Ener­gía pa­ra la VO­CA­CIÓN

Mia - - DECO -

No se tra­ta so­lo de un con­flic­to ado­les­cen­te: mu­chas ve­ces, las per­so­nas se en­cuen­tren des­orien­ta­das acer­ca de su mi­sión en la vi­da o sien­ten que, a pe­sar de te­ner en cla­ro su vo­ca­ción, no lo­gran con­ci­liar­la con su ocu­pa­ción la­bo­ral. To­das es­tas des­ar­mo­nías traen mu­cha in­fe­li­ci­dad y es­trés. En cam­bio, ha­cer y tra­ba­jar en que a uno le gus­ta, real­men­te pro­du­ce gran sa­tis­fac­ción, más allá del ré­di­to eco­nó­mi­co. Sue­le sos­te­ner­se que la gen­te exi­to­sa es la que pre­ci­sa­men­te pue­de con­ci­liar lo que ha­ce con lo que quie­re y lo­gra que su tra­ba­jo no le sig­ni­fi­ca una car­ga y des­plie­gue en él sus ta­len­tos par­ti­cu­la­res.

SÍ Des­de el Feng Shui, tam­bién abor­da­mos es­ta pro­ble­má­ti­ca re­vi­san­do el área Sur del li­ving de la vi­vien­da. Es­te sec­tor per­mi­te ac­ti­var la as­pi­ra­ción ha­cia una ca­rre­ra y el tra­ba­jo vin­cu­la­do a la vo­ca­ción.

Cuan­do es­tá bien ener­gi­za­da, es­ta zo­na pro­pi­cia el de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal exi­to­so, la cla­ri­dad en la mi­sión y los ob­je­ti­vos vo­ca­cio­na­les. Su ele­men­to es el agua, por lo tan­to, aquí de­be­ría­mos te­ner tam­bién al ele­men­to me­tal. Son fa­vo­ra­bles en es­te sec­tor la elec­tró­ni­ca, co­mo el te­le­vi­sor y el equi­po de au­dio, tan­to co­mo ob­je­tos de me­tal, co­mo por­ta­rre­tra­tos y mue­bles.

En la de­co­ra­ción, las for­mas cir­cu­la­res y on­du­la­das, los ador­nos de vi­drio y los cua­dros con imá­ge­nes de agua cris­ta­li­na en mo­vi­mien­to son per­fec­tas ac­ti­va­do­ras. Los co­lo­res me­ta­li­za­dos, el blan­co, el azul y el ce­les­te tam­bién son pro­pi­cios. Es la zo­na en la que se de­ben ex­hi­bir di­plo­mas y pre­mios ob­te­ni­dos que re­fuer­cen la au­to­va­lo­ra­ción po­si­ti­va so­bre nues­tras ca­pa­ci­da­des y po­ten­cial.

NO En cam­bio, de­sac­ti­van es­ta zo­na los ob­je­tos que re­pre­sen­tan a las ener­gías tie­rra, ma­de­ra y fue­go. Por lo tan­to, de­be­ría­mos evi­tar pie­dras y ob­je­tos de ce­rá­mi­ca, los co­lo­res bei­ge y ma­rro­nes. Si hu­bie­ra ener­gía tie­rra que en­lo­da al agua, es­to nos in­di­ca que exis­te con­fu­sión en las me­tas pro­fe­sio­na­les. De aquí tam­bién que de­be­mos qui­tar plan­tas, el co­lor ver­de y los cua­dros pri­ma­ve­ra­les por­que la ener­gía ma­de­ra se ali­men­ta del agua y pro­vo­ca des­gas­te del Chi vo­ca­cio­nal, lo cual se tra­du­ce en sen­sa­ción de es­tan­ca­mien­to en la ca­rre­ra.To­do lo re­fe­ri­do al fue­go des­ac­ti­va el área, por eso, hay que re­vi­sar que no ha­ya en el Sur del li­ving ve­las, co­lor ro­jo o imá­ge­nes del sol.

MÁS TIPS Se­ría con­ve­nien­te, ade­más, ob­ser­var el cen­tro del li­ving, que sim­bo­li­za el Yo in­te­rior y co­rres­pon­de al ele­men­to tie­rra que nos da aplo­mo y co­nec­ta con nues­tro eje en la vi­da. Si el cen­tro del li­ving es­tá en des­or­den, ma­ni­fies­ta blo­queos y ca­ren­cia de ener­gía po­si­ti­va pa­ra en­ca­rar cual­quier de­sa­fío. Lo acon­se­ja­ble es que es­té li­bre de ob­je­tos o bien ocu­pa­do con una me­sa só­li­da, de cua­tro pa­tas, y es ideal co­lo­car en su cen­tro flo­res o ve­las.

Por úl­ti­mo, el am­bien­te des­ti­na­do a tra­ba­jar o es­tu­diar tam­bién de­be con­tar con una ener­gía lim­pia e ins­pi­ra­do­ra que ayu­de a en­cau­sar vo­ca­cio­nal­men­te nues­tras ocu­pa­cio­nes. Pa­ra ello, con­vie­ne que el flu­jo ener­gé­ti­co cir­cu­le li­bre y sua­ve, sin en­con­trar acu­mu­la­ción de ob­je­tos y pa­pe­les a su pa­so. Un es­cri­to­rio só­li­do y des­pe­ja­do, con al­gu­nos sím­bo­los activadores co­mo un dra­gón ver­de, un bar­co de ve­las o ca­ba­llos en mo­vi­mien­to, ayu­da­rán di­ri­gir la ener­gía ha­cia la con­cre­ción de las me­tas pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.