24. BE­LLE­ZA. Cla­ves pa­ra un ca­be­llo sano

Con los avan­ces de la cien­cia ca­pi­lar, los es­pe­cia­lis­tas apun­tan al cui­da­do del ca­be­llo co­mo un ór­gano más del cuer­po. La opi­nión de dos tri­có­lo­gos y una guía de pro­duc­tos con ac­ti­vos na­tu­ra­les pa­ra dar­le sa­lud y be­lle­za al pe­lo

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

En el 3º Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Tri­co­lo­gía -que se rea­li­za­rá en­tre los días 26 y 29 de ju­lio-, el ma­yor even­to in­ter­dis­ci­pli­na­rio apli­ca­do al co­no­ci­mien­to y cui­da­do del ca­be­llo, los ex­per­tos del mun­do se da­rán ci­ta pa­ra abor­dar al­gu­nos de los ma­yo­res desafíos de la cien­cia cos­mé­ti­ca ca­pi­lar, así co­mo tam­bién pa­ra la de­fi­ni­ción y apli­ca­ción de nue­vas di­rec­cio­nes en la in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo de diag­nós­ti­cos, tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos pa­ra la sa­lud del ca­be­llo. En ex­clu­si­va pa­ra Mia, dia­lo­ga­mos con el Tri­có­lo­go Mi­guel Án­gel Cis- ter­na, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Tri­co­lo­gia (AATRI), di­rec­tor de Ca­be­llo y Sa­lud , miem­bro de la Eu­ro­pean Hair Re­search So­ciety, y con la Dra. Ma­ría Lau­ra Bov­con, bio­quí­mi­ca es­pe­cia­lis­ta en cos­mé­ti­ca y nu­tri­ción, di­rec­to­ra de Cien­cia y Educación de AATRI, quie­nes nos ex­pli­can los prin­ci­pa­les avan­ces de la cien­cia pa­ra con­quis­tar he­bras su­per­po­de­ro­sas.

Abor­da­je mul­ti­dis­ci­pli­na­rio

En es­tos úl­ti­mos años la cien­cia avan­za ha­cia el cui­da­do in­te­gral de la per­so­na co­mo una uni­dad, co­mo un to­do. “La mis­ma ten­den­cia se ob­ser­va pa­ra el cui­da­do del ca­be­llo, don­de to­do cam­bio in­terno del cuer­po re­per­cu­te en la for­ma en la que cre­ce el pe­lo”, cuen­ta Cis­ter­na. Por lo tan­to, el abor­da­je pro­fe­sio­nal in­ter­dis­ci­pli­na­rio es par­te esen­cial de los tra­ta­mien­tos tri­co­ló­gi­cos mo­der­nos. Tal es así que las nue­vas téc­ni­cas de tra­ba­jo re­quie­ren de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio don­de ca­da área mé­di­ca, pa­ra­mé­di­ca y es­té­ti­ca res­pe­ta el tra­ba­jo del otro, co­no­ce sus lí­mi­tes y se ma­ne­ja con fle­xi­bi­li­dad pa­ra el tra­ta­mien­to in­te­gral del pa­cien­te, te­nien­do en cuen­ta sus ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res. “Así, se ge­ne­ra un plan de ac­ción que ase­gu­ra re­sul­ta­dos efec­ti­vos y efi­cien­tes y se lo­gran re­sol­ver has­ta aque­llas pa­to­lo­gías y pro­ble­má­ti­cas más se­ve­ras”, ase­gu­ra el es­pe­cia­lis­ta.

Es­trés, el gran enemi­go

El es­trés es un gol­pe (shock) que re­ci­be el cuer­po. És­te re­per­cu­te en al­gún ór­gano y se ex­pre­sa (so­ma­ti­za) mu­chas ve­ces en el pe­lo, al­te­ran­do su cre­ci­mien­to o ca­li­dad.

