Tra­ta­mien­tos PUSH UP

Cre­mas, con­se­jos y es­tra­te­gias pa­ra lo­las fir­mes

Mia - - PORTADA - Por Lau­ra La­go­mar­sino

La ma­yo­ría de las mu­je­res prue­ban to­dos los mé­to­dos pa­ra cui­dar y em­be­lle­cer sus se­nos. La for­ma y el ta­ma­ño son cons­ti­tu­cio­na­les, es de­cir que vie­nen de­ter­mi­na­dos des­de el na­ci­mien­to por fac­to­res ge­né­ti­cos. Sin em­bar­go, la tur­gen­cia y as­pec­to del bus­to (sua­vi­dad de la piel, fir­me­za, au­sen­cia de es­trías, etc.) se pue­de man­te­ner y me­jo­rar me­dian­te un abor­da­je mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que abar­que: há­bi­tos, fór­mu­las cos­mé­ti­cas, ma­sa­jes, ejer­ci­cios, que per­mi­tan real­zar su as­pec­to sin re­cu­rrir a mé­to­dos ra­di­ca­les co­mo la ci­ru­gía plás­ti­ca. Es­truc­tu­ra pri­ma­ria

El te­ji­do ma­ma­rio su­fre cam­bios a tra­vés de la vi­da de la mu­jer, por ello man­te­ner la fir­me­za del te­ji­do es una bús­que­da co­mún a tra­vés de los años. “La pu­ber­tad, el em­ba­ra­zo, la lac­tan­cia, la ma­du­rez van ge­ne­ran­do mo­di­fi­ca­cio­nes me­ta­bó­li­cas que lle­van a crear un as­pec­to di­fe­ren­te en ca­da eta­pa”, ex­pli­ca la Lic. Pau­la Schaie­vitch, Di­rec­to­ra de Icono Cos­mé­ti­ca. El te­ji­do ma­ma­rio es­tá com­pues­to por cé­lu­las adi­po­sas, glán­du­las ma­ma­rias y te­ji­do con­jun­ti­vo que con­tie­ne las fi­bras de sos­tén. “Jus­ta­men­te el vo­lu­men es­tá da­do fun­da­men­tal­men­te por el te­ji­do adi­po­so mien­tras que la fir­me­za la brin­da la ca­li­dad de la piel, fi­bras de co­lá­geno y elas­ti­na, de ahí la im­por­tan­cia en su cui­da­do con cos­mé­ti­cos que con­ten­gan ac­ti­vos es­pe­cí­fi­cos pa­ra di­cha re­gión”, ase­gu­ra la Lic. Schaie­vitch. Es co­mún que en el de­sa­rro­llo de la ma­ma apa­rez­can es­trías pro­duc­to de la rup­tu­ra de fi­bras elás­ti­cas, y con el pa­so del tiem­po pue­den per­der lí­pi­dos, glán­du­las y fi­bras por la dis­mi­nu­ción del apor­te de los es­tró­ge­nos. Por otro la­do, du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia las glán­du­las ma­ma­rias se hi­per­tro­fian, el te­ji­do de sos­tén pue­de no re­sul­tar efi­cien­te pa­ra so­por­tar el au­men­to del pe­so ma­ma­rio en po­co tiem­po. No obs­tan­te, las ac­cio­nes es­té­ti­cas co­la­bo­ran pa­ra re­cu­pe­rar la for­ma y la ima­gen es­té­ti­ca del bus­to. Ac­ti­vos es­pe­cí cos

“Los tra­ta­mien­tos pa­ra me­jo­rar el bus­to bus­can au­men­tar la adi­po­si­dad, me­jo­rar la mi­cro­cir­cu­la­ción san­guí­nea, es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na pa­ra re­cu­pe- rar la fir­me­za y hu­mec­tar la piel”, cuen­ta la Lic. Schaie­vitch. Por ejem­plo, el uso de más­ca­ras ar­ci­llo­sas con ac­ti­vos apro­pia­dos ayu­da a ten­sar la piel, re­den­si­fi­car­la y to­ni­fi­car­la.

Los prin­ci­pios ac­ti­vos apli­ca­dos en es­tos tra­ta­mien­tos son:

Ex­trac­to de hi­no­jo: apor­ta fi­toes­tró­ge­nos, de si­mi­lar com­po­si­ción a los es­tró­ge­nos, que en ac­ción lo­ca­li­za­da ayu­da a re­tra­sar la atro­fia de las glán­du­las ma­ma­rias.

Ex­trac­to de fe­no­gre­co: ri­co en to­co­fe­ro­les de gran ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te, con­tro­la la rup­tu­ra de fi­bras elás­ti­cas.

