De via­je, y se­gu­ros

Las prin­ci­pa­les me­di­das que se de­ben to­mar an­tes, du­ran­te y des­pués de una tra­ve­sía pa­ra que la sa­lud no se in­ter­pon­ga en la fe­li­ci­dad y dis­fru­te de co­no­cer nue­vos lu­ga­res o vi­si­tar afec­tos le­ja­nos

Mia - - TERCERA EDAD - Fuen­te: Dra. Nor­ma San­fe­liz de Me­di­cal As­sis­tan­ce Ma­na­ger

Em­pren­der un via­je re­pre­sen­ta, pa­ra to­das las per­so­nas, más allá de su edad, un es­trés pre­vio, du­ran­te y pos­te­rior a la aven­tu­ra. Trá­mi­tes, de­jar y vol­ver a ver afec­tos, or­ga­ni­zar la au­sen­cia en la ca­sa, la ne­ce­si­dad de pre­ver even­tos ines­pe­ra­dos, etc. son to­das ta­reas que pro­ba­ble­men­te oca­sio­nen cam­bios en el es­ta­do de sa­lud, a ve­ces im­per­cep­ti­bles, otras más evi­den­tes.

La edad no de­be ser con­si­de­ra­da una con­tra­in­di­ca­ción pa­ra via­jar pe­ro sí un fac­tor a su­mar a los ries­gos co­mu­nes en un via­je: el des­tino, el me­dio de trans­por­te, el ti­po de via­je.

Co­mo en to­dos los ca­sos, los ma­yo­res de­be­rán dar­se las va­cu­nas de Ca­len­da­rio Na­cio­nal vi­gen­tes en el mo­men­to del via­je (te­ner en cuen­ta es­pe­cial­men­te la an­ti­gri­pal y re­fuer­zos de an­ti­te­tá­ni­ca, sa­ram­pión, etc. so­bre to­do cuan­do se via­ja a paí­ses con otros cli­mas y pre­sen­cia de en­fer­me­da­des que en ori­gen no hay al mo­men­to del via­je) y se­rá pru­den­te ave­ri­guar información so­bre el des­tino si es la pri­me­ra vez que va (cli­ma, al­tu­ra, etc.). El mal de mon­ta­ña, por ejem­plo, pue­de ser más fre­cuen­te en ma­yo­res.

Pe­ro y es­pe­cí­fi­ca­men­te es acon­se­ja­ble que eli­ja vue­los me­no­res de 6 ho­ras. Si de­be ha­cer vue­los de co­ne­xión, de­be­rá te­ner en cuen­ta tiem­pos de en­tre vue­los más lar­gos. Es im­por­ta que se­pa có­mo se cu­bren los tra­yec­tos de re­co­rri­do den­tro de los ae­ro­puer­tos y que evi­te so­bre­car­gar­se con bol­sos de mano, bol­sas, cá­ma­ras o va­li­jas que re­duz­can su mo­vi­li­dad, so­bre to­do en tra­yec­tos lar­gos. Tam­bién es im­por­tan­te re­ser­var el asien­to con an­te­la­ción pa­ra ga­ran­ti­zar­se una ubi­ca­ción có­mo­da a la ho­ra de as­cen­so y des­cen­so del avión. Lo me­jor: ele­gir el asien­to del pa­si­llo pa­ra po­der rea­li­zar ca­mi­na­tas du­ran­te el vue­lo.

Es im­por­tan­te lle­gar con su­fi­cien­te tiem­po pre­vio al em­bar­que pa­ra po­der ha­cer los trá­mi­tes con tran­qui­li­dad y evi­tar si­tua­cio­nes de es­trés en ge­ne­ral (po­si­bles cam­bios de puer­tas de em­bar­que, por ejem­plo).

Pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de la trom­bo­sis ve­no­sa du­ran­te los vue­los (afec­ción que se pro­du­ce por coá­gu­los que ta­pan las ve­nas en las pier­nas), se re­co­mien­da el uso de me­dias elás­ti­cas, rea­li­zar ejer­ci­cios re­gu­la­res en el avión es­tan­do en re­po­so (mo­vi­mien­tos de to­bi­llos y pies, con­trac­cio­nes de múscu­los de las pier­nas) y ca­mi­na­tas pe­rió­di­cas ca­da ho­ra. En al­gu­nos ca­sos, se pue­de com­ple­men­tar la pre­ven­ción con la ad­mi­nis­tra­ción de me­di­ca­ción es­pe­cí­fi­ca an­tes de via­jar (an­ti­coa­gu­lan­tes), ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca, que se ha­rá en la con­sul­ta pre-via­je, par­ti­cu­lar­men­te en las per­so­nas con ries­gos de su­frir tras­tor­nos de coa­gu­la­ción, antecedentes de trom­bo­sis, obe­si­dad, vá­ri­ces, mo­vi­li­dad li­mi­ta­da, ci­ru­gías o trau­ma­tis­mos re­cien­tes.

Du­ran­te el vue­lo, es re­co­men­da­ble be­ber mu­cho lí­qui­do, evi­tar el al­cohol y co­mer de­ma­sia­do. No se de­be evi­tar el be­ber pa­ra no te­ner que ir al ba­ño con fre­cuen­cia: los avio­nes tie­nen un am­bien­te muy se­co y es más fá­cil des-

hi­dra­tar­se y su­frir la se­que­dad de mu­co­sas.

Las per­so­nas que si­gan una die­ta es­pe­cial (dia­bé­ti­cos o hi­per­ten­sos), ten­gan mo­vi­li­dad re­du­ci­da o uti­li­cen si­llas de rue­das, re­quie­ran de oxí­geno du­ran­te el vue­lo por en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias de­ben con­tac­tar­se con la lí­nea aé­rea 72 ho­ras an­tes del vue­lo co­mo mí­ni­mo (si no lo hi­zo al re­ser­var el pa­sa­je) pa­ra ha­cer los arre­glos co­rres­pon­dien­tes a sus ne­ce­si­da­des.

Agenda pre­via

Los adul­tos ma­yo­res de­ben rea­li­zar una con­sul­ta mé­di­ca pre-via­je, in­clu­si­ve con un che­queo com­ple­to de sa­lud. Es­to per­mi­ti­rá to­mar las me­di­das de pre­ven­ción más ade­cua­das re­du­cir el mar­gen de sor­pre­sas. Ade­más, se de­ben ana­li­zar en­fer­me­da­des gra­ves y ci­ru­gías re­cien­tes (que son más fre­cuen­tes en eda­des avan­za­das de la vi­da) con res­pec­to al me­dio de trans­por­te.

Los via­je­ros con antecedentes de en­fer­me­da­des o cró­ni­cas de­ben ideal­men­te con­sul­tar en­tre 4 y 6 se­ma­nas an­tes de via­jar, pla­ni­fi­car es­que­mas de va­cu­na­ción con su­fi­cien­te an­ti­ci­pa­ción, eva­cuar to­da po­si­ble du­da acer­ca de nue­vos me­di­ca­men­tos y ade­cuar los tra­ta­mien­tos que es­tu­vie­ran re­ci­bien­do con an­ti­ci­pa­ción, con­si­de­ran­do las in­te­rac­cio­nes en­tre va­cu­nas y me­di­ca­men­tos, por ejem­plo.

El me­dio de trans­por­te pue­de, al­gu­nas ve­ces, ser con­di­cio­nan­te: via­jar en avión, por ejem­plo, pro­du­ce efec­tos no desea­dos en per­so­nas con pro­ble­mas de oí­do, o neu­mo­tó­rax. En el ca­so de te­ner un im­plan­te de mar­ca­pa­sos, se de­be lle­var un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co y las en­fer­me­da­des car­día­cas pre­vias ne­ce­si­tan de in­di­ca­cio­nes so­bre li­mi­ta­cio­nes en ac­ti­vi­da­des ex­tre­mas.

Otra ra­zón pa­ra vi­si­tar al mé­di­co an­tes de via­jar es so­li­ci­tar­le un pe­que­ño re­su­men de la his­to­ria clí­ni­ca que po­dría ne­ce­si­tar­se en ca­so de te­ner que ser aten­di­do en el ex­te­rior. De­ben lle­var siem­pre el te­lé­fono del mé­di­co de ca­be­ce­ra y una tar­je­ta con­sig­nan­do cual­quier con­di­ción mé­di­ca dig­na de ser aten­di­da (aler­gias, im­plan­tes) es­cri­ta en el idio­ma del lu­gar de des­tino.

