In­vierno, ¿qué ha­cer?

El vien­to, las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras las po­si­bles ne­va­das, ha­cen pe­li­grar la sa­lud de tus plan­tas. Con­se­jos pa­ra el frío.

Mia - - JARDINERÍA -

Du­ran­te es­tos los me­ses, la jar­di­ne­ría, tie­ne al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas im­por­tan­tes que no de­be­mos de­jar de te­ner en cuen­ta, y que­re­mos en­se­ñar­te al­gu­nos con­se­jos que te se­rán de gran uti­li­dad. Pa­ra ello, va­mos a di­vi­dir­los en cin­co seg­men­tos re­le­van­tes, de for­ma que pue­das des­pe­jar ca­da una de tus du­das so­bre qué ta­reas rea­li­zar en tu jar­dín, du­ran­te el in­vierno. – Plan­tas de in­te­rior: hay que de­cir que si te­ne­mos la ca­le­fac­ción de ca­sa pren­di­da to­do el día, pue­de ser una bue­na idea ofre­cer­les a las plan­tas una do­sis ex­tra de agua o hu­me­dad, e in­clu­so ha­cer­les una pe­que­ña po­da. – Plan­tas de ex­te­rior, ar­bus­tos y ár­bo­les: en el ca­so de to­das las es­pe­cies que se en­cuen­tren afue­ra, la jar­di­ne­ría en ju­lio nos en­se­ña que de­be­mos pre­pa­rar los se­mi­lle­ros pa­ra las plan­tas anua­les que flo­re­cen en ve­rano, y pro­te­ger con acol­cha­dos o te­las las que el frío tie­ne en la mi­ra. – Cés­ped: otro fac­tor fun­da­men­tal pa­ra una bue­na jar­di­ne­ría du­ran­te los me­ses de frío es el cés­ped, del cual hay que te­ner en cuen­ta que si va­mos a sem­brar­lo, tie­ne que ha­ber tem­pe­ra­tu­ras por en­ci­ma de los diez gra­dos. De la mis­ma for­ma, el rie­go del cés­ped in­ci­pien­te de­be rea­li­zar­se en for­ma de llu­via pa­ra que to­me bien la tie­rra. – La po­da: un as­pec­to esen­cial pa­ra quie­nes cui­dan de su jar­dín en épo­ca de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras es la po­da, de la cual de­be­mos des­ta­car que so­bre to­do los ár­bo­les en for­ma­ción, los or­na­men­ta­les y los ro­sa­les re­quie­ren de un re­cor­te de sus flo­re­ci­mien­tos pa­ra evi­tar­les pro­ble­mas de sa­lud. – El rie­go: en es­ta épo­ca que no co­rres­pon­de con el pe­río­do de cre­ci­mien­to, la ac­ti­vi­dad de las plan­tas des­cien­de pa­ra so­por­tar las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas ad­ver­sas, pe­ro si­gue sien­do ne­ce­sa­rio re­gar­las pa­ra que cuen­ten con to­dos los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios. Ca­da plan­ta mar­ca sus pro­pias ne­ce­si­da­des con res­pec­to a la fre­cuen­cia de rie­go; por tan­to, ha­brá que es­pe­rar a que la tie­rra se se­que pa­ra vol­ver a re­gar. Las plan­tas con flo­res que vi­ven en ex­te­rio­res de­ben re­gar­se cuan­do el sue­lo se en­cuen­tre se­co, ya que el agua de la tie­rra ayu­da a man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra de la plan­ta, ayu­dán­do­la a com­ba­tir el frío. En cuan­to a las plan­tas que vi­ven en ma­ce­tas, se acon­se­ja re­gar­las muy po­co cuan­do se den ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, y na­da si se han de pro­du­cir he­la­das. En el ca­so de in­vier­nos se­cos, o cuan­do las plan­tas no pue­dan ac­ce­der al agua de llu­via por en­con­trar­se en zo­nas res­guar­da­das, se re­co­mien­da re­gar­las, siem­pre a las ho­ras más cá­li­das del día, evi­tan­do mo­jar la plan­ta. En los jar­di­nes, el rie­go por as­per­sión con­ti­nuo ayu­da a evi­tar que los ár­bo­les y plan­tas se con­ge­len, evi­tan­do que la tem­pe­ra­tu­ra ba­je de los 0 º. Es­te ti­po de irri­ga­ción tam­bién ayu­da a eli­mi­nar la es­car­cha que se for­ma du­ran­te las no­ches. En el ca­so de que ha­ya nie­ve, hay que re­ti­rar­la an­tes de re­gar la plan­ta. Ade­más, es me­jor re­gar las plan­tas con agua tem­pla­da pa­ra ayu­dar­las a com­ba­tir el frío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.