La des­orien­ta­ción de los 20

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Eva Dig­nös (dpa)

La cri­sis de la me­dia­na edad es bien co­no­ci­da, pe­ro no es la úni­ca. ¿Quién no re­cuer­da có­mo se sin­tió al fi­na­li­zar la es­cue­la, cuan­do se pre­gun­ta­ba có­mo y por dón­de se­guir? El mis­mo mo­men­to se da al fi­na­li­zar los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, cuan­do el ca­mino pre­fi­ja­do y el di­plo­ma ya es­tán he­chos. ¿Y aho­ra qué?

Mu­chos su­pon­drían que es un gran mo­men­to en el que to­das las po­si­bi­li­da­des es­tán abier­tas. Pe­ro mu­chos otros tam­bién lo vi­ven co­mo una gran cri­sis que les ocu­rre en­tre los 25 y los 30 años. Dos es­cri­to­ras es­ta­dou­ni­den­ses crea­ron el tér­mino “quar­ter­li­fe cri­sis”, al­go así co­mo la cri­sis que pue­de so­bre­ve­nir en la postado­les­cen­cia. Si bien el li­bro es de 2001, la pro­ble­má­ti­ca si­gue vi­gen­te. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­tán muy en­fo­ca­das al ren­di­mien­to y los apor­tes tec­no­ló­gi­cos, pe­ro tam­bién son por­ta­do­ras de gran­des in­se­gu­ri­da­des y sue­len ser, en mu­chos ca­sos, au­to­rre­fe­ren­cia­les: no pue­den ver más allá de sí mis­mos.

A me­dia­dos de los 20 años, mu­chos es­tán de­ma­sia­do preo­cu­pa­dos so­bre có­mo or­ga­ni­zar sus vi­das. La op­ti­mi­za­ción de sus ca­pa­ci­da­des se plan­tea co­mo uno de los gran­des te­mas y to­dos car­gan con la res­pon­sa­bi­li­dad de ser ar­tí­fi­ces de su fe­li­ci­dad o de su fra­ca­so. Es­to lle­va a que mu­cha gen­te jo­ven sien­ta mie­do y no se atre­va a to­mar de­ci­sio­nes por te­mor a dar un pa­so en fal­so. Hay quie­nes dis­fru­tan de pro­bar­se en los dis­tin­tos fren­tes, de ju­gar con las po­si­li­bi­li­da­des, pe­ro hay quie­nes las su­fren. El tor­men­to pa­re­ce afec­tar en par­ti­cu­lar a los jó­ve­nes que han es­tu­dia­do en la uni­ver­si­dad, ya que, a di­fe­ren­cia de quie­nes se for­man en un ofi­cio, no tie­nen el ca­mino cla­ra­men­te dia­gra­ma­do. Es­to tam­bién lle­va a que la con­for­ma­ción de una fa­mi­lia se vea tal vez más pos­ter­ga­da en­tre quie­nes tie­nen una pro­fe­sión tras un es­tu­dio uni­ver­si­ta­rio, que de por sí re­quie­re de más tiem­po de for­ma­ción.

En las ofi­ci­nas de ase­so­ra­mien­to psi­co­ló­gi­co de mu­chas uni­ver­si­da­des, el prin­ci­pal te­ma de con­ver­sa­ción sue­le ser el in­ten­to de adap­tar los de­seos des­me­di­dos y no tan rea­lis­tas a lo que son las op­cio­nes prác­ti­cas a eva­luar. Una de los po­si­bles acer­ca­mien­tos a la pró­xi­ma eta­pa es con­ver­sar con per­so­nas que tra­ba­jen en el área pa­ra la que uno se ha for­ma­do, bus­car pro­fe­sio­na­les que apor­ten sus co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias y ha­cer­les to­das las pre­gun­tas que ven­gan en men­te. Pue­de ser una gran ayu­da a la ho­ra de so­pe­sar ca­mi­nos y di­fe­ren­ciar po­si­bi­li­da­des.

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Green­wich lle­gó a la con­clu­sión de que, en retrospectiva, mu­chos de los afec­ta­dos eva­lúa la “quar­ter­li­fe-cri­sis” de un mo­do po­si­ti­vo por­que pu­so a ro­dar cam­bios que con el tiem­po fue­ron bue­nos. A los 30 es­ta cri­sis sue­le que­dar su­pe­ra­da.Al me­nos has­ta que lle­gue la de me­dia­na edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.