Es im­pres­cin­di­ble con­tra­tar un se­gu­ro mé­di­co ya que al­gu­nas si­tua­cio­nes (co­mo los trau­ma­tis­mos) son más fre­cuen­tes. Aten­ción y tra­ta­mien­to pue­den lle­gar a te­ner cos­tos enor­mes en al­gu­nos paí­ses y hay pla­nes pla­nes que in­clu­yen la co­ber­tu­ra de en­fer­me­da­des pre-exis­ten­tes pa­ra pre­ve­nir y dis­mi­nuir los ries­gos de un tra­ta­mien­to en el ex­te­rior.

La me­di­ca­ción ha­bi­tual ten­drá que tras­la­dar­se con us­te­des en la can­ti­dad ne­ce­sa­ria pa­ra los días de via­je con al­gu­nas do­sis ex­tra por si se pier­de al­gu­na o se pro­lon­ga la es­ta­día. Los me­di­ca­men­tos van en sus en­va­ses ori­gi­na­les y en el bol­so de mano (por si se de­mo­ra el equipaje). Lle­ven una re­ce­ta mé­di­ca con to­dos los re­me­dios pa­ra pre­sen­tar en los ae­ro­puer­tos en ca­so de ser re­que­ri­do y po­der com­prar­los en los lu­ga­res que vi­si­ten. Re­cuer­den que las pres­crip­cio­nes de­ben ser he­chas por el nom­bre de la dro­ga (ge­né­ri­co), ya que los nom­bres co­mer­cia­les va­rían se­gún el país y tam­bién la dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra ser ven­di­dos en for­ma li­bre en las far­ma­cias.

Apro­ve­chen pa­ra con­sul­tar­le al mé­di­co so­bre el cam­bio ho­ra­rio y la in­ges­ta de los me­di­ca­men­tos ha­bi­tua­les. Su­men una re­ce­ta con la gra­dua­ción de los len­tes y las ca­rac­te­rís­ti­cas del au­dí­fono en ca­so de que los usen.

Fi­nal­men­te, re­sul­ta bas­tan­te útil en­viar­se un co­rreo elec­tró­ni­co a la pro­pia di­rec­ción con to­dos los da­tos men­cio­na­dos, pa­ra po­der te­ner ac­ce­so en cual­quier lu­gar y sub­sa­nar la po­si­ble pér­di­da de re­ce­tas, da­tos del mé­di­co de ca­be­ce­ra e, in­clu­si­ve, los per­so­na­les.

¡Lle­ga­mos!

Cuan­do lle­guen a des­tino, ten­gan pre­cau­ción con las co­mi­das y el agua ya que la dia­rrea del via­je­ro sue­le ser más se­ve­ra pa­ra las per­so­nas ma­yo­res, lle­ván­do­los más fá­cil­men­te a la des­hi­dra­ta­ción. Siem­pre be­ban agua em­bo­te­lla­da y evi­ten con­su­mir hie­lo si no es­tán se­gu­ros de su ori­gen.

Den­tro del bo­ti­quín de me­di­ca­men­tos, ade­más de los ha­bi­tua­les an­ti­sép­ti­cos y anal­gé­si­cos, se de­ben in­cluir an­ti­dia­rrei­cos y an­ti­bió­ti­cos pa­ra uti­li­zar en ca­sos de dia­rrea. Quie­nes ten­gan antecedentes de pie dia­bé­ti­co o in­fec­cio­nes uri­na­rias re­cu­rren­tes, de­be­rían lle­var los an­ti­bió­ti­cos ne­ce­sa­rios pa­ra uti­li­zar en ca­so de pre­sen­tar sín­to­mas en des­tino (con­sul­tar al mé­di­co).

Si se tras­la­dan a una re­gión con cam­bio de ho­ra­rio, tra­ten de en­trar lo más rá­pi­do po­si­ble en el nue­vo rit­mo, in­ten­ten man­te­ner las cua­tro co­mi­das y los tiem­pos de des­can­so ha­bi­tua­les. El jet lag pue­de du­rar un po­co más a es­tas eda­des. Lo mis­mo ocu­rre con los ma­reos en cru­ce­ros.

Re­cuer­den lle­var go­tas pa­ra los ojos por­que el am­bien­te se­co de los avio­nes pue­de pro­du­cir se­que­dad en las cór­neas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.