¡Tiem­po li­bre! Por Ale­jan­dro Cor­ba­lán*

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Las ac­ti­vi­da­des de ocio de­ben ac­tuar co­mo es­tí­mu­lo en la in­fan­cia pa­ra des­per­tar el in­te­rés del ni­ño y mo­ti­var de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des. En mu­chas oca­sio­nes, los pa­dres im­po­nen jue­gos o ac­ti­vi­da­des que, le­jos de re­sul­tar in­tere­san­tes pa­ra ellos, pro­vo­can de­sin­te­rés. La ac­ti­vi­dad crea­ti­va y lú­di­ca pro­pi­cia el de­sa­rro­llo cog­ni­ti­vo, afec­ti­vo y so­cial.

Por to­do lo an­te­rior, al­gu­nas pau­tas pue­den ayu­dar a op­ti­mi­zar el tiem­po del ocio:

Pro­gra­mar el tiem­po li­bre pa­ra ju­gar: los pa­dres de­ben en­se­ñar a los ni­ños a or­ga­ni­zar su tiem­po li­bre. No se tra­ta de pla­near mi­li­mé­tri­ca­men­te el tiem­po de ocio sino ofre­cer al­ter­na­ti­vas di­fe­ren­tes que sean apro­pia­das pa­ra que el ni­ño pue­da ele­gir. Se tra­ta de que el ni­ño a me­di­da que va­ya sien­do ma­yor, va­ya apren­dien­do y es­truc­tu­ran­do con au­to­no­mía él mis­mo su tiem­po li­bre.

Pro­po­ner al­ter­na­ti­vas: ade­más de ocu­par to­do el tiem­po con ju­gue­tes, los pa­dres de­ben ofre­cer a sus hi­jos al­ter­na­ti­vas de ocio co­mo ir en bi­ci a pa­sear, leer un li­bro, etc. Se tra­ta de en­se­ñar­les a ocu­par el tiem­po de di­ver­sas for­mas. El ejem­plo de los pa­dres es cla­ve.

Ju­gar con ellos: a ellos les gus­ta ju­gar con sus pa­dres, aun­que no sean sus com­pa­ñe­ros de jue­go ha­bi­tua­les del co­le­gio, es muy im­por­tan­te ju­gar con ellos en­tre los 3 y los 12 años prin­ci­pal­men­te. Es­to ayu­da mu­cho a crear el sen­ti­mien­to de fa­mi­lia y a es­tre­char re­la­cio­nes.

Es­tar aten­tos y ca­na­li­zar sus ex­pec­ta­ti­vas: evi­tar las fal­sas pro­me­sas que ge­ne­ren in­sa­tis­fac­ción y usar la creatividad pa­ra ge­ne­rar ac­ti­vi­da­des in­te­gra­do­ras.

*Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Coun­se­lors.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.