EL OJO PE­RE­ZO­SO

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por Lic. Ma­ri­sa Bar­to­lo­mé y Dra. Ce­lia Sán­chez*

La vi­sión es por ex­ce­len­cia el sen­ti­do del apren­di­za­je, las re­la­cio­nes so­cia­les y la co­mu­ni­ca­ción. La de­tec­ción pre­coz de un de­fec­to de vi­sión po­si­bi­li­ta su co­rrec­ción to­tal o par­cial, ade­más de la ade­cua­da es­ti­mu­la­ción.

La am­blio­pía u “ojo pe­re­zo­so” es un pro­ble­ma vi­sual co­mún en ni­ños, el cual con­sis­te en un me­nor de­sa­rro­llo de la vi­sión que pue­de su­ce­der in­clu­so sin un pro­ble­ma es­truc­tu­ral del ojo. Es­ta en­fer­me­dad pro­du­ce res­tric­cio­nes edu­ca­ti­vas y la­bo­ra­les y es la cau­sa más fre­cuen­te de pér­di­da vi­sual uni­la­te­ral en ni­ños y jó­ve­nes.

La dis­mi­nu­ción en la vi­sión ocu­rre cuan­do uno o am­bos ojos en­vían una ima­gen bo­rro­sa al ce­re­bro. En­ton­ces el ce­re­bro “apren­de” a ver bo­rro­so con ese ojo aun cuan­do es­té usan­do an­te­ojos. Es­ta pa­to­lo­gía es po­ten­cial­men­te re­ver­si­ble con tra­ta­mien­to opor­tuno.

Las cau­sas de la am­blio­pía son va­rias. En­tre ellas, el es­tra­bis­mo, por ejem­plo, es una des­via­ción del eje vi­sual de uno de los ojos. En es­te ca­so, ha­bla­mos de am­blio­pía es­trá­bi­ca, que se pro­du­ce por­que el ce­re­bro su­pri­me la ima­gen re­ci­bi­da por el ojo des­via­do y, por lo tan­to, no desa­rro­lla to­do su po­ten­cial vi­sual.

Es­to tam­bién ocu­rre en los erro­res re­frac­ti­vos (mio­pía, as­tig­ma­tis­mo e hi­per­me­tro­pía), y opa­ci­dad co­mo ca­ta­ra­ta, don­de un ojo ve me­nos que el otro; por lo tan­to se can­ce­la la vi­sión de un ojo y so­lo se uti­li­za el de me­jor vi­sión.

La dis­mi­nu­ción de la vi­sión en el ojo des­via­do se­rá per­ma­nen­te e irre­ver­si­ble si es­te de­fec­to no se co­rri­ge du­ran­te la de­no­mi­na­da épo­ca de plas­ti­ci­dad ce­re­bral (has­ta los 8 años apro­xi­ma­da­men­te).

El tra­ta­mien­to de la am­blio­pía es po­si­ble en la ma­yo­ría de los ca­sos, y so­lo pue­de re­cu­pe­rar­se la vis­ta nor­mal, cuan­do se es ni­ño por lo cual cuan­to an­tes se de­tec­te y se tra­te, me­jor. La es­ti­mu­la­ción vi­sual co­mo par­te del tra­ta­mien­to da las ex­pe­rien­cias que ese ojo no tu­vo en su mo­men­to y es­ti­mu­la a ni­vel neu­ro­ló­gi­co la fun­cio­na­li­dad de ca­da ha­bi­li­dad vi­sual y per­cep­tual. El ob­je­ti­vo bá­si­co, es en prin­ci­pio, que el ni­ño con­fie­ra un sig­ni­fi­ca­do a los es­tí­mu­los vi­sua­les que re­ci­be, de mo­do que pue­da lle­gar a for­mar un pro­ce­so vi­sual y que és­te sea po­ten­cia­do al má­xi­mo. Las po­si­bi­li­da­des del ni­ño de una me­jor o peor vi­sión se ha­llan co­rre­la­cio­na­das con el mo­men­to en que apa­re­cen las pri­me­ras res­pues­tas a es­tí­mu­los vi­sua­les y con la ra­pi­dez con que se in­cre­men­tan di­chas res­pues­tas.

*Del Ser­vi­cio de Of­tal­mo­lo­gía y Neu­ro­lo­gía In­fan­til del Hos­pi­tal Ita­liano de Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.