¡De­jen de pe­lear­se!

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Ni bien se que­dan los dos her­ma­nos so­los en un cuar­to, uno de ellos llo­ra. Hay mo­ti­vos más que su­fi­cien­tes pa­ra las pe­leas en­tre her­ma­nos: uno quie­re es­tar tran­qui­lo, el otro quie­re ju­gar. O los dos quie­ren el mis­mo ju­gue­te. La regla pa­ra los pa­dres es que, cuan­to más pe­que­ños son los ni­ños, más de­ben in­ter­ve­nir. Los pa­dres pue­den en­se­ñar­les a sus hi­jos có­mo se so­lu­cio­nan los con­flic­tos. Lo im­por­tan­te no es es­ta­ble­cer só­lo las re­glas,sino ha­blar.Pa­ra eso se ne­ce­si­ta tiem­po y tran­qui­li­dad. Si los ni­ños lo­gran so­lu­cio­nar so­los el con­flic­to, al me­nos en par­te,los pa­dres de­ben elo­giar­los.Sin em­bar­go,es ne­ce­sa­rio reac­cio­nar rá­pi­da­men­te cuan­do la pe­lea se vuel­ve fí­si­ca o se in­sul­tan con du­re­za. En el ca­so de los ni­ños más pe­que­ños, mu­chas ve­ces ayu­dan so­lu­cio­nes más prác­ti­cas. Si se pe­lean por un ju­gue­te, se pue­de acor­dar un tiem­po de uso. Los pa­dres pue­den fi­jar jun­to a los hi­jos un ho­ra­rio con el re­loj de co­ci­na: cuan­do sue­na, hay que dar­le el ju­gue­te al otro. En el ca­so de los ni­ños más gran­des ayu­da crear al­gu­nas zo­nas "li­bres de her­ma­nos". Los her­ma­nos ma­yo­res no tie­nen por qué in­te­grar siem­pre a los más pe­que­ños, so­bre to­do cuan­do re­ci­ben la vi­si­ta de ami­gos: en ese ca­so, los pa­dres de­ben ocu­par­se de los más pe­que­ños y dar­les a los ma­yo­res la opor­tu­ni­dad de ju­gar con sus pa­res. So­lu­ción pa­ra las dis­cu­sio­nes 1. Ca­da her­mano ex­po­ne su pun­to de vis­ta. 2. Pa­ra ase­gu­rar­se de que el otro lo en­tien­de, lo re­pi­te con sus pro­pias pa­la­bras (si es muy pe­que­ño lo ayu­da­mos un po­co). 3.Am­bos re­pa­san y so­pe­san las po­si­bles so­lu­cio­nes (tam­bién los po­de­mos ayu­dar). 4. Eli­gen un desen­la­ce que sa­tis­fa­ga a am­bos. 5. Planean có­mo po­ner­lo en mar­cha. To­do con nues­tra ayu­da, pe­ro sin sus­ti­tuir­los. No es muy com­pli­ca­do, to­dos los pa­dres pue­den pro­bar­lo. Los re­sul­ta­dos no se ve­rán de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro se ter­mi­nan vien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.