A es­to se le lla­ma psi­co­so­má­ti­ca y tam­bién es­tá eva­luán­do­se con fun­da­men­to cien­tí­fi­co co­mo un ac­tor pri­mor­dial en los des­arre­glos del ca­be­llo. Así lo de­mues­tran es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les rea­li­za­dos en­tre dos Cen­tros de In­ves­ti­ga­ción en Tri­co­lo­gía de Ar­gen­ti­na y Brasil, jun­to a un gru­po es­pe­cia­li­za­do en tras­tor­nos de la an­sie­dad y el es­trés que re­la­cio­nan a la psi­co­so­má­ti­ca con los cam­bios en el ca­be­llo. Es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes, pre­sen­ta­das en Edim­bur­go (Es­co­cia)- y en Je­jú (Ko­rea), mues­tran que las mu­je­res la­ti­nas pre­sen­tan des­ór­de­nes en el com­por­ta­mien­to ya que ex­po­nen su sa­lud a cos­ta de lle­var su ca­be­llo la­cio. Se­gún el gru­po es­tu­dia­do, el ali­sa­do es la for­ma de ser acep­ta­das so­cial­men­te. Así es co­mo “El la­cio per­fec­to se tor­na una ob­se­sión y la de­ses­pe­ra­ción por cum­plir con es­te ideal de be­lle­za lle­va a ex­po­ner al ca­be­llo (y al cuer­po) a agre­so­res quí­mi­cos da­ñi­nos en pe­río­dos ca­da vez más cor­tos de tiem­po”, cuen­ta la Dra. Bov­con. El re­sul­ta­do es alar­man­te: ca­da vez ca­be­llos más cor­tos y alo­pe­cia en las mu­je­res que prac­ti­can es­te há­bi­to con fre­cuen­cia.

Nu­tri­ge­nó­mi­ca del ca­be­llo

“Dé­ja­me ver có­mo es­tá tu pe­lo y

te di­ré qué es lo que co­mes”, con es­ta sim­ple fra­se po­dría re­su­mir­se el con­cep­to. La información ge­né­ti­ca que he­re­da­mos de nues­tros pa­dres no la po­de­mos trans­for­mar. Pe­ro ac­tual­men­te sí se sa­be que se pue­de cam­biar la for­ma en que los ge­nes se ex­pre­san, a tra­vés de los ali­men­tos que in­ge­ri­mos.

“Ser pe­la­do, te­ner ru­los, vol­ver­nos ca­no­sos tem­pra­na­men­te, son ca­rac­te­rís­ti­cas que se pue­den he­re­dar, pe­ro ayu­da­mos a que se ex­pre­sen, en­tre otros detonantes, con los ali­men­tos que in­ge­ri­mos”, ase­gu­ra la

Dra. Bov­con. No es no­ve­dad ha­blar de una die­ta equi­li­bra­da pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad y el cre­ci­mien­to del ca­be­llo. “La eva­lua­ción mi­nu­cio­sa y la ela­bo­ra­ción de una die­ta acor­de con un nu­tri­cio­nis­ta es­pe­cia­li­za­do en tri­co­lo­gía es el pri­mer pa­so pa­ra me­jo­rar el ca­be­llo. El zinc, el co­bre, el mag­ne­sio, y el hie­rro, en­tre otros, son los mi­ne­ra­les in­dis­pen­sa­bles que no de­ben fal­tar en una die­ta pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del cre­ci­mien­to del ca­be­llo”, ase­gu­ra el tri­có­lo­go Cis­ter­na.

La vi­ta­mi­na D, tam­bién lla­ma­da la vi­ta­mi­na del sol, es so­lu­ble en gra­sa uti­li­za­da por el cuer­po en un gran nú­me­ro de pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos. Se fa­bri­ca en la su­per­fi­cie de la piel des­pués de la ex­po­si­ción a la luz ul­tra­vio­le­ta. Si bien siem­pre se la ha re­la­cio­na­do con la ca­pa­ci­dad que po­see pa­ra for­ta­le­cer los hue­sos, los cien­tí­fi­cos es­tán en­fo­ca­dos ha­cia la vi­ta­mi­na D co­mo par­te de las vi­ta­mi­nas que pue­den ayu­dar a es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to de las he­bras. Tal es así que “los su­ple­men­tos de vi­ta­mi­na D me­jo­ran el cre­ci­mien­to del ca­be­llo en las per­so­nas sen­si­bles a sus ba­jos ni­ve­les, jus­ta­men­te por es­ta ra­zón se eva­lúan sus ni­ve­les en los es­tu­dios tri­co­ló­gi­cos”, co­men­ta Cis­ter­na.

