Cuan­do el DE­SEO SE VA

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por Va­le­ria Scha­pi­ra*

Ml de­seo se­xual es tan vo­lá­til que tra­tar de aprehen­der­lo o ex­pli­car­lo es una ta­rea com­ple­ja. Así co­mo a la atrac­ción la des­pier­tan fac­to­res quí­mi­cos, psi­co­ló­gi­cos, et­cé­te­ra, el pa­so del tiem­po y un sin­nú­me­ro de cir­cuns­tan­cias pue­den ha­cer es­tra­gos en él. Pa­sión y enamo­ra­mien­to sue­len ir tan de la mano co­mo los aman­tes que re­cién se cru­zan. El te­ma es có­mo trans­for­mar­los en cons­truc­ción pa­ra lo­grar que un víncu­lo no sea un castillo de naipes.

La fal­ta de de­seo pue­de lle­gar a cons­ti­tuir­se en una pa­to­lo­gía si se vuel­ve cró­ni­ca. Los es­pe­cia­lis­tas en­cuen­tran mul­ti­pli­ci­dad de ex­pli­ca­cio­nes tan com­ple­jas co­mo ca­da in­di­vi­duo y su pa­re­ja: cues­tio­nes psi­co­ló­gi­cas, fi­sio­ló­gi­cas, an­sie­da­des, el rit­mo de la vi­da mo­der­na... La pre­gun­ta del mi­llón es: ¿hay vuel­ta atrás en una re­la­ción cuan­do el de­seo se es­con­de?

Cuan­do la li­bi­do se ocul­ta, es im­por­tan­te:

No es­con­der la si­tua­ción ba­jo la al­fom­bra: mu­chas pa­re­jas evi­tan abor­dar el te­ma del des­en­cuen­tro en sus co­mien­zos y lo de­jan cre­cer has­ta que no que­da de­ma­sia­do por ha­cer. Es im­por­tan­te en­ten­der que no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca desamor, sino que pue­de ser pro­duc­to de cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas o in­ter­nas de uno – o de los dos - de los in­te­gran­tes del víncu­lo.

No to­mar­lo co­mo al­go per­so­nal: que un hom­bre o una mu­jer es­té atra­ve­san­do un tiem­po de de­sin­te­rés en lo eró­ti­co no sig­ni­fi­ca que es­to es­té di­rec­ta­men­te li­ga­do a su com­pa­ñe­ro o a que ha­ya un ter­ce­ro en me­dio.

Tra­tar de de­ter­mi­nar la sa­lud emo­cio­nal de la re­la­ción: cuan­do fa­lla lo eró­ti­co, sue­len me­ter­se to­das las emo­cio­nes en la coc­te­le­ra y, en lu­gar de en­con­trar la cau­sa del des­en­cuen­tro, se agre­gan con­di­men­tos al mis­mo has­ta que se tor­na una bo­la de nie­ve. No hay que te­ner mie­do de pe­dir ayu­da a un te­ra­peu­ta o a un se­xó­lo­go; es­tán acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar con es­tas pro­ble­má­ti­cas y pue­den ser de gran ayu­da.

Evi­tar la an­sie­dad: la fal­ta de ape­ten­cia se­xual es un pro­ce­so que no apa­re­ce de un día pa­ra el otro. In­ten­tar una so­lu­ción rá­pi­da es pre­ten­der una fór­mu­la má­gi­ca que só­lo in­cre­men­ta­rá el rui­do en la co­mu­ni­ca­ción.

In­ten­tar abor­dar la se­xua­li­dad de otra ma­ne­ra: una pa­re­ja de lar­ga da­ta sue­le caer en ru­ti­nas que le­jos de en­cen­der el fue­go, lo apa­gan. Si bien es ca­si ilu­so­rio pen­sar en que se pue­da re­vi­vir la pa­sión de los pri­me­ros tiem­pos, es po­si­ble re­des­cu­brir­la. Aun­que lo se­xual no res­pon­da al ím­pe­tu de los pri­me­ros en­cuen­tros, ex­plo­rar nue­vos jue­gos, ha­blar so­bre los de­seos e in­cluir al ma­ra­vi­llo­so mun­do de la fan­ta­sía pue­de des­per­tar de a po­co a la pa­sión dor­mi­da.

Al­ter­nar los ro­les: mu­chas mu­je­res te­men to­mar la ini­cia­ti­va de­jan­do que és­ta siem­pre re­cai­ga en el va­rón. Los víncu­los son de a dos y un hom­bre tam­bién ne­ce­si­ta sen­tir­se desea­do. Mos­trar que el otro nos ero­ti­za es una ma­ne­ra de re­tro­ali­men­tar el de­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.