La im­por­tan­cia DE DE­LE­GAR

Por Ma­rián­ge­les No­gue­ras*

Mia - - CA­LI­DAD DE EDU­CA­CION -

En las em­pre­sas, se ha­bla mu­cho de mo­ti­var a las per­so­nas. Los co­la­bo­ra­do­res más di­rec­tos de nues­tra em­pre­sa/fa­mi­lia son los hi­jos, pe­ro tam­bién lo son la asis­ten­ta fa­mi­liar y to­dos los que de al­gu­na ma­ne­ra son una ayu­da, un apo­yo a la ho­ra de sa­car las co­sas ade­lan­te.

Di­ri­gir bien a las per­so­nas es un asun­to muy im­por­tan­te y no to­do el mun­do tie­ne las ca­pa­ci­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra ello. Hay que apren­der a de­le­gar.Y de­le­gar bien es con­se­guir que to­dos en la em­pre­sa ha­gan su tra­ba­jo con gus­to y res­pon­sa­bi­li­dad. Es­to exi­ge la de­di­ca­ción y la bue­na mano del que di­ri­ge.

Na­die pue­de ha­cer to­do solo, o lo que es tam­bién una gran ver­dad, que pa­ra desa­rro­llar al má­xi­mo nues­tras po­si­bi­li­da­des ne­ce­si­ta­mos a otros. Una em­pre­sa en la que to­dos co­la­bo­ran con lo me­jor de ellos mis­mos es una em­pre­sa en la que cada uno de los que tra­ba­jan en ella la sien­te co­mo pro­pia.

Sin em­bar­go, y a pe­sar de la im­por­tan­cia de la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los em­plea­dos en la bue­na mar­cha de la em­pre­sa, el je­fe es un ele­men­to esen­cial. Mu­chas ve­ces ten­drá que ser el apo­yo im­pres­cin­di­ble pa­ra los de­más, cuan­do las res­pon­sa­bi­li­da­des por ellos ad­qui­ri­das cues­ten, otras ve­ces ten­drá que im­pro­vi­sar y siem­pre el pa­pel del que di­ri­ge ten­drá que ser el de ani­mar y to­mar las de­ci­sio­nes opor­tu­nas que fa­ci­li­ten el tra­ba­jo en equi­po.

Es­ta­mos en la cul­tu­ra de la ima­gen y qui­zás por eso, hoy más que nun­ca, ne­ce­si­ta­mos un mo­de­lo al que imi­tar. En la em­pre­sa es al je­fe. En la fa­mi­lia son los padres los que tie­nen es­te pa­pel.

*Au­to­ra del li­bro “Mi fa­mi­lia…mi me­jor em­pre­sa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.