Ex­trac­to de al­fahi­dro­xiá­ci­dos: es­ti­mu­la la for­ma­ción de co­lá­geno. Tra­ta­mien­to pa­ra es­trías. Vi­ta­mi­na A: co­la­bo­ra en la re­no­va­ción ce­lu­lar y man­tie­ne la elas­ti­ci­dad de la piel.

Vi­ta­mi­na E: pro­por­cio­na una al­ta ac­ción an­ti­oxi­dan­te y pro­te­ge las mem­bra­nas ce­lu­la­res. Es­trías, las gran­des ene­mi­gas

Las es­trías pue­den ser pro­vo­ca­das por múl­ti­ples fac­to­res. “La cau­sa prin­ci­pal es la rup­tu­ra de las fi­bras elás­ti­cas y lo que se ve por trans­pa­ren­cia es fun­da­men­tal­men­te el te­ji­do dér­mi­co pro­fun­do”, ex­pli­ca el Dr. Ro­ber­to Fal­bo, Di­rec­tor de la Clí­ni­ca Fal­bo-Ho­li­day Inn Ezei­za. Las mis­mas pa­san de un es­ta­do ro­ji­zo al ocre cla­ro con el tiem­po. Si bien exis­te una predisposición ge­né­ti­ca, la ma­yo­ría de las ve­ces ocu­rren por au­men­to ex­ce­si­vo de pe­so, lo que pro­vo­ca una dis­ten­sión de la piel y la rup­tu­ra de las fi­bras. “La pre­ven­ción, es­pe­cial­men­te en las mu­je­res

em­ba­ra­za­das, es la hu­mec­ta­ción cons­tan­te me­dian­te cre­mas o emul­sio­nes de bue­na ca­li­dad y el uso de cor­pi­ños. Ac­tual­men­te, el mé­to­do más efi­caz pa­ra el tra­ta­mien­to y re­so­lu­ción es­té­ti­ca de las es­trías es el Lá­ser Frac­cio­na­do no abla­ti­vo que, con unas po­cas se­sio­nes, prác­ti­ca­men­te, las me­jo­ra en su to­ta­li­dad”, con­clu­ye el mé­di­co. Se­gún la Dra. Mó­ni­ca Maio­lino, der­ma­tó­lo­ga y Ase­so­ra de Der­ma­glós, exis­ten me­di­das dia­rias y co­ti­dia­nas que las mu­je­res pue­den adop­tar que ayu­da­rán a pre­ve­nir las es­trías y a la sa­lud de la piel en ge­ne­ral:

Sos­te­ner una bue­na hi­dra­ta­ción, se acon­se­ja dos li­tros de agua dia­rios co­mo mí­ni­mo.

Man­te­ner una die­ta ba­lan­cea­da y ade­cua­da, in­cor­po­ran­do ali­men­tos con vi­ta­mi­nas C, B, E y mi­ne­ra­les co­mo el zinc y co­bre (ce­rea­les de grano en­te­ro, ca­cao o cho­co­la­te, hí­ga­do, ri­ño­nes, le­gum­bres, nue­ces, etc.) y si­li­cio que es­ti­mu­lan la pro­duc­ción de co­lá­geno (gar­ban­zos, ca­la­ba­za, le­va­du­ra, pan in­te­gral, etc.).

Man­te­ner un pe­so es­ta­ble y acor­de a la edad y se­xo (las es­trías no in­di­can so­bre­pe­so).

Hi­dra­tar la piel con cre­mas o emul­sio­nes que con­ten­gan, vi­ta­mi­nas A, E y Alan­toí­na, pa­ra au­men­tar la fle­xi­bi­li­dad cu­tá­nea, y apor­tar pro­pie­da­des re­ge­ne­ra­ti­vas prin­ci­pal­men­te. Apli­car­las lue­go del ba­ño, cuan­do los po­ros es­tán abier­tos y ab­sor­ben me­jor los nu­trien­tes de la cre­ma, con mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res as­cen­den­tes en las zo­nas más pro­pen­sas a su apa­ri­ción: ab­do­men, ma­mas, mus­los, ca­de­ras y zo­na lum­bar.

Rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co mo­de­ra­do y de ba­ja car­ga, sin pe­so ex­ce­si­vo ni al­to im­pac­to (se re­co­mien­dan na­ta­ción, yo­ga, bi­ci­cle­ta o ca­mi­na­ta).

Man­te­ner una ex­po­si­ción ade­cua­da y con­tro­la­da al sol pa­ra evi­tar la se­que­dad y el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo. Usar cor­pi­ños ade­cua­dos y con co­rrec­to sos­tén. Rea­li­zar una con­sul­ta tem­pra­na con un es­pe­cia­lis­ta apor­ta­rá información ade­cua­da pa­ra ca­da pa­cien­te y así se mi­ni­mi­za­rán los efec­tos in­de­sea­bles.

