SA­LUD. Me­nin­gi­tis, un ries­go en la ado­les­cen­cia

Has­ta aho­ra nos ocu­pá­ba­mos de pro­te­ger a los ni­ños con­tra es­ta gra­ve en­fer­me­dad, pe­ro un es­tu­dio de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud de­mos­tró que es res­pon­sa­ble de la muer­te del 18% de los jó­ve­nes. Hay que to­mar me­di­das un ries­go en la ado­les­cen­cia

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Dra. Dé­bo­ra Reich­bach, pe­dia­tra, miem­bro de la Fun­da­ción Hos­pi­ta­la­ria.

Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la me­nin­gi­tis es­tá en­tre las 10 prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en jó­ve­nes de 10 a 19 años. Un aná­li­sis pre­sen­ta­do por la OMS re­ve­la que, jun­to con las en­fer­me­da­des dia­rrei­cas y las in­fec­cio­nes de las vías res­pi­ra­to­rias in­fe­rio­res, la me­nin­gi­tis pro­vo­ca el 18% de to­das las muer­tes de ese gru­po eta­rio a ni­vel mun­dial,

La me­nin­gi­tis es la in­fla­ma­ción de las mem­bra­nas que cu­bren el ce­re­bro y la mé­du­la es­pi­nal, una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa gra­ve cau­sa­da fre­cuen­te­men­te por di­ver­sos vi­rus y bac­te­rias. La ver­sión me­nin­go­cóc­ci­ca tie­ne una pre­sen­cia im­por­tan­te en­tre los ado­les­cen­tes ya que la por­ta­ción sue­le ser sig­ni­fi­ca­ti­va. Los ado­les­cen­tes con­for­man un gru­po muy pro­pen­so a ser por­ta­dor asin­to­má­ti­co de la en­fer­me­dad y sus cos­tum­bres fa­vo­re­cen la trans­mi­sión de la bac­te­ria no só­lo en­tre pa­res sino al res­to de la po­bla­ción no pro­te­gi­da: la con­vi­ven­cia en es­pa­cios re­du­ci­dos co­mo au­las de es­cue­la y uni- ver­si­dad, cam­pa­men­tos y co­lo­nias de va­ca­cio­nes; el con­tac­to cer­cano al rea­li­zar de­por­tes; las aglo­me­ra­cio­nes en even­tos y con­cier­tos, en­tre otras ac­ti­vi­da­des pro­pias de la edad.

Pre­ven­ción

La Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría (AAP) y los Cen­tros pa­ra el Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC) re­co­mien­dan la va­cu­na­ción con­tra el me­nin­go­co­co co­mo la es­tra­te­gia más efec­ti­va de pre­ven­ción en es­ta eta­pa de la vi­da. En nues­tro país, exis­ten va­cu­nas an­ti­me-nin­go­cóc­ci­cas te­tra­va­len­tes con­ju­ga­das (MCV4, por sus si­glas en in­glés) que pro- te­gen con­tra las me­nin­gi­tis me­nin­go­cóc-cicas cu­yos se­ro­gru­pos es­tán con­te­ni­dos en la va­cu­na.

Los preado­les­cen­tes ne­ce­si­tan su apli­ca­ción a los 11 o 12 años. Con­se­cuen­te­men­te, es­te año el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Ar­gen­ti­na in­cor­po­ra­rá una do­sis de va­cu­na an­ti­me­nin­go­cóc­ci­ca a los 11 años.

¿Qué otras va­cu­nas de­be­rían re­ci­bir los preado­les­cen­tes y ado­les­cen­tes?

Cual­quier vi­si­ta al mé­di­co es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra que los preado­les­cen­tes y ado­les­cen­tes re­ci­ban to­das las va­cu­nas re­co­men­da­das pa­ra su edad, en es­pe­cial cuan­do se es­ti­ma que mu­chos tie­nen su ca­len­da­rio de va­cu­na­ción in­com­ple­to ya sea por no ha­ber­se apli­ca­do la va­cu­na co­mo por no ha­ber com­ple­ta­do los es­que­mas. Es­to im­pi­de con­tar con una pro­tec­ción com­ple­ta con­tra és­ta y otras en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas pre­ve­ni­bles.

Ade­más de la va­cu­na­ción an­ti­me­nin-go­cóc­ci­ca, la AAP y los CDC acon­se­jan las si­guien­tes va­cu­nas pa­ra ado­les­cen­tes:

Va­cu­na Tdap que pro­te­ge con­tra 3 en­fer­me­da­des gra­ves: el té­ta­nos, la dif­te­ria y la tos­fe­ri­na (tam­bién lla­ma­da tos con­vul­sa) y los preado­les­cen­tes de­ben re­ci­bir­la a los 11 o 12 años. Si un ado­les­cen­te no re­ci­bió la va­cu­na Tdap en ese mo­men­to, de­be con­sul­tar con el mé­di­co pa­ra rea­li­zar la apli­ca­ción se­gún sus in­di­ca­cio­nes.

Va­cu­na con­tra el HPV que ayu­da a pro­te­ger a las ni­ñas y a los ni­ños de la in­fec­ción cau­sa­da por el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano. Las ni­ñas y ni­ños de 11 o 12 años de­ben re­ci­bir las do­sis de la va­cu­na re­co­men­da­das por el la­bo­ra­to­rio pro­duc­tor. Los preado­les­cen­tes y ado­les­cen­tes que no hu­bie­ran re­ci­bi­do el es­que­ma com­ple­to de­ben con­sul­tar con el mé­di­co pa­ra eva­luar los pa­sos a se­guir.

Va­cu­na an­ti­gri­pal. Al igual que las de­más per­so­nas, los preado­les­cen­tes y ado­les­cen­tes de­be­rían re­ci­bir la va­cu­na con­tra la in­fluen­za ca­da año, y en es­pe­cial aque­llos que ten­gan en­fer­me­da­des cró­ni­cas, co­mo as­ma o dia­be­tes ya que la in­fluen­za pue­de ser gra­ve, in­clu­so pa­ra los preado­les­cen­tes y ado­les­cen­tes sa­lu­da­bles.

Las va­cu­nas pa­ra los preado­les­cen­tes son muy se­gu­ras y efec­ti­vas, y en po­cos ca­sos al­gu­nos ni­ños pue­den te­ner al­gu­nos efec­tos secundarios le­ves (en­ro­je­ci­mien­to en la zo­na de apli­ca­ción, do­lor, fie­bre) que des­apa­re­cen en cor­to tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.