¿Te preo­cu­pa NO TE­NER PA­RE­JA?

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por Va­le­ria Scha­pi­ra*

Mu­chas mu­je­res se sien­ten in­com­ple­tas si no en­cuen­tran a al­guien pa­ra ca­mi­nar la vi­da de a dos. Es­ta sen­sa­ción pue­de in­ten­si­fi­car­se cuan­do sus ami­gas ya han for­ma­do pa­re­ja y, lue­go, fa­mi­lia. Aun­que ca­da quien de­be en­con­trar su pro­pio ca­mino sen­ti­men­tal, los man­da­tos cul­tu­ra­les y so­cia­les aún pe­san en mu­chas de quie­nes, lle­ga­da una edad de­ter­mi­na­da, no han en­con­tra­do a un com­pa­ñe­ro. En la ma­yo­ría de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, los con­di­cio­na­mien­tos so­cio­cul­tu­ra­les aún son fuer­tes. Sue­le ver­se al va­rón sin com­pa­ñía co­mo a un se­ñor en tran­si­ción ha­cia otro es­ta­do vin­cu­lar, mien­tras que a la mu­jer sin un no­vio o ma­ri­do se la sue­le ca­ta­lo­gar co­mo “in­com­ple­ta”. Aun­que es­te pre­jui­cio – co­mo to­do pre­jui­cio – ca­rez­ca de fun­da­men­to, a mu­chas chi­cas y mu­je­res adul­tas pue­de ha­cer­les sen­tir que “les fal­ta al­go”, no só­lo des­de el de­seo sino des­de el man­da­to. Es­ta pre­sión pue­de lle­var­las a to­mar de­ci­sio­nes sen­ti­men­ta­les po­co in­te­li­gen­tes na­ci­das des­de los con­di­cio­na­mien­tos in­ter­nos y ex­ter­nos. Es­tas son al­gu­nas “sen­ten­cias” que una mu­jer que ha pa­sa­do los 30 y no tie­ne pa­re­ja sue­le es­cu­char (y las tran­qui­li­za­do­ras res­pues­tas a ellas): “Te que­da­rás so­la”: es la fra­se más es­cu­cha­da por cual­quier da­ma sol­te­ra de más de 30. Na­die se que­da sin amor ya que, por for­tu­na, nun­ca es tar­de pa­ra en­con­trar a un com­pa­ñe­ro de vi­da. “¿No se­rás de­ma­sia­do ex­qui­si­ta?”: cuan­do una chi­ca no en­cuen­tra pa­re­ja sue­le pre­gun­tár­se­le si no ten­drá de­ma­sia­das exi­gen­cias. Co­mo si al­go tu­vie­ra de ma­lo es­tar es­pe­ran­do a ese com­pa­ñe­ro de ru­ta es­pe­cial. La bue­na nue­va es que aho­ra, a tra­vés de los por­ta­les de ci­tas, exis­te la po­si­bi­li­dad de se­lec­cio­nar las ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad, lu­gar de re­si­den­cia, in­tere­ses etc. de la otra per­so­na. En un si­tio de ci­tas ser “se­lec­ti­vo” no es un pro­ble­ma; to­do lo con­tra­rio. “¿Cuán­do pen­sás ca­sar­te?”: aun­que es­te­mos en 2015 y la pre­gun­ta sea “vin­ta­ge”, aún se ha­ce y a mu­chas mu­je­res las an­gus­tia. Una bo­da ha de ser siem­pre una ce­le­bra­ción y ja­más una obli­ga­ción. Hoy en día, mu­chas per­so­nas de­ci­den ca­sar­se des­pués de años de con­vi­ven­cia e in­clu­so de la lle­ga­da de los hi­jos. Las es­ta­dís­ti­cas de la ma­yo­ría de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos re­fle­jan que ca­da vez se re­gis­tran me­nos ce­re­mo­nias de ca­sa­mien­to y au­men­tan las con­vi­ven­cias. El amor no pa­sa de mo­da, só­lo cam­bian las for­mas de vin­cu­lar­se. “To­das tus ami­gas tie­nen pa­re­ja, me­nos vos”: los amo­res, co­mo ca­da in­di­vi­duo, tie­nen sus tiem­pos. Hay per­so­nas que en­cuen­tran el amor a los 20, otras a los 50. Lo im­por­tan­te es res­pe­tar los tiem­pos in­ter­nos y no de­jar­se lle­var por con­di­cio­na­mien­tos. Na­die tie­ne la re­ce­ta de la fe­li­ci­dad. Ca­da quien ha de en­con­trar el pro­pio ca­mino. Las mi­ra­das aje­nas son, jus­ta­men­te eso, mi­ra­das aje­nas. El buen amor pue­de es­tar a un clic de dis­tan­cia.

*pa­ra Match.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.