JAR­DÍN. Mu­ros ver­des en pa­tios pe­que­ños

Los mu­ros ver­des pue­den ser muy úti­les en jar­di­nes o pa­tios pe­que­ños pues nos per­mi­ten más na­tu­ra­le­za en una ma­yor su­per­fi­cie y en al­tu­ra, dán­do­nos sen­sa­ción de ma­yor am­pli­tud.

Mia - - SUMARIO - Por Ma­ría Mart­ha Piz­zi* *De Con Sa­bor a Ho­gar www.con­sa­bo­raho­gar.com.ar

Si te­ne­mos po­co es­pa­cio son idea­les, y si se tra­ta de un jar­dín am­plio, siem­pre son bue­nos pa­ra dar­le a una pa­red un to­que dis­tin­to.

Por eso, es bueno sa­ber si es po­si­ble te­ner uno en ca­sa y qué ne­ce­si­ta­re­mos pa­ra ins­ta­lar­lo. Lo prin­ci­pal a te­ner en cuen­ta es la ais­la­ción que va­ya a te­ner el mu­ro. La pa­red tie­ne que es­tar pre­pa­ra­da y ai­rea­da de hu­me­dad. Se pue­den uti­li­zar plan­tas tre­pa­do­ras, que se fi­jan so­las a la pa­red u otras plan­tas que pre­ci­sen so­por­te o guía (és­tas se pue­den ar­mar con al­gún alam­bre re­sis­ten­te o ma­lla de alam­bre) pa­ra que las plan­tas pue­dan tre­par­se y aga­rrar­se de la pa­red. Mu­chos de los nue­vos mu­ros ver­des es­tán for­ma­dos por dis­tin­tos ti­pos de plan­tas adap­ta­das al ex­te­rior y sue­len ser plan­tas de ba­jo man­te­ni­mien­to. Se uti­li­zan es­pe­cies con po­co con­su­mo de agua (por si no se tie­ne ar­ma­do un sis­te­ma de rie­go es­pe­cia­li­za­do).

Se pue­den po­ner plan­tas col­gan­tes, pe­ro en ese ca­so, el mu­ro tie­ne que te­ner una es­truc­tu­ra re­sis­ten­te y con­tar con el rie­go ne­ce­sa­rio. Hay que uti­li­zar es­pe­cies que no acu­mu­len mu­cha agua en­tre sus ho­jas, pues fren­te a llu­vias co­pio­sas al­gu­nas en­re­da­de­ras pue­den ge­ne­rar mu­cho pe­so y caer­se; de ahí la im­por­tan­cia de ase­gu­rar­les una bue­na es­truc­tu­ra.

En­tre las en­re­da­de­ras que dan flor y son muy bo­ni­tas es­tán la cam­pa­ni­ta del fe­rro­ca­rril y tam­bién el zar­ci­llo. Am­bas tie­nen ta­llos más blan­dos y es­to ha­ce que pue­dan as­cen­der y tre­par con más fa­ci­li­dad, se van pro­du­cien­do su pro­pio so­por­te. Por su par­te, la enamo­ra­da del mu­ro tie­ne raí­ces con ven­to­sas y cuen­ta con la ven­ta­ja de que es pe­ren­ne.

Hay otras que son ca­du­cas, co­mo la am­pe­lop­sis, que mues­tra un tono en ve­rano y otro en oto­ño; va cam­bian­do con la am­pli­tud tér­mi­ca. Sus ho­jas se mue­ven con el vien­to, siem­pre tie­ne mu­cha gra­cia.

Otra en­re­da­de­ra que da flor es la gli­ci­na. Es­tas son ap­tas pa­ra pér­go­las, pues tie­nen so­por­tes muy vi­go­ro­sos y fuer­tes. En to­dos los ca­sos, hay que te­ner­las con­tro­la­das pa­ra que no crez­can por de­más y re­cor­dar que lo que se cu­bre de mu­ro pue­de re­te­ner hu­me­dad, de ahí la im­por­tan­cia de la ais­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.