Esos ra­ros pe­rri­tos DE AN­TES

Son ra­zas que tie­nen mu­chos años y al­gu­nas de ellas es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción. Pe­cu­lia­ri­da­des del mun­do ca­nino

Mia - - MASCOTAS -

Exis­ten más de 800 ra­zas de pe­rros. En­tre ellas, una va­rie­dad asom­bro­sa de di­fe­ren­cias de ta­ma­ño, pe­so, pe­la­je y ca­ras. Al­gu­nas son muy curiosas y mu­chas, se en­cuen­tran en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Es el ca­so del ca­tal­bu­run, una ra­za que qui­zás aquí no sea co­no­ci­da pe­ro que en Tur­quía, de don­de es ori­gi­na­ria, es muy fa­mo­sa por su gran ol­fa­to. Su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es que su na­riz es­tá par­ti­da en dos; de he­cho, ca­tal­bu­run sig­ni­fi­ca “na­riz de te­ne­dor”. Es es­ta par­ti­cu­la­ri­dad lo que le apor­ta un ol­fa­to ex­tre­ma­da­men­te fino, por lo que es un buen pe­rro de ca­za. Pe­san al­re­de­dor de 25 ki­los y mi­den unos 50 cen­tí­me­tros.

El pa­chón na­va­rro tam­bién se ca­rac­te­ri­za por te­ner la na­riz par­ti­da en dos, ra­zón por la cual su ol­fa­to se afi­na y lo con­vier­te en un es­tu­pen­do pe­rro de ca­za. Aun­que fue muy po­pu­lar en Es­pa­ña du­ran­te los si­glos XVIII y XIX, hoy en día es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción y son mu­chos los clubs ca­ni­nos que es­tán es­for­zán­do­se por man­te­ner vi­va es­ta ra­za tan pe­cu­liar.Y es que só­lo exis­ten tres ra­zas de pe­rros que tie­nen es­ta na­riz. Sue­le pe­sar unos 30 ki­los, mi­de unos 50 cen­tí­me­tros y tie­ne una cons­ti­tu­ción mu­cho más ro­bus­ta que el ca­tal­bu­run.

El ber­ga­mas­co es el pe­rro ras­ta­fa­ri por ex­ce­len­cia jun­to al ko­mon­dor, só­lo que le ga­na en ras­tas. Es un pe­rro pas­tor, ori­gi­na­rio de Ita­lia, muy obe­dien­te y se­reno, que sue­le pe­sar unos 35 ki­los y me­dir unos 55 cen­tí­me­tros. Des­de lue­go, es un ani­mal que lla­ma tan­to la aten­ción a don­de va­ya, que dan ga­nas de abra­zar­lo y mi­mar­lo.

Cuan­do ves por pri­me­ra vez a un rid­ge­back tai­lan­dés, te da la sen­sa­ción de que es de men­ti­ra. Una de las ra­zas más an­ti­guas que exis­ten, pa­de­ció el ais­la­mien­to que im­pi­dió que se mez­cla­ra con otras ra­zas. De he­cho, el chow chow ha de­ri­va­do de és­ta. Su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es su pe­lo ex­tre­ma­da­men­te cor­to, sus to­na­li­da­des gris por to­do el cuer­po, in­clu­yen­do ojos y len­gua y una cres­ta en el lo­mo que se le­van­ta en sen­ti­do con­tra­rio al cre­ci­mien­to del pe­lo, de ahí el nom­bre de la ra­za (“rid­ge­back” sig­ni­fi­ca lo­mo cres­ta­do). Sue­le pe­sar 25 ki­los y me­dir unos 55 cen­tí­me­tros. Son pe­rros muy pro­tec­to­res y do­mi­nan­tes.

Muy co­no­ci­do en Mé­xi­co, de don­de es ori­gi­na­rio, el xo­loitz­cuintle es un ani­mal que se ca­rac­te­ri­za por la fal­ta de pe­lo. Ra­za muy an­ti­gua, que da­ta de 3 mil años atrás, cuen­ta con va­rie­da­des de ta­ma­ños gran­des a muy pe­que­ños. Es un pe­rro in­te­li­gen­te y muy mi­mo­so. Y es­pe­cial­men­te ca­ro: se pue­de pa­gar por él has­ta 9 mil pe­sos. Co­mo le ocu­rre al pe­rro sin pe­lo de Pe­rú, su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral es­tá a dos gra­dos, apro­xi­ma­da­men­te, más al­ta que el res­to de los pe­rros pa­ra con­tra­rres­tar esa fal­ta de pe­lo. Par­ti­cu­la­res y an­ti­guas, oja­lá es­tas ra­zas per­ma­nez­can mu­chos años más, acom­pa­ñán­do­nos y des­per­tan­do nues­tra sor­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.