MAS­CO­TAS. Pe­rros de de­fen­sa

No pue­de ser agre­si­vo y de­be ser adies­tra­do des­de ca­cho­rro. Có­mo se en­tre­na a un pe­rro de pro­tec­ción

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Die­go Al­fon­so y Ma­ría Ama­lia Carrón, di­rec­to­res e ins­truc­to­res de Es­cue­la Adies­tra­mien­to Vil­kas - www.es­cue­la­vil­kas.com.ar

Un pe­rro de pro­tec­ción de­be cum­plir cier­tos re­qui­si­tos que en su fu­tu­ro se­rán esen­cia­les. No se pue­de for­zar a es­te en­tre­na­mien­to a un pe­rro que no ten­ga las ca­rac­te­rís­ti­cas ade­cua­das ya que el ani­mal de­be dis­fru­tar de su tra­ba­jo y no ha­cer­lo só­lo por dar­le el gus­to a su due­ño. Re­cuer­den que se es­ta­rá pre­pa­ran­do a un ani­mal pa­ra el día en que se ne­ce­si­te que és­te en­tre en com­ba­te con una per­so­na ar­ma­da.

Ro­bos, arre­ba­tos, en­tra­de­ras, un pe­rro pue­de adies­trar­se in­clu­so pa­ra de­fen­der a su pro­pia due­ña en ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro. Los ani­ma­les en­tre­na­dos en pro­tec­ción son pe­rros de tra­ba­jo que re­ci­ben un adies­tra­mien­to es­tric­to; so­bre to­do en res­pon­der ór­de­nes bá­si­cas pa­ra po­der con­tro­lar­lo en el mo­men­to de cor­tar la agre­sión. Des­de ca­cho­rro, co­mien­zan con pe­que­ños tra­ba­jos que se­rán esen­cia­les pa­ra su ta­rea fu­tu­ra: sen­si­bi­li­za­ción de rui­dos, pa­los, tra­ba­jos en pre­sa, y so­bre to­do la so­cia­bi­li­za­ción con de­más ani­ma­les y con per­so­nas.

No ser­vi­rá pa­ra es­ta ta­rea un pe­rro agreC­si­vaol­mo con pro­ble­mas de so­cia­bi­liz-Eaxc­cióin­ta, por­que és­te, en el mo­men­to de cui­dar, es­ta­rá en­ce­rra­do o ata­do, o no po­drá es­tar en lu­ga­res pú­bli­cos. Los pe­rros de de­fen­sa son mol­dea­dos fí­si­ca y men­tal­men­te pa­ra pro­te­ger­nos. Su en­tre­na­mien­to im­pli­ca un des­gas­te im­por­tan­te, so­bre to­do psí­qui­co. Du­ran­te el mis­mo se bus­ca que el pe­rro sea fuer­te emo­cio­nal­men­te ya que un epi­so­dio de com­ba­te es ex­tre­ma­da­men­te es­tre­san­te pa­ra el guía y el pe­rro, au­to­má­ti­ca­men­te, de­be­rá ha­cer­se car­go de la si­tua­ción.

Lo pri­me­ro que se de­be en­ten­der es que es­te ti­po de adies­tra­mien­to no es un jue­go y que, siem­pre que se pue­da, lo me­jor es evi­tar una si­tua­ción de con­flic­to. Es so­la­men­te en un ca­so ex­tre­mo en el que el pe­rro de­be de­fen­der­nos y nun­ca se lo de­be ex­po­ner in­ne­ce­sa­ria­men­te. Cuan­do se en­tre­na a un ani­mal, se for­ma un bi­no­mio per­fec­to en el que el guía y el pe­rro de­ben sa­ber con­tro­lar la si­tua­ción y evi­tar da­ños.

Es­te pe­rro es co­mo un de­por­tis­ta en ar­tes mar­cia­les: se lo en­tre­na fí­si­ca y men­tal­men­te. A di­fe­ren­cia de un ani­mal agre­si­vo, és­tos sa­ben usar sus man­dí­bu­las co­mo ar­mas; se los edu­ca pa­ra que su pri­me­ra mor­di­da sea efi­caz y no fa­lle, da­do que un error en el mo­men­to po­dría ser fa­tal.

Exis­ten di­ver­sas ma­ne­ras de en­tre­nar­los, se lo pue­de adies­trar pa­ra que ac­túe so­lo an­te una si­tua­ción, ya que en un mo­men­to de vio­len­cia o ro­bo la per­so­na es­tá ba­jo es­trés o sien­do ame­na­za­da y no pue­de dar­le la or­den a su pe­rro. En es­tos ca­sos, el ani­mal es en­tre­na­do pa­ra reac­cio­nar por su pro­pia vo­lun­tad; es de­cir, que el pe­rro apren­de a de­ci­dir, y por lo tan­to du­ran­te su en­tre­na­mien­to se bus­ca­rá que tra­ba­je mu­cho con su par­te cog­ni­ti­va. En otros en­tre­na­mien­tos, el pe­rro apren­de a es­pe­rar la or­den; has­ta que no la re­ci­be, no ac­tua­rá. Es­te apren­di­za­je es­tá des­ti­na­do a que ata­que a dis­tan­cia; es el ca­so de los pe­rros po­li­cía.

Nun­ca se de­be ol­vi­dar que ellos si­guen sien­do pe­rros y pre­ci­san sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des so­cia­les: ju­gar, des­can­sar, te­ner una die­ta es­pe­cial ya que son pe­rros atle­tas y con­su­men mu­chas ener­gías. Adies­trar­lo pue­de de­man­dar año y me­dio o más, y de­be te­ner que con­ti­nuar du­ran­te to­da su vi­da. A los 8 años, se los ju­bi­la y a par­tir de ese mo­men­to, de­be­rá con­ser­var un mí­ni­mo en­tre­na­mien­to ya que de­jar­lo fue­ra de ac­ti­vi­dad po­dría de­pri­mir­lo. Re­cuer­den que ha ser­vi­do to­da su vi­da a su due­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.