No a las die­tas, sí a la ali­men­ta­ción cons­cien­te

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

LPor Dra. Mó­ni­ca Katz*

a “ali­men­ta­ción cons­cien­te” es una téc­ni­ca que con­sis­te en co­mer tra­tan­do de re­co­no­cer los as­pec­tos fí­si­cos y emo­cio­na­les que ge­ne­ra la co­mi­da o el lu­gar en el que es­ta­mos co­mien­do. Im­pli­ca ali­men­tar­nos cons­cien­tes de las pro­pias se­ña­les de ham­bre y sa­cie­dad y uti­li­zan­do to­dos los sen­ti­dos pa­ra po­der de­ci­dir qué, cuán­do y cuán­to co­mer. Co­mo de­ci­mos en la fi­lo­so­fía “No Die­ta”: no hay ali­men­tos prohi­bi­dos, lo im­por­tan­te es el equi­li­brio en­tre ne­ce­si­dad y pla­cer.

Co­mer usan­do los sen­ti­dos y la con­cien­cia per­mi­te, en­tre otras co­sas, que una per­so­na pue­da di­fe­ren­ciar el ham­bre real del ham­bre emo­cio­nal, que es­tá al ser­vi­cio de no per­ci­bir emo­cio­nes co­mo el abu­rri­mien­to o la an­sie­dad.

Pa­ra que la co­mi­da no sea un trá­mi­te, un buen con­se­jo es tra­tar de sa­bo­rear ca­da uno de los bo­ca­dos tra­tan­do de pre­gun­tar­nos si real­men­te se tra­ta de ham­bre. Esa sim­ple ac­ción pue­de ayu­dar­nos a au­to re­gu­lar la in­ges­ta sin so­me­ter­nos a die­tas ex­tre­mas, de esas que fra­ca­san y se vuel­ven un boo­me­rang y que nos lle­van a pe­sar más que an­tes de co­men­zar­la. La cla­ve es­tá en ser fle­xi­bles.

¡Co­mer ri­co es un de­re­cho! Si sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de co­mer un he­la­do o un cho­co­la­te, el se­cre­to es ha­cer­lo sin cul­pas cui­dan­do so­lo la por­ción. Por­que si vol­ve­mos co­ti­diano lo más desea­do, to­do se vuel­ve con­tro­la­ble y, nues­tro pe­so, es­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.