No con­su­mir anabó­li­cos ni su­ple­men­tos si­mi­la­res pa­ra au­men­tar la ma­sa mus­cu­lar.

A mo­ver­se

Rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca y for­ta­le­cer los pec­to­ra­les es muy im­por­tan­te pa­ra man­te­ner el bus­to bien ubi­ca­do y sin caer, ya que es­tos múscu­los se en­cuen­tran por de­trás y per­mi­ten que los pe­chos se man­ten­gan fir­mes. La Dra. Adria­na Sza­pin­ka, Di­rec­to­ra de Bio­Zo­ne Cen­tro de Es­té­ti­ca, pro­po­ne es­tos tres ejer­ci­cios sim­ples pa­ra for­ta­le­cer las mus­cu­la­tu­ra de los se­nos:

Es­ti­ra­mien­to de bra­zos: co­lo­car­se en cu­cli­llas, con los pies jun­tos y los bra­zos ex­ten­di­dos su­je­tan­do una pe­lo­ta. In­cor­po­rar­se a me­di­da que se ele­va la pe­lo­ta por en­ci­ma de la ca­be­za y tan atrás co­mo se pue­da. Vol­ver a la po­si­ción ini­cial y re­pe­tir­lo du­ran­te 5 mi­nu­tos.

con los bra­zos ha­cia aba­jo, to­mar una toa­lla por am­bos ex­tre­mos y pa­rar­se con­tra la pa­red. Le­van­tar los bra­zos ti­ran­do con fuer­za los ex­tre­mos de la toa­lla co­mo si se qui­sie­ra rom­per­la, has­ta to­car con los pu­ños la pa­red por en­ci­ma de la ca­be­za. Re­pe­tir el mo­vi­mien­to a la in­ver­sa. Ha­cer 20 re­pe­ti­cio­nes.

pa­rar­se con­tra la pa­red, do­blar los co­dos y en­tre­la­zar las ma­nos de for­ma que que­den a la al­tu­ra del men­tón. Apre­tar las pal­mas con fuer­za du­ran­te 5 mi­nu­tos.

Elec­ción del cor­pi­ño co­rrec­to

Al com­prar es­ta pren­da lo fun­da­men­tal es bus­car fun­cio­na­li­dad an­tes que es­té­ti­ca. De­be ase­gu­rar un buen sos­tén, sin apre­tar (ja­más pue­de opri­mir la cir­cu­la­ción ni de­jar mar­cas). Pa­ra ellos es ne­ce­sa­rio que sea una pren­da de ca­li­dad y di­se­ño. Ade­más, de­be pro­te­ger los te­ji­dos de las ma­mas amor­ti­guán­do­las an­te sa­cu­di­das o mo­vi­mien­tos brus­cos. En ca­so de las mu­je­res que se han co­lo­ca­do pró­te­sis ma­ma­rias, El Dr. Fal­bo ex­pli­ca que es fun­da­men­tal no vol­ver a usar cor­pi­ños con aros en for­ma per­ma­nen­te, aun­que sí, de vez de en cuan­do. “El cor­pi­ño con aros, com­pri­me el bol­si­llo don­de es­tá alo­ja­da la pró­te­sis y pue­de -en ge­ne­ra­la­chi­car­lo y pro­vo­car una con­trac­tu­ra cap­su­lar, en­du­re­ci­mien­to y mal po­si­ción de la ma­ma”, aler­ta el es­pe­cia­lis­ta.

La pos­tu­ra es fun­da­men­tal

“La pos­tu­ra afec­ta cual­quier con­di­ción es­té­ti­ca cor­po­ral”, ex­pli­ca el Dr. Fal­bo. Una cau­sa fun­da­men­tal de la pér­di­da de fir­me­za de los pe­chos es una pos­tu­ra cor­po­ral in­co­rrec­ta. Con res­pec­to a las ma­mas hay si­tua­cio­nes co­mo la hi­per­tro­fia de las mis­mas en la cual el pe­so en sí mis­mo in­cli­na el cuer­po ha­cia de­lan­te. Ade­más en las ado­les­cen­tes la pos­tu­ra ha­cia de­lan­te de la cin­tu­ra ha­cia arri­ba, es una pos­tu­ra de ver­güen­za y ti­mi­dez, pa­ra ocul­tar el ta­ma­ño au­men­ta­do de las ma­mas. Por ello, se de­be ca­mi­nar con los hom­bros re­la­ja­dos, abier­tos ha­cia atrás, no de ma­ne­ra exa­ge­ra­da sino na­tu­ral; man­te­nien­do la es­pal­da re­la­ja­da. Al es­tar sen­ta­da lo ideal es man­te­ner la es­pal­da de­re­cha, to­tal­men­te apo­ya­da con­tra el res­pal­do de la si­lla y el cue­llo rec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.