Qué ha­cer con LOS CE­LO­SOS

Mia - - BELLEZA - Por Va­le­ria Scha­pi­ra*

Los ce­los son una de las peo­res ca­ras del ape­go. Son la ma­ni­fes­ta­ción de que no se de­sea per­der lo que es “de uno”, co­mo si las per­so­nas pu­die­ran con­si­de­rar­se “pro­pie­dad”. Un po­co de ce­los pue­de ser un buen afro­di­sía­co pe­ro cuan­do los mis­mos re­vis­ten un gra­do im­por­tan­te, pue­den ha­cer su­frir enor­me­men­te a los miem­bros de una pa­re­ja.

En ge­ne­ral, la per­so­na ce­lo­sa su­fre de pro­fun­das in­se­gu­ri­da­des que la lle­van a creer que no es me­re­ce­do­ra del ca­ri­ño o el amor del otro. Los ce­los son un sen­ti­mien­to co­mún a to­das las per­so­nas pe­ro cuan­do se vuel­ven in­ma­ne­ja­bles has­ta pue­den lle­var a si­tua­cio­nes de vio­len­cia.

Qué ha­cer si a tu pa­re­ja la es­tán con­su­mien­do los ce­los:

Ten­gan un diá­lo­go fran­co: con­ver­sá con él o con ella acer­ca de có­mo te las­ti­ma su fal­ta de con­fian­za. Pe­di­le que te abra su co­ra­zón; se­gu­ra­men­te hay he­ri­das de la his­to­ria per­so­nal que se tras­la­dan a la si­tua­ción ac­tual.

Asu­mí que brin­dar “ga­ran­tías” no sir­ve. Por más que te en­cie­rres en ca­sa pa­ra que tu pa­re­ja es­té “tran­qui­la”, na­da se­rá su­fi­cien­te por­que un ce­lo­so siem­pre en­con­tra­rá al­gún nue­vo mo­ti­vo pa­ra des­con­fiar. En tiem­pos de re­des so­cia­les, los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les tam­bién son fuen­te de sos­pe­cha pa­ra aquel que des­con­fía.

✔¿Crees que él o ella pue­de cam­biar? Las per­so­nas muy ce­lo­sas sue­len pa­sar del arre­ba­to de ira a la cul­pa. Y pue­de que cai­gas en la ilu­sión, en las eta­pas de amo­ro­sas dis­cul­pas, de que las co­sas cam­bia­rán. Es­ta­te aten­ta, no hay fór­mu­las má­gi­cas cuan­do de mo­di­fi­car una con­duc­ta his­tó­ri­ca se tra­ta.To­do re­quie­re de un pa­cien­te tra­ba­jo in­terno.

In­ten­ten con­sen­sos: en la me­di­da en que los ce­los es­tén den­tro de los pa­rá­me­tros de la “nor­ma­li­dad”, es de­cir que no ha­gan un in­fierno de la vi­da co­ti­dia­na, pue­den te­ner un diá­lo­go ho­nes­to so­bre aque­llas cues­tio­nes que ga­ti­llan el sen­ti­mien­to pa­ra evi­tar­los. Hay con­duc­tas que no ha­ce­mos cons­cien­tes, que pue­den azu­zar la sen­si­bi­li­dad de quien no es­tá se­gu­ro de sí mis­mo.

✔¿Pa­só el lí­mi­te de lo to­le­ra­ble? Si tu pa­re­ja te bom­bar­dea a pre­gun­tas del ti­po “con quién ha­blas?, “¿adón­de vas?”, ¿”a qué ho­ra vol­vés?”, es­tás en pro­ble­mas. Di­fí­cil­men­te es­té en tus po­si­bi­li­da­des so­lu­cio­nar el te­ma sin ayu­da pro­fe­sio­nal.

Bus­quen con­ten­ción te­ra­péu­ti­ca: es pro­ba­ble que el ce­lo­so no re­co­noz­ca su con­di­ción y pro­yec­te en vos su pro­ble­ma. La ten­den­cia es ver siem­pre en el otro la fuen­te del ma­les­tar, tor­men­to, etc. Tra­tá de ha­cer­le sa­ber que lo/ la amás pe­ro que, de se­guir la re­la­ción de es­ta ma­ne­ra, se­rá im­po­si­ble la con­ti­nui­dad. Ins­ta­lo/a a bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal y ofre­ce­te a acom­pa­ñar­lo pa­ra char­lar de lo que pa­sa.

Pen­sá si es­tás dis­pues­ta a acom­pa­ñar en el pro­ce­so de cu­ra­ción: los ce­los no se re­suel­ven de un día pa­ra el otro por­que son la ma­ni­fes­ta­ción de una his­to­ria per­so­nal, que no pue­de re­pa­rar­se en un día. Sé ho­nes­to/a con vos y pen­sá si es­tás en con­di­cio­nes de acom­pa­ñar a la per­so­na que amás en el pro­ce­so de sa­nar sus cicatrices.

*pa­ra Match.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.