo­lar, crear, ba­sán­do­se fun­da­men­tal­men­te en la per­mi­si­vi­dad sin lí­mi­tes. En am­bos ca­sos, la creen­cia era que es­tá­ba­mos ayu­dan­do a que nues­tros hi­jos cre­cie­ran bien, dán­do­les amor. Ac­tual­men­te es­cu­cho en el con­sul­to­rio “no quie­ro que mi hi­jo sea un mal­cria­do, no quie­ro que mi hi­jo sea agre­si­vo pe­ro quie­ro que se­pa de­fen­der­se, no quie­ro vi­vir re­tán­do­lo pe­ro quie­ro dis­ci­pli­na. tra­ba­ja­mos los dos, ¿cuán­do de­bo co­men­zar con los lí­mi­tes?, ¿cuán­to es de­ma­sia­do? ¿le apa­ga­ré su es­pí­ri­tu?”.

Creo que te­ne­mos que acom­pa­ñar­los a criar a sus hi­jos, que re­pre­sen­tan a nues­tras fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, de una for­ma equi­li­bra­da. Te­ne­mos que cla­ri­fi­car el con­cep­to de nues­tros hi­jos y el amor y la ma­ne­ra de có­mo pro­yec­tar ese sen­ti­mien­to. Hay quie­nes hablan de amor dul­ce y amor fir­me.

El amor dul­ce o tierno se trans­mi­te cuan­do he­mos lo­gra­do ad­qui­rir la ha­bi­li­dad de es­tar re­la­ja­dos, cá­li­dos, afec­ti­vos. Es la ca­pa­ci­dad de de­te­ner el ce­re­bro y con­fiar en los ins­tin­tos, de des­co­nec­tar­se del mun­do ex­te­rior pa­ra ser só­lo mi hi­jo y yo, ser na­tu­ral­men­te uno mis­mo. No de­be­mos for­zar a que ocu­rra, pe­ro sí dar­nos el es­pa­cio pa­ra ha­cer­lo cre­cer. La ca­pa­ci­dad de ter­nu­ra, ge­ne­ro­si­dad, ca­li­dez es­tá en el in­te­rior de to­das las per­so­nas, a ve­ces sur­ge muy fá­cil­men­te, otras ne­ce­si­ta ayu­da. Exis­ten dos sen­ti­mien­tos bá­si­cos que to­do ser hu­mano ne­ce­si­ta pa­ra vi­vir: sen­tir­se bienvenido y que­ri­do. “Si me sien­to se­gu­ro de ser que­ri­do y bienvenido po­dré acep­tar lí­mi­tes”, in­ter­pre­ta­rá el hi­jo. “Si lo he he­cho sen­tir se­gu­ro de ser que­ri­do y bienvenido, me sen­ti­ré au­to­ri­za­do y po­dré po­ner lí­mi­tes sin sen­tir­me mal”, in­ter­pre­ta­rán los pa­dres.

El amor fir­me o dis­ci­pli­na no de­be ser con­si­de­ra­do co­mo cas­ti­go, es ayu­dar a en­con­trar lí­mi­tes, no es apa­gar los nor­ma­les me­ca­nis­mos de au­to­de­fen­sa. Es en­se­ñar a te­ner com­por­ta­mien­tos acep­ta­bles. La dis­ci­pli­na de­be ir siem­pre acom­pa­ña­da de ex­pli­ca­cio­nes. Sin dis­ci­pli­na, a ve­ces, es­ta­mos crean­do a un mal­cria­do. Lo im­por­tan­te es te­ner cla­ro la fa­ce­ta del amor fir­me o dis­ci­pli­na pa­ra apli­car­la pa­ra lo que es real­men­te im­por­tan­te. La me­ta se­rá ayu­dar al hi­jo a cons­truir au­to­dis­ci­pli­na, que él se­pa có­mo com­por­tar­se en la vi­da sin la im­pres­cin­di­ble pre­sen­cia de sus pa­dres.

Te­ne­mos que ad­qui­rir la ha­bi­li­dad de ser ama­bles pe­ro fir­mes, la ca­pa­ci­dad de ha­cer re­glas cla­ras y man­te­ner­las. No eno­jar­se, pe­ro no ser dé­bil, no ce­der an­te la no acep­ta­ción de los va­lo­res esen­cia­les de la vi­da, no con­fun­dir for­ta­le­za con frial­dad y du­re­za. Es fun­da­men­tal el equi­li­brio en­tre el amor dul­ce y el fir­me. Es cier­to que es di­fí­cil de lo­grar en to­do mo­men­to. Cuan­do de­tec­ta­mos “pro­ble­mas”, es se­ñal que nues­tro equi­li­brio de­be cam­biar. Se ne­ce­si­ta apo­yo y es­tí­mu­lo. Amar a un hi­jo, que­rer ha­cer lo me­jor por él, es­tar dispuesto a apren­der son los in­gre­dien­tes pa­ra lle­gar a ser al­gu­na vez un ¡buen pa­dre! Pe­ro lo im­por­tan­te es que sea­mos un buen pa­dre a los ojos de mi hi­jo, que cuan­do crez­ca nos mi­re a los ojos y di­ga: “Gra­cias má, gra­cias pá, por to­do lo que me han da­do, aun­que us­te­des pen­sa­ban que no los veía”. “Si al­guien al­gu­na vez de­sea co­no­cer el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra amor, pre­gún­te­se­lo a

una ma­dre”: en­con­tré es­ta fra­se un día y me gus­ta mu­cho com­par­tir­la. En es­tos tiem­pos, tam­bién po­dría­mos agre­gar: pre­gun­tár­se­lo a un pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.