Nu­trien­tes EN EX­TIN­CIÓN

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Pa­bli­to Mar­tín* *Del li­bro “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral”, de Pa­blo de la Igle­sia y Pa­bli­to Mar­tin, Ke­pler (www. edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Ala ho­ra de dia­gra­mar un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, de­be­mos orien­tar nues­tra aten­ción pa­ra de­tec­tar dón­de es­ta­mos per­dien­do nu­trien­tes va­lio­sos pa­ra nues­tra in­mu­ni­dad; una mi­ra­da rá­pi­da nos de­ja­rá asom­bra­dos y pre­gun­tán­do­nos có­mo ha­ce la má­qui­na or­gá­ni­ca pa­ra so­bre­vi­vir a nues­tras de­gra­da­das prác­ti­cas ali­men­ti­cias.

Nos he­mos fa­mi­lia­ri­za­do con pa­la­bras co­mo re­fi­na­ción, pas­teu­ri­za­ción, ho­mo­ge­nei­za­ción, con­ge­la­ción, en­tre otras, las cua­les apa­ren­tan dar­les un va­lor agre­ga­do a nues­tros ali­men­tos; en reali­dad, es­tas prác­ti­cas de la in­dus­tria ali­men­ti­cia no son más que re­cur­sos pa­ra au­men­tar la vi­da útil de sus pro­duc­tos sin apor­tar na­da a la sa­lud del con­su­mi­dor.

A mo­do de ejem­plo, po­de­mos ci­tar:

que el pro­ce­sa­do de las car­nes de­te­rio­ra en­tre el 50 y 70% de la vi­ta­mi­na B6

en el ca­so de los ce­rea­les, cuan­do nos lle­va­mos el pan a la bo­ca, pue­de ha­ber per­di­do has­ta el 90% de es­ta vi­ta­mi­na.

el mag­ne­sio, al re­fi­nar­se las ha­ri­nas, pue­de des­apa­re­cer has­ta en un 80% en re­la­ción con el ce­real in­te­gral.

las fru­tas y ver­du­ras, en el trán­si­to del cam­po a nues­tra me­sa, pue­den per­der has­ta un 90% de la vi­ta­mi­na C.

Ejem­plos co­mo es­tos pue­den ci­tar­se de a cien­tos, pe­ro unos po­cos son su­fi­cien­tes pa­ra des­per­tar el sen­ti­do co­mún del lec­tor. Aun en las so­cie­da­des don­de ri­ge la abun­dan­cia en la ali­men­ta­ción, las ca­ren­cias nu­tri­ti­vas son evi­den­tes, y es­to se de­be a que se co­me en ex­ce­so ali­men­tos va­cíos de prin­ci­pios ac­ti­vos pa­ra edi­fi­car nues­tro or­ga­nis­mo; se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Tufts, “en uno de ca­da cua­tro ali­men­tos em­pa­que­ta­dos es­ta­mos pa­gan­do más por el en­va­se que por el con­te­ni­do”.

Las ca­ren­cias no se de­ben úni­ca­men­te a la po­bre­za de los ali­men­tos, sino tam­bién a un sin­nú­me­ro de sus­tan­cias quí­mi­cas que in­ge­ri­mos vo­lun­ta­ria o in­vo­lun­ta­ria­men­te y que ac­túan co­mo an­ti­nu­trien­tes o in­hi­bi­do­res de su asi­mi­la­ción; en­tre ellas, po­de­mos men­cio­nar los adi­ti­vos quí­mi­cos o los me­di­ca­men­tos. Des­pués de más de dos dé­ca­das de­di­ca­do al es­tu­dio y la di­fu­sión de los prin­ci­pios na­tu­ra­les pa­ra vi­vir me­jor, y al en­con­trar­me día tras día con da­tos co­mo es­tos, he lle­ga­do a cues­tio­nar vis­ce­ral­men­te aque­llo que lla­ma­mos “pro­gre­sos de la ci­vi­li­za­ción”; la ma­yo­ría de los be­ne­fi­cios que po­de­mos ob­te­ner del avan­ce del pro­gre­so han ter­mi­na­do de­gra­dan­do la sa­lud de la es­pe­cie. Es­ta­mos tan mal, en un sen­ti­do muy am­plio, que hoy en día con­si­de­ra­mos éti­co que nues­tros go­ber­nan­tes se plan­teen co­mo “un mal ne­ce­sa­rio” la crea­ción de fuen­tes de tra­ba­jo a cos­ta del de­te­rio­ro medioambiental, cuan­do en reali­dad es es­ta de­gra­da­ción de nues­tro pla­ne­ta la cau­san­te del au­men­to des­pro­por­cio­na­do de en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas y des­equi­li­brios pre­su­pues­ta­rios pro­du­ci­dos por los gas­tos sa­ni­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.