Acei­te de oli­va, té ver­de, pa­pa­ya, nue­ces y plan­tas uti­li­za­das por las mu­je­res pa­ra cui­dar la piel y el ca­be­llo. Co­mo pa­ra ar­mar un ne­ces­sai­re in­ter­na­cio­nal

Mia - - BELLEZA - Por An­drea Abrell (dpa)

FRAN­CIA

En la tie­rra del vino, las mu­je­res apues­tan a los efec­tos de es­ta be­bi­da so­bre su piel. Los be­ne­fi­cios se de­ben al res­ve­ra­trol, pre­sen­te en las uvas, que ac­túa so­bre el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las, len­ti­fi­cán­do­lo. Es­to per­mi­te que la piel se vea ter­sa du­ran­te más tiem­po. Ade­más, el res­ve­ra­trol tie­ne un efec­to al­ta­men­te an­ti­oxi­dan­te, mu­cho ma­yor al de la vi­ta­mi­na C. Los an­ti­oxi­dan­tes son al­go así co­mo los guar­dia­nes de la piel, ya que la cui­dan de efec­tos ne­ga­ti­vos del me­dio am­bien­te co­mo los ra­yos UV y pro­te­gen las cé­lu­las. Ade­más, es­tos pro­duc­tos de be­lle­za afi­nan el cu­tis gra­cias a sus áci­dos fru­ta­les. Un ri­tual de be­lle­za fran­cés es en­jua­gar el ca­be­llo con agua he­la­da y una cu­cha­ra­da de vi­na­gre o ju­go de li­món, lo que le da un bri­llo es­pec­ta­cu­lar. Otro es com­bi­nar agua ca­lien­te y he­la­da du­ran­te la du­cha pa­ra que los po­ros se abran y cie­rren lo­gran­do que la san­gre cir­cu­le bien en to­do el cuer­po lle­gan­do has­ta la piel.

SUECIA Y NO­RUE­GA

To­do el mun­do sa­be que a la piel le ha­ce bien la in­ges­ta abun­dan­te de lí­qui­do. Sin em­bar­go, en Suecia y No­rue­ga, las mu­je­res tie­nen otra apli­ca­ción pa­ra el agua, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de agua mi­ne­ral ga­si­fi­ca­da: con­si­de­ran que ayu­da a me­jo­rar el as­pec­to can­sa­do de la piel y a des­con­ges­tio­nar los ojos hin­cha­dos.

ITA­LIA

El cos­mé­ti­co pre­fe­ri­do de las ita­lia­nas es el acei­te de oli­va pren­sa­do en frío. Mu­chas mu­je­res lo em­plean en zo­nas en las que ne­ce­si­tan un cui­da­do ex­tra, co­mo la­bios agrie­ta­dos o ma­nos muy se­cas. Las cu­ras con acei­te de oli­va son es­pe­cial­men­te efec­ti­vas cuan­do se las de­ja ac­tuar to­da la no­che. Pa­ra ello, hay que po­ner­se guan­tes de al­go­dón des­pués de ma­sa­jear las ma­nos con acei­te ti­bio. El acei­te de oli­va tam­bién se em­plea en el pe­lo: hay que de­jar­lo ac­tuar un cuar­to de ho­ra y lue­go la­var co­mo de cos­tum­bre. Su efi­ca­cia se de­be a su con­te­ni­do de áci­do li­no­lei­co, que jun­to a otros áci­dos gra­sos pre­sen­tes en el acei­te, ayu­dan a la piel y el pe­lo se­co a re­ge­ne­rar­se. Ade­más, tie­ne una fun­ción de ba­rre­ra so­bre la piel, es de­cir, la ayu­da a es­tar pro­te­gi­da. Pa­ra lu­cir una me­le­na bri­llan­te, las ita­lia­nas tam­bién com­bi­nan una por­ción de yo­gur pu­ro con una cu­cha­ra­da de acei­te de oli­va, dis­tri­bu­yen la mez­cla por to­do el ca­be­llo y la de­jan unos mi­nu­tos. Des­pués, en­jua­gan y el re­sul­ta­do es un ca­be­llo bri­llan­te.

JA­PÓN

Así co­mo en al­gu­nas par­tes del mun­do una bo­ca car­no­sa y unos ojos gran­des son con­si­de­ra­dos sím­bo­los de be­lle­za, en Ja­pón el ideal es­tá en una bue­na piel. El té ver­de tie­ne un rol en es­to. Por un la­do, con­tie­ne mu­chas vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos. Ade­más, es un an­ti­oxi­dan­te efi­cien­te y con­tie­ne sa­les mi­ne­ra­les que ayu­dan a man­te­ner la hu­me­dad en la piel. Por eso el té ver­de es tam­bién un com­po­nen­te de mu­chas cre­mas pa­ra com­ba­tir la ce­lu­li­tis.Otro se­cre­to ja­po­nés es el uso del acei­te de ca­me­lia pa­ra com­ba­tir las arru­gas, cui­dar la piel des­pués

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.