Plan­tas QUE CU­RAN

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Pa­bli­to Mar­tín*

La fi­to­te­ra­pia po­ne a nues­tra dis­po­si­ción una gran can­ti­dad de re­cur­sos te­ra­péu­ti­cos y pre­ven­ti­vos ba­sa­dos en su ca­pa­ci­dad pa­ra es­ti­mu­lar las de­fen­sas. Gra­cias a la cien­cia, en cu­yo nom­bre a ve­ces se pre­ten­de ne­gar el po­der de las plan­tas me­di­ci­na­les, sa­be­mos que los prin­ci­pios ac­ti­vos que pro­vee el reino ve­ge­tal tie­nen un po­der cu­ra­ti­vo su­pe­rior al de los me­di­ca­men­tos a la ho­ra de en­fren­tar­se a la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des; en es­te ca­so, el de­sa­fío con­sis­te en di­vul­gar sus pro­pie­da­des y en­se­ñar­le a la gen­te a uti­li­zar­las cri­te­rio­sa­men­te con el fin de al­can­zar el pos­tu­la­do hi­po­crá­ti­co de con­ver­tir­nos en nues­tros pro­pios mé­di­cos.

Se tra­ta de un sec­tor de las cien­cias de la sa­lud que siem­pre ha si­do vi­tal, in­clu­so has­ta el día de hoy en que unas po­cas mul­ti­na­cio­na­les con­tro­lan la información y las in­dus­trias far­ma­céu­ti­ca y ali­men­ta­ria, ge­ne­ran­do una ma­ni­pu­la­ción de tal mag­ni­tud que ca­da vez es más di­fí­cil po­ner blan­co so­bre ne­gro a la ho­ra de dis­cer­nir lo co­rrec­to de las ab­sur­das “ver­da­des” que quie­ren im­po­ner­se pa­ra be­ne­fi­cio de es­tos gru­pos de po­der. Se tra­ta de sec­to­res eco­nó­mi­cos que vie­nen apro­pián­do­se del có­di­go ge­né­ti­co de to­do aque­llo que es fuen­te de ali­men­tos y me­di­ci­na, mo­no­po­li­zan­do y con­tro­lan­do su pro­duc­ción y des­in­for­man­do a la so­cie­dad pa­ra que sea­mos sus fie­les va­sa­llos cu­yas ca­de­nas se for­ta­le­cen a tra­vés de adic­ti­vos há­bi­tos de con­su­mo que nos en­fer­man y nos vuel­ven ca­da vez más de­pen­dien­tes de sus fár­ma­cos, mu­chas ve­ces se­ria­men­te cues­tio­na­dos.

De ma­ne­ra pa­ra­le­la, el cui­da­do de la sa­lud con plan­tas me­di­ci­na­les ha al­can­za­do un gra­do de ma­du­rez y le­gi­ti­mi­dad que per­mi­te que es­tos re­cur­sos es­tén al al­can­ce de to­dos y, con un po­co de co­no­ci­mien­to, in­clu­so sean au­to­ad­mi­nis­tra­dos con efi­ca­cia, a la ho­ra de apli­car tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les con fi­nes te­ra­péu­ti­cos y pre­ven­ti­vos, las plan­tas me­di­ci­na­les, mu­chas de ellas ali­men­tos co­rrien­tes, siem­pre ocu­pan un lu­gar de pri­vi­le­gio, y por ello, les de­di­ca­mos un es­pa­cio de gran im­por­tan­cia en es­te li­bro, que pro­mue­ve el es­tí­mu­lo de la in­mu­ni­dad na­tu­ral.

La ma­ni­pu­la­ción de la información ha lle­va­do a creer que la fi­to­te­ra­pia es un en­fo­que ba­sa­do en creen­cias su­pe­ra­das; sin em­bar­go es im­por­tan­te dar a co­no­cer al gran pú­bli­co que apro­xi­ma­da­men­te la ter­ce­ra par­te de los me­di­ca­men­tos ac­tua­les son de­ri­va­dos de las plan­tas. La ra­zón por la cual no se en­fa­ti­za en la in­ves­ti­ga­ción y el con­su­mo de las hier­bas me­di­ci­na­les es por la im­po­si­bi­li­dad de ser pa­ten­ta­das; es mu­cho más ren­ta­ble dar con un prin­ci­pio ac­ti­vo que se pue­da pro­du­cir ma­si­va y ar­ti­fi­cial­men­te y ase­gu­rar­se así la ex­clu­si­vi­dad de su co­mer­cia­li­za­ción.

Lo que a no­so­tros de­be in­tere­sar­nos es la ca­pa­ci­dad de las hier­bas pa­ra me­jo­rar nues­tras de­fen­sas y bie­nes­tar ge­ne­ral, es­pe­cial­men­te cuan­do es­tas pue­den ayu­dar a de­jar atrás la som­bra de la muer­te en mu­chos ca­sos en que las en­fer­me­da­des pa­re­cen ter­mi­na­les; en cual­quier ca­so las plan­tas, uti­li­za­das con cri­te­rio, siem­pre nos ayu­da­rán a vi­vir más y me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.