Ac­ti­vos na­tu­ra­les y ex­trac­tos ve­ge­ta­les

Los es­pe­cia­lis­tas for­mu­la­do­res de pro­duc­tos pa­ra el cui­da­do del ca­be­llo se nu­tren de prin­ci­pios que han de­mos­tra­do efec­ti­vi­dad y se­gu­ri­dad a tra­vés de los años y si­guen for­man­do par­te de los pro­duc­tos más in­no­va­do­res. Así, la cien­cia cos­mé­ti­ca avan­za día a día pa­ra ofre­cer ac­ti­vos na­tu­ra­les y ex­trac­tos ve­ge­ta­les ca­da vez más efec­ti­vos, pe­ro sin du­das lo más va­lio­so es el plan de ac­ción del pro­fe­sio­nal que, con la si­ner­gia de los mis­mos, lo­gra la fór­mu­la ideal.

*Ex­trac­to de Mo­rin­ga: po­see fi­to-ac­ti­vos que dis­mi­nu­yen el cre­ci­mien­to de hon­gos y bac­te­rias del cue­ro ca­be­llu­do gra­so, con predisposición al cre­ci­mien­to de mi­cro­or­ga­nis­mos, que dan pi­ca­zón y olor ran­cio (re­la­cio­na­da con la su­cie­dad).

*Acei­te de nuez de pe­can: por su com­po­si­ción ri­ca en áci­dos gra­sos in­sa­tu­ra­dos li­bres y es­te­ri­fi­ca­dos, su­ma­do a la pre­sen­cia de pro­teí­nas, for­ta­le­ce la fi­bra. Por otro la­do, pa­ra otor­gar la pro­tec­ción com­ple­ta, po­see an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­nas li­po­so­lu­bles.

*Hi­bis­co o se­mi­lla de Ja­mai­ca:

cuen­ta con un al­to ni­vel de pro­teí­nas. Su com­po­si­ción de 20 % de pro­teí­nas y sus ami­noá­ci­dos esen­cia­les pre­sen­tes, co­mo la li­si­na, ha­ce que se uti­li­ce pa­ra re­for­zar la fi­bra de los ca­be­llos y man­te­ner su ali­sa­do.

*Nuez de ma­ca­da­mia: es un fru­to muy nu­tri­ti­vo con un 78% de acei­te. Es ri­co en áci­dos gra­sos Ome­ga-9 que nues­tro cuer­po no pro­du­ce por sí so­lo, los lla­ma­dos áci­dos gra­sos esen­cia­les o EFA. Ade­más, con­tie­ne mi­ne­ra­les, hi­dra­tos de car­bono, cal­cio, fós­fo­ro, pro­teí­nas y vi­ta­mi­na A, B1 y B2, que ayu­dan a de­fi­nir la ca­li­dad de la fi­bra con ru­los y ri­zos.

*Ave­na: un com­po­nen­te tra­di­cio­nal de al­to ni­vel en po­li­sa­cá­ri­dos y pro­teí­nas. Sus pro­pie­da­des be­né­fi­cas tam­bién se de­ben a los nu­trien­tes me­no­res co­mo los polifenoles, vi­ta­mi­nas (B1, B2, B3, B6 yE) y mi­ne­ra­les (zinc, co­bre, mag­ne­sio, y hie­rro), brin­dan­do un com­ple­jo bio-ac­ti­vo ideal pa­ra man­te­ner el ca­be­llo bien.

La tri­co­lo­gía es la cien­cia que es­tu­dia al ca­be­llo y reúne al con­jun­to de téc­ni­cas y tra­ta­mien­tos que me­jo­ran la sa­lud del cue­ro

ca­be­llu­do y del ca­be­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.